Escenario
Jueves 11 de Octubre de 2012

La obstinación de la inocencia perdida

"Naturaleza rota", el espectáculo de la Compañía Tuto Tul, se estrenará en Rosario con dos únicas funciones que se ofrecerán el sábado a las 21 y el domingo a las 19, en el CEC (Paseo de las...

"Naturaleza rota", el espectáculo de la Compañía Tuto Tul, se estrenará en Rosario con dos únicas funciones que se ofrecerán el sábado a las 21 y el domingo a las 19, en el CEC (Paseo de las Artes y el río). La obra escrita por Gustavo y José Guirado participó en el Festival Fringe de Madrid, que nuclea propuestas que combinan teatro, performance, teatro-danza, circo, teatro-música, poesía, spoken word y teatro infantil y que se replica en varias ciudades del mundo como Nueva York, Dublín, Melbourne, Vancouver, Toronto, Singapur, Montreal y Praga.

"La obra es una comedia unipersonal a partir del trabajo de clown. Es una obra de teatro que tiene que ver con la transformación de los objetos", explicó Gustavo Guirado, director de la puesta que protagoniza José Guirado, con producción de Paula Rodríguez y vestuario de Ramiro Sorrequieta.

"En algún lugar remoto y escondido del fragor de este mundo, un hombre pasa los días encerrado en su taller de construcción, un territorio alucinado de objetos en desuso, presidido por fragmentos de maniquíes y muñecos. Lección de anatomía con un Gepetto contemporáneo que tratará de construir la más bella de las muñecas". Así definió el festival Fringe a la propuesta teatral que se estrenará en el CEC,

La pieza teatral fue descripta por Gustavo Guirado como "una obra que tiene una alto contenido poético, tanto en las imágenes como en la narración. El personaje es "El Gordo" —mezcla de Gepetto y Frankenstein—que quiere construir una hermosa mujer con pedazos de maniquíes y muñecos que la gente tira. Trabaja con desechos", dijo el dramaturgo y director a Escenario. "Es una obra destinada a los adultos pero apta para todo público, que tiene en la plástica un excelente elemento que ayuda a la narración. Es muy fuerte el nivel de imágenes, aunque también en las cuestiones mágicas, que hacen alusión a un pasado animista que evoca cómo nos relacionabamos con las cosas cuando éramos niños y pensábamos que la materia podía tener una naturaleza distinta", explicó Guirado.

El director hizo hincapié en las características de la sociedad contemporánea que deja de lado muchos objetos que esconden significados que el personaje de su propuesta intenta rescatar. "Este personaje es como un niño en el cuerpo de un hombre, y ve vida donde nosotros sólo vemos cosas rotas y en desuso. Eso guarda una poética que está reforzada por el nivel plástico y por la utilización de la luz. Lo que buscamos con esta obra es resaltar la presencia de lo mágico en el mundo cotidiano; el extrañamiento de aquello que habitualmente vemos", detalló Gustavo Guirado y remató: "La obra representa la reivindicación de la obstinación de la inocencia en un mundo que la ha perdido".

Comentarios