Show
Lunes 22 de Agosto de 2016

Kevin Johansen armó una fiesta con la música del mundo

El artista presentó el sábado "Mis Américas" ante una importante concurrencia en el teatro El Círculo. Homenajes a Salgán y Les Luthiers

Kevin Johansen presentó "Mis Américas", un disco que recorrela música de todo el continente. Con sonidos amables y ritmos variados, concretó un show ecléctico junto a The Nada, "la banda de hermanos" que lo acompaña desde hace 15 años y con la que estuvo en escena el sábado en un concurrido teatro El Círculo durante dos horas y media, con canciones del disco nuevo y otras muy pedidas de su repertorio conocido.

Después del habitual saludo, inició el recorrido con sonidos folclóricos. El charango le dio el color norteño al huayno "Baja a la tierra" y, con coreografía incluida, siguió con "En mi cabeza", con un ritmo al que llamó "cumbia glam", con un público tímido en un arranque que daba para el baile.

Una impecable puesta técnica, permitió el lucimiento de cada integrante de la banda, en la que se destaca Enrique "Zurdo" Roizner en la batería, pieza clave. Su libertad creativa lo hace redefinir géneros o cruzarlos. Para él, "Ni idea" es un sam-bossa y "El dios de la marea" es un rap-afro-latino.

Mitad en inglés, mitad en español vistió con aire folk-country "Tiene algo" y en el mismo estilo le hizo un guiño a Bowie con "Modern Love", en una versión bien distante de la original."Hacemos algunas tranquilitas y después transformamos esto en un show de Molotov", advirtió al anunciar "Zambaguala del viajero".

Kevin Johansen homenajeó en un tramo del show a Horacio Salgán, fallecido el viernes a los 100 años. Lo hizo con "Hacele caso" y con "Daisy", una milonguita criolla, especialmente dedicada.

También homenajeó a Daniel Rabinovich, de Les Luthiers, antes de cantar "La bach-chata (Habladurías)", que incluye la voz en off de Marcos Mundstock.

Con "Cumbiera intelectual", a la coreografía de los músicos se le sumó el público en los pasillos, y el escenario se transformó en una gigantesca bailanta."Basta de jarana, va una de protesta, de denuncia social", ironizó antes de tocar "S.O.S. tan fashion".

Antes de los bises, sumó "No digas quizás" y las pedidas e infaltables "Down With My Baby" y "Anoche soñé contigo".

Vino a Rosario con gran parte de su familia. Con Kim cantó "Oh My Love, My Love", con su hija mayor Miranda "Es como el día" y en la cumbia "Sur o no sur" completó la participación con Tom Atahualpa en la percusión.

Bajó nuevamente a recorrer la platea a recolectar bailarines para "Guacamole" y se fue con su ritual de cada final de concierto, con "Fin de fiesta", donde cada integrante desfila cantando y recibiendo aplausos. Mientras el telón se bajaba, dejó su último mensaje: "Lo mejor está por llegar".

Comentarios