Escenario
Domingo 05 de Febrero de 2017

Los estrenos de cine camino al Oscar

"Sin nada que perder". 4 nominaciones; Talentos ocultos. 3 nominaciones; Luz de luna. 8 nominaciones.

"Sin nada que perder". 4 nominaciones

Calificación: ****. intérpretes: Jeff Bridges, Gil Birmingham, Chris Pine, Ben Foster y Taylor Sheridan. Dirección: David Mackenzie. Género: thriller. Salas: Del Centro, Hoyts, Monumental, Showcase y Village.

Mezcla de thriller, western y road movie, drama familiar y hasta comedia, "Sin nada que perder" es un producto mestizo que sale bien parado desde todos los puntos de vista que se lo enfoque. Película de bajo presupuesto del director inglés David Mackenzie y candidata a cuatro Oscar, se destaca por el trabajo de los actores, incluidos unos memorables secundarios que duran minutos, un guión sólido, suspenso y acción, y unos diálogos donde todo lo que se dice tiene sentido, hasta los momentos que desafían a la corrección política. No sobra ni falta nada y todo está dosificado con precisión incluso el humor constante y la ironía.

   Los protagonistas son dos hermanos, Tanner y Toby Howard, a cargo de un brillante Ben Foster y Chris Pine, que intentarán dar un desahogo a su desastrosa situación financiera, producto de una hipoteca impagable por la que perderán su campo y la destartalada casa familiar. Para eso, cuando Tanner sale de la cárcel, deciden robar pequeños bancos. Eso, según dice incrédulo uno de los personajes secundarios, ya no se hace. Y estos dos hermanos tan distintos en su carácter, sin embargo lo hacen intentando no matar a nadie. Solo quieren meter la plata en una bolsa y huir a otro pueblo para volver a robar a esos bancos que en varias ocasiones el guión transforma en el malo de la película.

Por Rodolfo Bella


Talentos ocultos. 3 nominaciones

Calificación: ****. Intérpretes: Octavia Spencer, Kevin Costner, Taraji P. Henson, Janelle Monáe, Kirsten Dust y Mahersala Ali. Dirección: Theodore Melfi. Género: Drama. Salas: Del Centro, Hoyts, Monumental, Showcase y Village.

Para muchos, “Talentos ocultos” puede ser vista como otra película más sobre discriminación racial en la larga lista de producciones estadounidenses, sean de la industria o independientes. Sin embargo, Theodore Melfi supo encontrar el pulso exacto para narrar un drama que, con el eje en la citada temática, se despega del resto. Basada en un caso real, esta es la historia de tres mujeres afroamericanas que son brillantes en matemáticas y que no se resignan a estar ajenas de los avances que marcarán el futuro de la humanidad simplemente por tener un color oscuro de piel. Con superlativas actuaciones de Taraji P. Henson, que injustamente no fue nominada a mejor actriz protagónica en los Oscar; Octavia Spencer, que sí está nominada a mejor actriz secundaria; y Janelle Monáe, la película se construye en la frescura y el dramatismo de las interpretaciones. No en vano “Talentos ocultos” fue elegida por sus colegas como el mejor elenco en los premios que otorga el Sindicato de Actores. Hasta un mediocre actor como Kevin Costner se destaca como un transgresor jefe de la Nasa y sorprende en una escena típica para el aplauso que conviene no revelar. Ambientada en los años 60, las tres mujeres, con valentía y decisión, querrán colaborar para que el hombre llegue a la Luna, en los primeros pasos de la tecnología IBM, o en ser aceptadas para cursar ingeniería. La gran pelea de las tres es ser lo que quieren ser, cuando todo está hecho a gusto y medida de la gente de raza blanca. El ritmo de la película y la musicalización colaboran para que ciertas cuestiones dramáticas sean más livianas, lo que ayuda al equilibrio emotivo. El final, con las imágenes de las protagonistas reales, es recurrente pero también efectivo.

Por Pedro Squillaci

Luz de luna. 8 nominaciones
Calificación: ****. Intérpretes: Trevante Rhodes, André Holland, Janelle Monáe, Naomie Harris y Mahershala Ali. Dirección: Barry Jenkins. Género: Drama. Salas: Del Centro, Hoyts, Monumental, Showcase y Village.
La búsqueda de un lugar en el mundo es el motor de “Luz de luna”. El filme, cuyo título original es “Moonlight”, se nutrió en las historias de infancia y juventud del director Barry Jenkins y del guionista Tarell Alvin McCraney para contar una trama de bulling y elección sexual. Chiron es un niño negro de los suburbios de Miami que es frecuentemente golpeado y ninguneado por sus compañeros de colegio, simplemente por ser diferente. Encima tampoco entra en el corazón de su madre, dado que es drogadicta crónica y es capaz de dejar durmiendo afuera a su hijo para tener una noche de sexo y crack. Chiron, un paso antes de ser adolescente, tendrá un breve romance con un amigo de la escuela que lo marcará para siempre. Ya en la vida adulta, su madre está en rehabilitación y demanda un amor que nunca dio, mientras él tratará de sobrevivir en un submundo de narcos, aunque sin consumir. La vida le ofrecerá una nueva oportunidad de cerrar aquel romance pendiente de niño y quizá esta cita le permitirá reencontrarse con su verdadera esencia. Sin golpes bajos y con actuaciones logradas, el director hecha luz sobre el valor de los vínculos afectivos y aquellos nocivos legados familiares. Para disfrutar y no dejarla pasar.
Por Pedro Squillaci

Comentarios