Escenario
Domingo 02 de Abril de 2017

La infidelidad que rompe los códigos de la amistad

"Amar después de amar" y "Quiero vivir a tu lado" tienen la misma temática. La opinión de los autores y los porqué del éxito.

La infidelidad, el deseo y la búsqueda de la felicidad atraviesan las dos ficciones argentinas que seducen a la teleplatea en horario central. Pero tanto "Amar después de amar", en Telefe, como "Quiero vivir a tu lado", en El Trece, tienen un punto en común, atípico en las tiras de prime time. Y es que ambas abordan la traición a los vínculos de amistad, es decir, cuando la libido está puesta en la mujer o el esposo del amigo o amiga de toda la vida. Los autores Erika Halvorsen por "ADDA" y Leandro Calderone por la comedia de Pol-ka dialogaron con Escenario para explicar los porqué de esta coincidencia temática, y abordaron cuánto influyó la temperatura social del país, las novelas extranjeras, las series on demand y la baja del encendido. El amor es más fuerte, tanto es así que llega desde la cama matrimonial de la casa del mejor amigo hasta la pantalla de tevé.

"¿Qué pasa si vos tenés todo planeado y aparece algo que te pone en cuestión toda tu vida, y te enfrenta a tu propio deseo que estaba dormido?"La pregunta retórica y no tanto la lanza Halvorsen, la guionista de la tira de Telefe conocida por su novela "El hilo rojo", que inspiró la película homónima de Daniela Goggi protagonizada por Benjamín Vicuña y María Eugenia Suárez.

En la ficción protagonizada por Eleonora Wexler, Mariano Martínez, Isabel Macedo y Federico Amador (que se ve por Canal 5 de lunes a jueves a las 22.30), el deseo vuelve a arremeter con furia al igual que en aquel filme. Pero vestido de melodrama. Dos parejas se conocen, se hacen amigas, y en medio de ese vínculo Carolina (Wexler) y Damián (Amador) se enamoran perdidamente. Incluso después también habrá sexo entre las dos víctimas de ese engaño: Santiago (Martínez) y Raquel (Macedo).

"Queríamos contar el tema del deseo, del matrimonio y la monogamia, y qué pasa con la infidelidad. Porque no es buscado, no es buscar a un amante cuando salís de bares con tus amigos a ver si conocés una mina para meterle los cuernos a tu mujer; o anotarte en un grupo de correr para engancharte a la entrenadora, no, ellos siguen con sus vidas como siempre por una estructura familiar, y por una cuestión de logística de colegios de los chicos, el destino los cruza. O sea, no estaba en su deseo encontrar a alguien así", destacó la autora, que hizo los libros junto a otro reconocido guionista de televisión y autor teatral, Gonzalo Demaría.

En la vereda de enfrente también se toca la misma temática. Pero con una diferencia. Ya que mientras en "Amar después de amar" hay una historia melodramática con ribetes policiales a partir de un accidente en el que muere Carolina y queda en coma Damián, en "Quiero vivir a tu lado" (lunes a jueves, a las 22.30, por Canal 3) la infidelidad pasa a ser una "icardiada" en formato de comedia. El neologismo de "icardiada" viene a cuento del mediático caso del futbolista Mauro Icardi, que se casó y formó una familia con Wanda Nara, ex esposa de su amigo Maxi López.

En la tira que escribieron Leandro Calderone y Carolina Aguirre aparece también el deporte y la fama. Es que Mike Amigorena interpreta a Tomás, un tenista que supo ser exitoso, en pareja con una ex modelo que atravesó los cinco minutos de fama (rol de Florencia Peña), y que viven en la casa de al lado de sus mejores amigos, el matrimonio encarnado por Paola Krum y Alberto Ajaka. Verónica (Krum) se entera de que se va a morir y decide liberar sus deseos reprimidos, por eso le confiesa su amor a aquel amigo tenista, aunque esté felizmente casado con su gran amiga de toda la vida. Y aunque la noticia de una mala enfermedad era falsa, el romance liberará un amor verdadero, que estaba escondido desde tiempos de la adolescencia tanto en Verónica como en Tomás.

Para Calderone no es casual la coincidencia de temáticas. "Lo que sucede es que en las telenovelas actuales, en el conflicto romántico moderno, nos quedamos sin impedimentos. Antes, hace 20 o 30 años, una mujer estaba casada y eso era un impedimento, o las diferentes clases sociales también, pero hoy no existe. Un amor gay, por ejemplo, no es un impedimento", destacó quien fue coautor de "Guapas" también junto a Aguirre. "Lo que hicieron Erika y Gonzalo, y lo que escribimos con Carolina, fijate que tiene que ver con eso. Al decir «me enamoré de la mujer de mi mejor amigo» es un impedimento real, si no pasás a algo más forzado, salvo que te vayas a un culebrón o a una tira de época", indicó.

