Escenario
Jueves 18 de Mayo de 2017

Les Luthiers, un clásico inoxidable de la clase media argentina

"Gran reserva", el nuevo espectáculo del sexteto porteño se presentó en Rosario y regresa a fines de junio al Astengo

Como ya es habitual en sus últimos estrenos, el legendario grupo Les Luthiers decidió presentar "Gran reserva" en el Auditorio Fundación Astengo de Rosario. En este marco, adornado con otro premio internacional como el Princesa de Asturias de Comunicación y Humanidades, durante dos fines de semana la nueva propuesta colmó las butacas del teatro y se prepara para continuar una gira que incluye Buenos Aires, Mendoza, Neuquén y Córdoba.

A casi cincuenta años de su debut, este notable invento argentino continuará resistiendo todos los análisis posibles "hasta que las patas aguanten", según Marcos Mundstock, el histórico integrante de la banda que oficia de presentador. La eficacia y el encanto se verifican a cada minuto en una platea que congrega desde 1968 a un muestrario de la heterogénea clase media argentina, la más vasta y compleja de todo el continente, la más influenciada por los valores culturales europeos desde su origen, la que encuentra en el actual sexteto una poderosa identificación por compartir un código común.

Ese idioma combina elementos de la cultura general occidental, juegos de sentido con el lenguaje, una gran capacidad para inventar historias con ingredientes de la parodia y el propio ridículo. Elementos amalgamados por la música y los instrumentos no convencionales, sostenidos por la sólida capacidad humorística de los seis integrantes.

De esta manera se suceden los clásicos inoxidables como "Entreteniciencia familiar", una parodia a los programas de entretenimientos de la TV donde el cuarteto tropical se funde con la música de cámara; el desopilante bolero "Perdónala"; la tarantela litúrgica "San Ictícola de los peces"; la divertidísima "Hora de la nostalgia" y la ovacionada "Rhapsody in balls".

También forman parte del repertorio "Quien conociera a María amaría a María", "La balada del 7º Regimiento", "Música y costumbres de Makanoa" y otro desopilante bolero, "Ya no te amo Raúl". Todos estos elementos se articulan con las inmortales apariciones de Mundstock en ese rol de sobrio presentador, que justamente lo pone frente a su propio rídiculo, y que encuentra en Martín O'Connor el partenaire necesario que evoca a ese magistral dúo que hizo durante décadas con el insuperable Daniel Rabinovich. Es inevitable que "Gran reserva" funcione casi en piloto automático porque combina un repertorio de piezas humorístico-musicales que provienen de la fuente inagotable de espectáculos que vienen acumulando desde hace casi medio siglo. En el transcurso del estreno reciente se confirma el maridaje con esa clase media fiel, que estalla con cada chiste, con cada gesto y con todos los juegos de palabras explotados por un tremendo dominio de la comicidad en cada uno de los seis actores en escena.

Comentarios