Escenario
Jueves 01 de Junio de 2017

"Mantener viva la memoria es una tarea de los artistas"

El director Roberto Stábile relata la década del 70 en su nueva obra "Me voy como quien se desangra", que se estrena hoy en El Rayo

Mantener viva la memoria es el leit motiv de "Me voy como quien se desangra", una obra de Roberto Stábile, protagonizada por Naum Said y Nazareno Torres. "«Me voy como quien se desangra» es una frase que me caló hondo en los años 70. Olía a destierro, generaba miedo, persecución, torturas y muertes. Tristeza que helaba la sangre. Por eso mantener viva la memoria es tarea de los artistas", destaca Stábile que escribe y dirige esta puesta que se estrena hoy, a las 22, en el teatro El Rayo (Salta 2991).

—Decís que mantener viva la memoria es tarea de los artistas. ¿Qué se quiere hacer recordar a partir de "Me voy como quien se desangra"?

—Es una tarea de los artistas porque fueron los más atacados y perseguidos en la época más cruel que nos tocó vivir a los argentinos. El título de la obra fue dicho por la actriz Norma Aleandro cuando tuvo que irse del país corrida por los militares. En mis épocas de trabajo en Buenos Aires tuve la oportunidad de trabajar junto a Norma y seguí de cerca su historia como la de tantos otros artistas y amigos.

—¿Cuándo y cómo comenzaste a escribir esta obra?

—La obra fue escrita en 1994 cuando recordaba mi tiempo vivido en Buenos Aires como actor. Yo estaba dando clases de teatro en la ciudad de Paso de los Libres, Corrientes, en la frontera con Uruguayana (Brasil), cuando surgió esta idea, improvisando con mis alumnos adolescentes. Así empezaron estos juegos. Yo les contaba mi época en Buenos Aires, la época de los militares, y les preguntaba si sabían lo que había pasado. Y ahí empecé a ver, en los juegos, como yo tiraba una idea y ellos me iban tirando datos, les pedía más y más, e iban apareciendo cosas que hoy se pueden ver en la obra.

—¿Por qué elegís poner a los actores en el rol de chicos para representar situaciones de los adultos en el acontecer social?

—Creo que los chicos son libres y pueden jugar con verdad total, no temen ser crueles. Hay juegos que inventan ellos que tienen que ver con lo que le sucede al hombre adulto, que se animan a indagar en los propios monstruos que tenemos escondidos, cómo es la condición humana, tan terrible. Los chicos no tienen miedo, cuando tienen que jugar juegan de verdad, si tienen que pegar hacen que pegan. Son reyes, son asesinos, juegan a ser crueles, juegan a la guerra. Y en esa misma frescura se quieren, aunque son de distintas clases sociales. En la obra también se intenta mostrar un canto a la amistad, que es como deberíamos intentar vivir todos.

Comentarios