Escenario
Domingo 21 de Mayo de 2017

Estrenos de cine bajo la óptica de los especialistas de Escenario

"Nadie nos mira", un fantasma en Nueva York; "El gran golpe", por amor al policial; "Perfectos desconocidos", la verdad os hará libres; "Alien: Covenant", monstruos que ya no asustan.

"Nadie nos mira", un fantasma en Nueva York

Calificación: ****. Intérpretes: Guillermo Pfening, Rafael Ferro, Elena Roger, Marco Antonio Caponi, Moro Anghileri, Paola Baldion y Mirella Pascual. Dirección: Julia Solomonoff. Género: Drama. Salas: Hoyts y Showcase.

Nico es un actor argentino treintañero que llega a Nueva York para rodar una película. Hasta ahí parece que todo lo mejor está por venir. Pero nada más lejos. Es que Nico no es un simple viajero en el País del Norte, es un tipo que escapa de la Argentina por amor. Y es capaz de perder los 15 minutos de fama que ostentaba por su participación en una serie para huir de la relación incómoda con Martín, el productor de esa ficción, que está casado y con familia, y hasta lo llama primo. Julia Solomonoff partió desde esa insatisfacción de Nico (brillante interpretación de Guillermo Pfening) para hablar de la invisibilidad del inmigrante latino en Estados Unidos, pero también de lo efímero del éxito, de los sinsabores de la carrera actoral, y hasta de la voracidad y fugacidad de las nuevas tecnologías comunicacionales. Y claro, todo esto contado desde una historia de amor que atraviesa los perfumes de una Manhattan filmada como pocas veces se vio, y en donde la cineasta rosarina demuestra que sabe combinar sensibilidad y pulso propio. La pintura de Nico es uno de los logros de esta película, porque actúa de lo que no es pero nadie lo ve. Puede ser niñero del hijo de su amiga o burlarse de las cámaras de un supermercado para robar una latita, o seducir a un tipo en un boliche gay o a una productora para que lo contrate. En ese ir hasta los límites buscará su norte. Y quizá la ruta hacia su verdad.

Por Pedro Squillaci


"El gran golpe", por amor al policial

Calificación: ***. Intérpretes: Bruce Willis, Christopher Meloni, Dave Bautista, Adrian Grenier, Johnathon Schaech y Tyler Jon Olson. Dirección: Steven C. Miller. Género: Acción/policial. Salas: Hoyts y Showcase.

El cine de acción protagonizado por Bruce Willis es un clásico. Las tramas en las que el actor se involucraba en la década del 90 eran muy parecidas a "El gran golpe": complicadas y sorprendentes hasta acercarse al disparate. Y desde el inicio queda claro que no habrá paz para ninguno de los bandos incriminados en este "gran golpe" cuyo título original, "Merodeadores", es más acertado porque estos personajes dan vueltas alrededor de un crimen más grande que ellos.

   En el inicio hay un violento y muy tecnológico robo a un banco. El dueño del lugar es Hubert, el personaje de Willis, quien mantiene intacta la mirada impasible y el gesto duro de su época de gloria. Pero el que lleva la historia adelante es Christopher Meloni como un muy convincente oficial del FBI duro y honesto, pero tampoco demasiado alejado de su trabajo en "La ley y el orden".

   La complejidad de la historia tiene un origen que se remonta hasta la Guerra del Golfo, llega a Cincinatti y pasa por México. En ese viaje se teje un relato que a pesar de los esfuerzos del guión y la dirección por darle y un clima tenso y oscuro, terminan siendo tedioso, no por el equipo técnico o artístico sino por una historia que huele a vista demasiadas veces.

Por Rodolfo Bella

"Perfectos desconocidos", la verdad os hará libres
Calificación: ***. Intérpretes: Giuseppe Battiston, Anna Foglietta. Marco Giallini, Valerio Mastandrea.
Dirección: Paolo Genovese. Género: Comedia. Salas: Cines del Centro, Hoyts, Showcase, Village.
¿Cuántas parejas se separarían si uno mirara el celular del otro?", plantea una de las protagonistas en medio de una cálida cena de amigos y parejas. Y el juego comienza: todos deciden dejar sus celulares en el medio de la mesa y que todos los mensajes de WhatsApp, llamadas e información esté disponible para todos y así, demostrar que no hay nada que ocultar. Pero cuando todo parece inocente, los demonios salen a la luz. Mientras emergen conversaciones sobre temáticas maritales como la crianza de los hijos, el sexo según pasan los años, la necesidad de hacer psicoanálisis y la fidelidad, los teléfonos empiezan a sonar. Pero en medio de la verdad, aparecen enredos y mentiras, engaños y sorpresas. ¿Hasta dónde es bueno saber? ¿Cuál es el límite de la intimidad? ¿Es posible seguir adelante sabiendo que la persona amada mintió, ocultó, engañó? ¿La verdad os hará libres o presos de nuestros propios fantasmas? Esos y miles de interrogantes despierta este filme que refleja a la perfección la injerencia de la tecnología en las relaciones humanas, cuya remake está siendo realizada por el español Alex de la Iglesia. Advertencia: mirar esta película puede causar posibles discusiones con quien tengas al lado.
Por Luciana Boglioli

"Alien: Covenant", monstruos que ya no asustan
Calificación: **. Intérpretes: Michael Fassbender, Katherine Waterston, Billy Crudup, Danny McBride y Demián Bichir. Dirección: Ridley Scott. Género: Ciencia ficción. Salas: Monumental, Showcase, Village y Hoyts.
Es increíble que a esta altura Ridley Scott siga insistiendo con la saga de Alien, aquella criatura atroz que él transformó en un clásico de la ciencia ficción en 1979, cuando se estrenó “Alien, el octavo pasajero”. Desde entonces han pasado demasiados años y demasiadas secuelas sobre el tema, y el efecto original se diluyó en el camino. “Alien: Covenant” funciona como una secuela de “Prometeo” (2012) y una precuela de la ya mítica “Alien” de los 70. La historia se repite sin muchas variantes: los integrantes de una expedición espacial se terminan desviando a un planeta equivocado y ahí los atacan los monstruos tan temidos. La única diferencia es que aquí los monstruos son una plaga, un virus mutante. Los personajes de “Alien: Covenant” son tan torpes que por momentos quedan al borde de la parodia (salen a explorar un planeta nuevo sin un casco, por ejemplo) y nunca llegan a transmitir miedo o desesperación. El único que se salva es Michael Fassbender (en el papel dual de dos androides), aunque sus superficiales reflexiones llevan al bostezo rápidamente. Para rematar, el giro del final es totalmente previsible, y además anuncia que esta pesadilla va a continuar generando secuelas.
Por Carolina Taffoni

Comentarios