Escenario
Domingo 28 de Mayo de 2017

Los estrenos de la semana bajo la lupa de Escenario

Un tanque de Disney que está siempre listo para disparar y del que ya se espera la sexta parte

“Piratas del Caribe 5”, la venganza continúa

Calificación: ***. intérpretes: Johnny Depp, Javier Bardem, Geoffrey Rush. Dirección: Joachim Rønning, Espen Sandberg. Género: Aventuras. Salas: Hoyts, Monumental, Showcase y Village.

No existen límites para la saga “Piratas del Caribe” que vuelve con su quinta parte, esta vez, para luchar contra la oscuridad de los fantasmas. Es que el capitán Jack Sparrow, personaje icónico de Johnny Depp que sigue generando risas, se enfrenta a los piratas comandados por el capitán Salazar, interpretado por el español Javier Bardem, un rol de villano que le calza perfecto.

    La acción transcurre en el Triángulo de las Bermudas, donde legendarios piratas se dan batalla para adquirir el poder del mar, pero para eso, deben encontrar el Tridente de Poseidón. Así, entre diálogos que rozan el humor y generan ciertas risitas en los espectadores y grandes dosis de acción, esta película sigue cautivando con el único fin de entretener.

Los grandes aciertos son los efectos especiales, por momentos exagerados, y las locaciones, paradisíacas y fantasmagóricas. Otra de las virtudes es la historia que se desprende del Capitán Smith (Geoffrey Rush), que le aporta una dosis de emoción a este sinfín de aventuras. ¿Conclusión? Sin dudas, esta versión no defraudará a los fans por su astucia, despliegue de artillería y acción constante. Un tanque de Disney que está siempre listo para disparar y del que ya se espera la sexta parte, claramente con Depp a bordo.

Luciana Boglioli


“El esgrimista”, vivir para contarlo

Calificación_ ****. Intérpretes: Märt Avandi, Kirill Käro, Lembit Ulfsak, Ursula Ratasepp, Liisa Koppel, Kaarle Aho, Kaarle Aho y Joonas Koff. Dirección: Klaus Härö. Género: Biográfica. Sala: Del Centro.

“El esgrimista” narra un episodio real posterior a la Segunda Guerra Mundial, durante la ocupación de Letonia por parte de la ex Unión Soviética. Detrás de la fachada de una historia menor, el director finlandés Klaus Härö construye un relato que podría haber resultado trillado, pero que salva con eficacia narrativa, una cuidada fotografía, buenas actuaciones, una puesta austera y una precisa reconstrucción de una época en la que discrepar podía costar caro.

   Härö pone en primer plano la historia de Endel Nelis, un esgrimista que huyendo de la policía secreta soviética se instala en un pueblo de Letonia. El país había sido ocupado primero, durante la Segunda Guerra Mundial, por la Alemania nazi y Nelis, como otros letones, fue enrolado en el ejército. Cuando posteriormente los soviéticos ocupan Letonia los exsoldados fueron perseguidos.

   Hasta ese pueblo perdido en el medio de la nada, donde muchos de los chicos perdieron a sus padres, llega Nelis como maestro de educación física. Cuando intenta desarrollar una escuela de esgrima el director de la escuela se opone con el argumento de que la esgrima no ser un deporte para el proletariado. Una votación popular decide que sí lo es, así que la escuela se pone en marcha. Pero el director es un burócrata consecuente y comienza a investigar el pasado de Nelis.

   Lo que podría haber sido un melodrama con conflictos y personajes maniqueos, se convierte gracias a la sobriedad del director en una reflexión que atraviesa el tiempo y la hace universal.

Rodolfo Bella


“Noticias de la familia Mars”, Adaptarse o no, ¿esa es la cuestión?

Calificación: ****. Intérpretes: François Damiens, Vincent Macaigne, Veerle Baetens, Jeanne Guittet, Tom Rivoire y Michel Aumont. Dirección: Dominik Moll. Género: Comedia dramática. Sala: Del Centro.

