Gran Hermano
Lunes 20 de Junio de 2016

La fuga de Marian y Dante duró 20 minutos, volvieron y quedaron aislados en Gran Hermano

Ambos se treparon a un muro y rompieron una de las reglas sagradas. "Solo se vive una vez", argumentó el joven nudista, mientras que Marian dijo que siempre soñó con quedar en la historia por fugarse de la Casa.

La noticia sacudió la madrugada del domingo. Pese a la advertencia de sanciones de Gran Hermano, Marian y Dante treparon a uno de los muros de la Casa y escaparon por veinte minutos.
Los participantes más transgresores planearon la fuga, atraídos por la música que sonaba del otro lado de la pared. En casa lindante había una fiesta y los chicos decidieron romper todas las reglas.
"Voy un ratito y vuelvo. Me está latiendo el corazón y me tiemblan las manos", manifestó Dante mientras esperaba a su cómplice.
En una charla con Azul y Patricio, el joven nudista intentaba convencerlos con su argumento. "Te agradezco Azul, sé lo que es bueno para mi juego. Pero esto solo se vive una vez".
Por su parte, Marian terminó empujando a Dante a su aventura, con el atractivo de "quedar en la historia". "Es algo que siempre quise hacer. Ser famosa por escapar de la Casa de Gran Hermano", disparó la ex pareja de Brian.
Fueron 20 los minutos que estuvieron en la casa del vecino. Tiempo suficiente para que Marian pida un celular, revise los tweets que escribió Brian la noche anterior, confesando que la extraña y que quiere volver con ella. Pero eso no fue todo: también llamó a su madre y habló con ella. Distinta fue la actitud de Dante, quien se mostró arrepentido de lo que hizo y no quiso saber nada "del afuera".
Cómo planearon la fuga de Gran Hermano

Marian y Dante treparon un paredón y se fueron en medio de la noche.
Marian y Dante treparon un paredón y se fueron en medio de la noche.

Finalmente, tanto Dante como Marian volvieron a la casa por sus propios medios, trepando nuevamente el muro, en momentos en que la producción de Gran Hermano ya los buscaba intensamente por la manzana de Ravignani y Cabrera.
Acto seguido, ambos fueron llamados al SUM, donde permanecen aislados en compañía de una asistencia psicológica, a la espera de una decisión de la producción, que parece ser la de la inexorable expulsión de Dante y Marian.

Comentarios