Escenario
Jueves 18 de Mayo de 2017

La bestia está de regreso, ahora para contar la verdadera historia

"Alien: Covenant" es una precuela del clásico de 1979. Ridley Scott retoma la dirección de la franquicia con una trama que indaga en el origen de la criatura

Casi cuarenta años después, el monstruo vuelve a atacar. Si alguien supo capturar la atención del planeta con una película de terror y ciencia ficción, fue Ridley Scott. Su "Alien" original sigue siendo un referente habitual en el género, una película claustrofóbica, tan austera y efectiva como la bestia despiadada que acosó por primera vez a Ellen Ripley y a la tripulación de la nave espacial Nostromo, en 1979,en "Alien, el octavo pasajero". Ahora el director regresa con "Alien: Covenant", la precuela que se estrena hoy en la que se propuso contar cuál es el origen de la bestia.

"Por gracioso que suene, siempre pensé en «Alien» como una película clase B, pero muy bien hecha", comentó Scott. "El subtexto era bastante básico: siete personas encerradas en una casa antigua y oscura, quién iba a morir primero y quién iba a sobrevivir".

Para "Alien: Covenant" el realizador buscó recapturar la atmósfera de un peligro constante y ofrecer al mismo tiempo nuevas perspectivas a la mitología de "Alien". Esa aproximación era necesaria, explicó, para mantener la narrativa fresca y sorpresiva. "No te la podés pasar siendo perseguido por un monstruo a lo largo de un pasillo, llega a aburrir", comentó Scott. "Me vino a la cabeza que nadie había hecho la pregunta de quién hizo esto y por qué. Podías contestar que lo inventaron monstruos del espacio exterior, dioses del espacio exterior, ingenieros del espacio exterior. Y no fue así. Esta película viene a revertir esa idea", adelantó sobre el origen de Alien.

En la nave especial Covenant se respira una absoluta tranquilidad. La tripulación y el resto de las 2000 personas a bordo de la embarcación pionera viven criogenados en un profundo híper-sueño, mientras que Walter, un ser sintético a cargo de Michael Fassbender, recorre los pasillos.

La nave se dirige hacia el planeta remoto Origae-6, donde, en el punto más lejano de la galaxia, los colonos esperan establecer un puesto de avanzada nuevo para la humanidad. La tranquilidad es interrumpida de manera violenta cuando una explosión estelar destroza las velas de recolección de energía del Covenant, lo que trae consigo docenas de muertos y que la misión altere su curso.

Al poco tiempo, los miembros sobrevivientes de la tripulación descubren lo que parece ser un paraíso inexplorado, un edén apacible de montañas cubiertas de nubes y árboles frondosos e inmensos, que está mucho más cerca de Origae-6. Sin embargo, lo que encontraron es un mundo siniestro y extrañamente silencioso.

A pesar de las anteriores entregas, "Alien: Covenant" es fundamental para enlazar la saga ideada por Ridley Scott, ya que la serie comenzó en 1979 con "Alien, el octavo pasajero". A partir de ésta se produjeron tres secuelas "Aliens, el regreso" (1986), "Alien 3" (1992) y "Alien: Resurrección" (1997), ninguna de las cuales dirigió Scott, como tampoco otras basadas en su creación, llamado "xenomorfo": "Alien vs. Depredador" (2004) y "Alien vs. Depredador 2: Requiem" (2007).

Sí dirigió "Prometheus", donde aparece Fassbender por primera vez. En aquella película, un grupo de científicos y astronautas salen al espacio infinito en busca de los orígenes del hombre; en esta tripulación, y más de 2.000 colonos que viajan hibernados junto a cientos de embriones congelados, buscan un planeta donde empezar de nuevo.

Fassbender interpretó a David, el prototipo original de androide que acompañó a la tripulación de "Prometheus" (la película cronológicamente anterior a ésta) y ahora su copia mejorada que cuida la nave Covenant, Walter, idéntico en su estética y maneras, diseñado para ser el guardián leal de la nave y de la tripulación, aunque sin ninguna posibilidad de empatía real con los humanos.

"Buena parte del éxito de estas películas tiene que ver con la criatura, esta bestia, esta creación que se mete realmente en nuestra imaginación: es tan terrorífica, tan provocadora", comentó el actor alemán en una entrevista con la agencia EFE. "No tiene ojos y esa ausencia de mirada es aterradora. Es hermosa, repulsiva, también sexual", consideró.

Sobre el origen de Alien, Scott comentó al diario ABC: "Cuando vi la película de Kubrick me quedé impactado. A mí el espacio siempre me ha intrigado, pero «2001» me pareció la apoteosis y la visión de Kubrick nos afectó a todos. Creo que con el primer Alien subimos el promedio del género de terror. Yo quería volver a una entrega de puro terror porque es un género que conozco y al que creo que merece la pena regresar", aseguró.

equipo. Ridley Scott y Michael Fassbender (izquierda) durante el rodaje.

Comentarios