En la opinión de Halvorsen también toma peso una cuestión de género: "Me interesaba mostrar sobre todo la mirada femenina, porque nos parece que está muy mal vista la infidelidad en la mujer, como que no puede conectarse con su deseo. A mí lo que más me interesaba como mujer era ver qué pasa con la mujer que se conecta con su deseo y que tiene la libertad de explorarlo y no reprimirlo. Me parece que ahí es donde las mujeres se identifican y pueden saciar su imaginación fantaseando ser Carolina Fazio".

En el marco de una trama con pulso dramático, donde el relato mixtura el pasado y presente, Halvorsen destacó que en la tira de Telefe "se le exige al espectador un rol mucho más activo, como el de una serie que uno busca el momento para poder verla, porque te exige una concentración y un seguimiento". Y remarcó que "se priorizó la historia".

"La historia siempre estuvo en primer lugar y me parece que lo que está valorando el público es que cada rol está concentrado en contar un cuento, y esta maquinaria fluye porque cada uno se tiene que dedicar y entiende el cuento que tiene que contar y se dedica a eso, hay un norte muy definido. Aquí el punto de partida fue tener una historia, cuanto tuvimos una historia sólida se llamó a los actores para cada rol y se le dedicó mucho tiempo a los libros", indicó la guionista.

En cambio, en "Quiero vivir a tu lado", la génesis fue distinta. "En nuestro caso primero estuvo el género y después la historia. Nosotros no tenemos una gran trama, tenemos personajes y situaciones. Adrián (Suar) quiso hacer una comedia familiar, porque sentía que estaba faltando en la tele. Con Carolina sabíamos que lo familiar no era nuestro fuerte, entonces hicimos una comedia familiar un poco incorrecta", apuntó Calderone.

Y dio como ejemplo: "No es lo esperable que una tía diga «fifátelo a ese pibe» o ver una ama de casa que empieza a estudiar en la facultad y termina fumando porro y se encuentra fumada con su hijo adolecente. No es la tira clásica familiar que espera uno en la tele, apostamos a ir un poquito más allá. Pero por más siituaciones de comedia que hagamos, queremos que lo que mande sea la verdad".

Rating prohibido. Lo prohibido, piedra basal en ambas ficciones, asoma tanto en el melodrama de Telefe como en la comedia de El Trece. Y tan mal no les va, ya que están a la cabeza de los programas más vistos. Una prueba es el rating del miércoles pasado, en el que "Josué y la tierra prometida" volvió a liderar las mediciones, con 14.1 puntos; seguido por "ADDA", con 12.3; "A todo o nada", con 12.1 y "Quiero vivir a tu lado", con 11.8.

"Tengo que lograr que el espectador se reconozca, no en el personaje sino en la naturaleza de lo que le pase, que se reconozca en el deseo de algo prohibido. ¿Quién no deseó algo prohibido?", lanzó Calderone. "A todos nos pasó, más allá de enamorarse de la mujer del mejor amigo o del marido de la amiga. Por eso utilizamos el recurso de que los protagonistas miren a cámara y establezcan una complicidad con el espectador. Le estoy pidiendo al espectador que sea cómplice de algo moralmente reprochable. Es el personaje el que te va haciendo cómplice y lo empezás a entender y hacés la empatía, es una apuesta", agregó el guionista de Pol-ka.

Para la autora de "ADDA" hay un disparador para que haya coincidencias temáticas en la televisión: "Siempre pienso que hay temas que están en el aire, se han dado en la historia obras con la misma temática en distintos puntos del planeta, pero el tema de la institución matrimonial y la pareja en crisis está bueno que lo veamos".

"El tema de que «me caso hasta que la muerte nos separe» es un mandato que ya vemos que no funcionó. Yo celebro que se apueste a la felicidad, y cuando las parejas se separan es porque eligen ser felices. Y está bueno que se tome en la televisión de dos maneras distintas, una con humor y otra de un modo mucho más dramática, que es el melodrama. Pero claramente la pantalla nos está hablando como sociedad", dijo Halvorsen.

Y remarcó que "incluso la casualidad que hay dos ludópatas en las dos tiras no es para discutir por qué tocamos ese tema en el prime time, sino qué pasa con la ludopatía en este país".

Calderone concluyó que "Quiero vivir a tu lado" propone "una hora al día que te vas a sentar a ver una linda historia de amor y que te vas a reír y sentirte identificado, esa es la mayor apuesta. Necesitamos llegar a casa, relajarnos y reírnos un rato, es una necesidad que tenemos todos". "Está tensa la realidad —agregó— entonces desde la ficción uno busca relajar y descomprimir".

Con un drama o una comedia, la tevé busca empatizar con el televidente, en tiempos de bajo encendido, tiras for export y streaming. Y está comprobado que cuando la infidelidad toca la fibra íntima del deseo y la traición a la amistad, se enciende la pantalla.

Comentarios