Premios Oscar
Domingo 26 de Febrero de 2017

Hollywood, al ritmo del recambio generacional

Damien Chazelle y Barry Jenkins, dos treintañeros que pueden quedar en la historia.

Damien Chazelle no parece sentirse del todo cómodo estando en el punto de mira. Cuando las cámaras lo enfocan, el director de "La La Land" suele mostrarse tímido, incluso un tanto abochornado. Sin embargo, este joven de 32 años podría hacer historia hoy convirtiéndose en el realizador más joven en ganar el Oscar.

   Su principal rival, Barry Jenkins, es sólo cinco años mayor. Con su conmovedor retrato de un joven homosexual que lucha por encontrarse a sí mismo en una Florida marcada por las drogas, el director de "Luz de luna" también podría marcar otro hito: convertirse en el primer afroamericano coronado mejor director.

   Jenkins y Chazelle figuran entre la nueva cantera de cineastas de Hollywood, que este año ha desplazado de la carrera por el Oscar a veteranos como Martin Scorsese, que a sus 74 años optaba a la nominación por "Silencio"; Clint Eastwood (86 años) por "Sully" y los septuagenarios Oliver Stone por su biopic "Snowden" y Steven Spielberg por su filme de fantasía "The BFG".

   Cuatro de los cinco candidatos al Oscar a la mejor dirección compiten por primera vez por la estatuilla. Además de Jenkins y Chazelle, se disputan el galardón los algo mayores Kenneth Lonergan, que a sus 54 años está nominado por el drama "Manchester frente al mar", y el canadiense Denis Villeneuve, de 49 años y que compite con "La llegada" ("Arrival").

   El único veterano en estas lides es Mel Gibson, de 61 años, que ya fue coronado mejor director en 1996 por la épica "Corazón valiente", producida y protagonizada por él mismo. Esta vez, en cambio, su drama bélico "Hasta el último hombre" ("Hacksaw Ridge") no figura entre los favoritos.

   Quien a juzgar por cómo ha ido la temporada de premios sí debería empezar a escribir su discurso es Chazelle. No en vano, ya ha levantado el trofeo de la asociación de cineastas DGA, el BAFTA al mejor director en Londres y el Globo de Oro. "Es surrealista", confesaba en el backstage de esta última gala a comienzos de enero, en la que contó lo mucho que le costó sacar adelante este musical sobre un pianista de jazz (Ryan Gosling) y una aspirante a actriz (Emma Stone).

   Chazelle, a quien le apasiona la música pero le producen fobia los focos, ya irrumpió hace dos años en Hollywood con el drama "Whiplash". Pero ahora, con su nostálgico musical "La La Land" ha logrado nada menos que 14 nominaciones y unos ingresos de más de 340 millones de dólares en la taquilla mundial, lo que lo sitúan también como favorito en la categoría de mejor película.

   Para rodar su drama social "Luz de luna", Barry Jenkins contó con actores poco conocidos y un presupuesto mínimo. Como telón de fondo de su segunda película eligió los barrios negros de Miami, asolados por las drogas, en los que él mismo se había criado. Al igual que Chazelle, también está nominado a dos Oscar: mejor director y guión.

   Según cuenta, su éxito es "agridulce". Gente de su antiguo entorno lo consideran un ejemplo a seguir e inspiración para el cambio, explicó a Variety. Además, añadió, es "maravilloso" hacer realidad un sueño. Pero estamos en 2017 y el triunfo de un cineasta negro debería ser algo que se diera por descontado, y no algo especial.

   También sigue siendo una excepción ver mujeres nominadas en la categoría de mejor director. Y en 2017, ese Oscar vuelve a ser cosa de hombres. La única cineasta que levantó la estatuilla fue Kathryn Bigelow en 2010, con su thriller bélico "Vivir al límite". Antes que ella sólo habían sido nominadas otras tres mujeres: Sofia Coppola por "Perdidos en Tokio" (2003), Jane Campion por "El piano" (1993) y la italiana Lina Wertmüller por "Pasqualino siete bellezas" (1975).

   Eso sí, suceda lo que suceda, si "La La Land" ya roza las estrellas, su director tiene previsto dar un paso más, esta vez hacia la Luna. Su próximo filme es el biopic "First Man", en el que Ryan Gosling encarnará al primer hombre que pisó la Luna: el astronauta Neil Armstrong. Con o sin Oscar, Chazelle ha llegado a Hollywood para quedarse.

Comentarios