Escenario
Domingo 24 de Septiembre de 2017

Historia, cercanía y desesperación

Una mujer desesperada necesita gritar su linaje, su anecdotario familiar y hasta su propia identidad mientras las autoridades proceden a su desalojo.

Una mujer desesperada necesita gritar su linaje, su anecdotario familiar y hasta su propia identidad mientras las autoridades proceden a su desalojo. Invoca a Manuel Belgrano, a Ángel Guido y a un secreto escondido en Rosario que cambiará los tiempos por venir, y reclama para sí el lugar donde todo eso se planeó. Es allí donde están las pruebas de sus revelaciones y no saldrá de esa propiedad viva. La referencia es a "Esta casa", una obra realista e inquietante escrita por el dramaturgo rosarino Leonel Giacometto especialmente para su protagonista Mayra Sánchez que con dirección de Miguel Bosco se verá hoy a las 19:00 en el Espacio Cultural La Paruta (Pellegrini 957, PA) y que volverá allí para cerrar su temporada durante noviembre.

Se trata de una nueva propuesta que se asemeja a la modalidad del teatro de cámara, en el que, en este caso, la intérprete aborda su trabajo con una extrema cercanía del público, que a veces deja su lugar de expectación para ser directamente interpelado por el texto, la actriz y la situación.

Ayuda. De gran ayuda para conseguir que el espectador participe de la inflamada declamación es una puesta intimista y arrinconada que destaca la escenografía de Carolina Cairó gracias a los semioscuros y contraluces propios de la bella y antigua casona que alberga la obra. La música es original del multiinstrumentista Alexis Perepelycia.

En ese marco de nerviosa proximidad, Mayra Sánchez vive a Resolana Dragone, una mujer de altas alcurnias quien dice conocer "el mayor secreto de la historia argentina" y que, verborrágica y destemplada, y ataviada con un anticuado saco descosido, trata de convencer a sus partenaires de sus derechos sobre la famosa casa. Así, con intensidad y vigor, la actuación va impregnando de incertidumbre la sala, y más cuando el acto se corre hacia afuera, hacia la calle, hacia donde están quienes la acechan a ella y a su casta.

Y a lo mejor allí resida uno de los atractivos de la obra. Esto es, en posar su ángel sobre la eventual honestidad de esta víctima del presente, o sobre la voluntad de quien quiere creer, o sobre la imaginada multitud que la acosa. Multidireccionalidad que permite diferentes lecturas, políticas o psicológicas.

Metáforas. De esta forma, "Esta casa" bien puede aludir a cómo se construye la Historia, o mejor, a los vericuetos de los que se vale la memoria para legitimarla o no.

Surge de ese detalle la fácil absorción que los rosarinos pueden hacer del problema debido a reconocidos objetos y personajes de la ciudad.

Y quizás además funcione como una metáfora del inexorable fin de los privilegios para algunas rancias cunas de la ciudad o como un llamado de atención sobre aquellos hechos que, al desconocerlos, la sociedad no consigue valorar.

Pero con seguridad, "Esta casa" hurga en los pequeños o grandes relatos sobre los que se erigen las identidades, las tradiciones, las traiciones y también el poder. Y la forma en que se deshilachan y terminan colocando a quien los enuncia un paso más allá de la cordura o de una sorda e inminente revolución.

Comentarios