Los Mars son una familia disfuncional: padres separados y dos hijos adolescentes medio freaky que no respetan al padre. Philippe tiene 49 años y un buen trabajo, es paciente y comprensivo. Hasta que los chicos, un compañero de trabajo psicótico y una amiga sociópata le dicen que su vida es un desastre, y ese desastre consiste en que está sobreadaptado: cumple con responsabilidad con todos sus deberes cívicos y familiares.

   Ese zoológico -sus dos hijos, la pareja (el hombre en un momento le corta una oreja con un hacha y Philippe lo disculpa), más el perro de su hermana y las ranas que rescata el hijo de la escuela- se instalan en su casa. Cree que puede mantener todo bajo control, hasta que comprende que tal vez no sea posible. El director Dominik Moll, también autor del guión, describe con fluidez y en tono de comedia provocativa el conflicto generacional de un padre “anclado en el siglo XX”, como le dice su hija en referencia a sus valores heredados de una generación anterior -respeto, solidaridad, esfuerzo- e hijos con necesidades satisfechas y otros intereses que van del vegetarianismo hasta el esfuerzo, pero para “no tener que limpiar el propio piso”.

Rodolfo Bella

"Perdidos en Parìs", nostalgia y humor físico
Calificación: **. Intérpretes: Dominique Abel, Fiona Gordon y Pierre Richard.
Dirección: Dominique Abel y Fiona Gordon.
Género: Comedia. S
alas: Del Centro, Monumental y Village.
Si alguien siente nostalgia por el slapstick (humor físico) de antaño y el candor chaplinesco va encontrar su lugar en el mundo con “Perdidos en París”, la película escrita, dirigida y protagonizada por la dupla de comediantes Dominique Abel y Fiona Gordon, que también son pareja en la vida real. La historia se centra en Fiona, una bibliotecaria de Canadá que llega por primera vez a París para ayudar a su anciana tía Martha, que se niega a ser internada en un geriátrico. La estadía en la capital francesa va a resultar de lo más accidentada: Fiona pierde su equipaje, descubre que su tía ha desaparecido y en el camino se cruza con un vagabundo extravagante que se enamora de ella. Plagada de gags físicos y situaciones absurdas, “Perdidos en París” es un claro homenaje al cine de Jacques Tati, pero no tiene profundidad ni mirada crítica. El guión se queda en la simple comedia de enredos, un tanto reiterativa y poco efectiva a la hora de hacer reír. Para rescatar sólo queda el talento actoral de Abel y Gordon, y los más memoriosos también valorarán las apariciones de Pierre Richard y la genial Emmanuelle Riva (“Hiroshima Mon Amour”), que en esta película hizo su último papel antes de morir.
Carolina Taffoni

“Madraza”, de pobre a asesina sin escalas
Calificación: **. Intérpretes: Loren Acuña, Gustavo Garzón, Sofía Gala Castiglione, Osmar Nuñez y Chunchuna Villafañe. Dirección: Hernán Aguilar. Género: Comedia negra. Salas: Showcase y Hoyts.
Matilde trabaja en un comedor de una ONG y rasca la olla para llegar a fin de mes. Hasta que un día a su marido lo matan en la calle tras un robo y su vida cambia abruptamente, tan abruptamente que aquí reside el error clave de la película. Es que esta mujer, algo subida de peso y muy compinche de Vanina (Sofía Gala Castiglione), se conecta casi por casualidad con el crimen organizado y se convierte de la noche a la mañana en una asesina serial. Esa mutación, que atraviesa hasta su look y su silueta, es muy poco creíble. Porque Matilde (floja labor de Loren Acuña) no muestra ninguna crisis psicológica, ni complejo de personalidad, ni dudas. Ella cobra un dinero por adelantado, que le dejan en el casillero de un supermercado, mata por encargo y sigue con su vida. Quizá alguno asocie esa doble personalidad a la que lucía Walter White en “Breaking Bad”, pero Vince Gilligan construyó una criatura atormentada, ambigua, que se excitaba y sufría cuanto más se metía en el fango. Aquí Matilde vive como en un cuento de hadas. Quizá Hernán Aguilar quiso hacer una pintura bizarra de la clase baja porteña con aire de comedia negra. Pero su tiro no dio en el blanco.
Pedro Squillaci

Comentarios