Escenario
Sábado 29 de Abril de 2017

"La idea es divertir, pero con mensaje social"

Pablo Razuk habla de los motivos afectivos de la reposición de "Canillita" en empleados de comercio.

Un pibe flaquito, con pelo despeinado semioculto debajo de la boina y una veintena de diarios. Ese vendedor de las últimas noticias que alguna vez soñó Florencio Sánchez vuelve, con otra pilcha pero con la misma esencia, al teatro de Empleados de Comercio. "Canillita, memorias de un conventillo" regresa, hoy a las 20 y mañana a las 19, a la sala de Corrientes 450, con dirección de Pablo Razuk y los protagónicos de Leila Esquivel, Paola Chávez y Anabel Rosellini. "No elegimos a la obra, fue la obra la que nos eligió a nosotros", dijo Razuk a Escenario.

   No es una reposición más la de "Canillita". Es que esta puesta se había estrenado el año pasado pero debido a la muerte de uno de los actores, Sergio Pedroza, quien interpretaba al villano, las funciones se suspendieron. Y ahora, con el mismo elenco más el reemplazo de Daniel Olmos en lugar de Pedroza, se decidió lanzar dos funciones este fin de semana, y se extenderán todos los viernes y sábado de mayo en la tradicional sala teatral.

   "Sergio Pedroza fue un compañero de oro, y todo lo malo que era su personaje arriba del escenario se convertía en un tipo todo bondad abajo del escenario. Decidimos volver con nuevos bríos con la idea de hacerle un homenaje y aquí estamos", dijo el actor rosarino de dilatada trayectoria en teatro, cine y televisión.

   Razuk sostuvo que fue la obra la que eligió a los actores y al director. "La historia empieza cuando voy a hacer «Padre Carlos, el rey pescador», sobre la vida de Carlos Mugica, y quedamos con buena onda con la gente de cultura del sindicato de Empleados de Comercio. Me propusieron dar clases y al ver que había docentes de tanta calidad y trayectoria yo propuse hacer una obra con los alumnos de esos talleres. Y como «Canillita» es un sainete lleno de personajes que viven en un conventillo se dio todo de forma espontánea e inclusiva. Tanto fue así que los personajes originales eran 12 y tuve que escribir texto para 21 porque la idea era que actúen todos. Por eso digo que la obra nos eligió a nosotros".

   Si algo distingue a esta propuesta es el guiño local. Es que Florencio Sánchez vivió mucho tiempo en Rosario y en estas calles surgió la semilla de su conocida obra. "El personaje original en el que se inspira Florencio Sánchez era un chico de ocho, nueve años que era rosarino. Y como tenía las canillas tan pequeñas, porque era muy flaquito, le decían 'Canillita'. Es increíble que de allí haya surgido la manera en que se lo reconoce a los vendedores de diarios en todo el país", dijo Razuk.

   La cervecería Schlau, el barrio Pichincha y el diario La Capital aparecen citados en la adaptación del director, quien también le puso su propia impronta a las letras de las canciones musicalizadas por Guido Lucarelli. "El chico es un canillita que podría andar por peatonal Córdoba o bulevar Oroño", apuntó.

   En lo que respecta al elenco, la puesta tiene otro punto distintivo en el rol de los canillitas: "Los tres canillitas lo hacen tres actrices, Leila Esquivel, Paola Chávez y Anabel Rosellini, ya que no quería que fuesen niños, y ellas le dieron una interpretación especial. Más allá del resto del elenco, que muchos son gente mayor que supieron reemplazar su falta de experiencia teatral con calidez, cariño al trabajo y capacidad de compromiso y gestación de grupo".

   Para cerrar, Razuk dijo que "Canillita, memorias de un conventillo" está planteada "como un divertimento pero también con un mensaje social". "El malo de la obra tiene todas las características del tipo indeseable y poderoso, y la única forma de vencerlo es cuando el conventillo se junta y hace causa común", destacó como pintura del contenido del texto de Florencio Sánchez, con cierto guiño a resaltar la lucha popular como pieza clave para combatir el poder de turno.

Comentarios