Escenario
Domingo 06 de Agosto de 2017

Los estrenos que renovaron la cartelera bajo la lupa de Escenario

"El otro lado de la esperanza", hermosos perdedores; "El planeta de los simios: la guerra", Gandhi tenía razón; "El pampero", un viaje al interior; "Conjuros del más allá", una ensalada de terror.

"El otro lado de la esperanza", hermosos perdedores

Calificación: ****. intérpretes: Kati Outinen, Tommi Korpela, Sakari Kuosmanen, Janne Hyytiäinen y Ilkka Koivula. Dirección: Aki Kaurismäki. Género: Drama/Comedia. Sala: Del Centro.

La nueva película del premiado director finlandés Aki Kaurismäki ("Un hombre sin pasado", "El puerto") se mete con un tema bien actual: la inmigración ilegal en Europa. Pero Kaurismäki se aleja de la denuncia y del cine artificialmente politizado para profundizar en su particular estilo: en "El otro lado de la esperanza" reaparecen sus personajes desclasados y marginales, su personal mirada entre realista y ensoñada, y su humor ácido y seco. La película gira en torno a dos personajes que se cruzan. Uno es Khaled, un sirio que huyó de la guerra y llega a Helsinki escondido en un barco de carga, después de pasar por todo tipo de penurias por Europa. El joven intenta ser reconocido como refugiado político, pero se topa con la burocracia y el racismo. El otro protagonista es Wikström, un vendedor de ropa que deja su antiguo negocio y compra un decadente restaurante que pretende hacer rentable. Cuando Wikström encuentra a Khaled tirado en la calle, huyendo de la policía, decide tomarlo como empleado. Sin solemnidad ni golpes bajos, el director logra explorar el vínculo de solidaridad que se genera entre estos personajes tan disímiles que luchan contra la adversidad. Hay un puñado de escenas inolvidables capaces de provocar una risa plena en medio de la derrota, y también un par de momentos musicales bizarros con viejos rockers que tocan en la calle. Todos "losers". Hermosos perdedores.

Por Carolina Taffoni


"El planeta de los simios: la guerra", Gandhi tenía razón

Calificación: ***. Intérpretes: Andy Serkis, Woody Harrelson. Judy Greer, Steve Zahn, Karin Konoval, Amiah Miller. Dirección: Matt Reeves. Género: Ciencia ficción. Salas: Hoyts, Monumental, Showcase, Village.

La evolución de la especie nunca fue tan perjudicial: la maldad se apoderó de los humanos generando un sistema de esclavitud devastador. Y es que en esta lucha de poderes se sitúa "El planeta de los simios: la guerra", en la que César (Andy Serkis) y su nación de simios genéticamente evolucionados se ven obligados a luchar en un conflicto a muerte contra los humanos que quedan en su mundo.

Así, el despiadado coronel, que interpreta Woody Harrelson, trata a los simios como esclavos, sin darles comida ni agua y utilizando la violencia para dominarlos, generando un paralelismo con la actualidad nada casual. Se podría decir que el relato de Matt Reeves, quien ya había dirigido la antecesora en 2014, resulta entretenido y realza sus dotes de lucidez en la segunda mitad del filme cuando la acción y la lucha se exhiben con mayor claridad.

Lo más interesante de esta secuela es el abordaje de los instintos animales y humanos, la constante lucha por reprimirlos y direccionarlos y el deseo de venganza disparado por el dolor. ¿El punto negativo? Claramente la duración de esta película, que alcanza los 140 minutos, pudiendo resolverla menos tiempo. ¿La gran moraleja? Ojo por ojo y el mundo acabará ciego, dijo el gran Mahatma Gandhi.

Por Luciana Boglioli

"El pampero", un viaje al interior
Calificación: ***. Intérpretes: Julio Chávez, Pilar Gamboa y César Troncoso. Dirección: Matías Lucchesi. Género: Drama. Sala: Village.
Fernando no atiende un llamado de su hijo, se sube a un velero y viaja sin rumbo por tiempo indeterminado. En medio del delta escucha un ruido en la cabina y descubre que hay una tripulante a bordo que nadie la invitó. Y encima está manchada de sangre. Matías Lucchesi configuró un relato con la misma esencia iniciática de "Ciencias naturales", su ópera prima, y armó una película pequeña y a la vez potente. Se trata del típico filme en el que el rol de los actores es más valioso que la trama en sí. Con la soledad como punto en común en todos los personajes, la joven desesperada (Pilar Gamboa) buscará amparo y protección en este conflictuado viajero (Julio Chávez), que padece una enfermedad terminal de la que no da detalles. En el camino, el tercero en discordia será Mario (César Troncoso), un oficial de la Prefectura que no sabe qué hacer con su tiempo libre y se le ocurre poner en la belleza de esta joven su oscuro objeto del deseo. En el medio de la tormenta ocasionada por un viento Pampero, Fernando se enfrentará a Mario, como quien batalla contra el Poder, y decidirá casi azarosamente un nuevo destino en su viaje. La película tiene muchos silencios, quizá demasiados, pero paradójicamente en el vínculo entre los tres protagonistas todo queda más que explícito.
Por Pedro Squillaci

"Conjuros del más allá", una ensalada de terror
Calificación: **. Intérpretes: Aaron Poole, Kenneth Welsh, Daniel Fathersn y Kathleen Munroe.
Dirección: Joseph Kosinski. Género: terror. Sala: Hoyts, Monumental y Showcase.
Fenómenos sobrenaturales, mundos paralelos, zombies, aliens, esoterismo, todo eso en un espacio donde los personajes comienzan a morir de formas extrañas. La superposición de temas da como resultado otro extraño fenómeno en el espectador, algo parecido al vacío. Así podría entenderse el título original del filme, "The Void", de los directores Jeremy Gillespie y Steven Kostanski.
   Los dos realizadores, con una larga experiencia en varios tanques de Hollywood, rodaron una película que se debilita en su afán de superponer posibles causas para los hechos que narra. Todo comienza con un drogadicto que huye de una matanza en una casa en medio de la nada. Un policía lo rescata y lo lleva al hospital más cercano. Allí están, también en un lugar aislado, el policía, una joven embarazada y su abuelo, una enfermera, tres médicos y un paciente internado. Y los problemas empiezan a los pocos minutos, cuando un grupo de extrañas figuras con capuchas blancas al estilo Ku Klux Klan armadas con puñales rodean el lugar. Amenazados desde afuera, el peligro también está en el interior, con criaturas que parecen inspiradas en la versión de Cronenberg de "El almuerzo desnudo".
Por Rodolfo Bella


Comentarios