Miércoles 19 de Julio de 2017

El terror llega de Rusia con una inquietante tradición ligada al ritual de la muerte

El filme "La novia" viene precedido por su buen desempeño en Estados Unidos y Europa. Se trata de una historia de supuestas posesiones y ceremonias prenupciales

Después de un exitoso recorrido por cines de Europa y Estados Unidos, donde recibió premios y nominaciones, se estrena mañana en Argentina "La novia", del director ruso Svyatoslav Podgayevskiy, quien se basó en antiguas tradiciones de su país para narrar una historia de terror ambientada en la Rusia imperial.

El contexto de la película es la antigua costumbre de fotografiar a los muertos y dibujarles ojos para que parezcan vivos en las fotografías, algo común en el siglo pasado, principalmente en fotografías familiares. El filme cuenta la historia de Nastya (Victoria Agalakova) y su prometido, con quien viaja a su ciudad natal para conocer a su familia política.

Estando allí se da cuenta de que los familiares de su novio son muy extraños y el lugar está lleno de fotografías espeluznantes. Pese a todo, Nastya se tranquiliza y confía en que pronto se casará y será feliz junto a su amado. Pero, su prometido desaparece y ella acaba siendo preparada para una misteriosa ceremonia que debe llevarse a cabo antes de la boda.

Podgayevskiy explicó que la inspiración le llegó de la realidad y por el hecho de que siempre tuvo un interés en las tradiciones populares de su país, llegando a involucrarse en investigaciones profesionales. "Me topé hace algunos años con un artículo de una revista que hablaba de la historia de los matrimonios en Rusia. Quedé sorprendido de enterarme que, hasta no hace tanto, una boda no era nada positivo para las novias. Tenían que pasar por hasta tres días de actividades tediosas y la ceremonia parecía más un funeral. Comencé a averiguar más sobre ese contexto histórico, y terminé como asesor en una investigación de la Universidad Humanitaria de Moscú", explicó el cineasta.

Aunque la historia y las tradiciones que refleja el filme vienen de principios del siglo pasado, la trama, según dijo, podría tener un reflejo en la actualidad. "Me enteré de unos mitos eslavos que decían que en esta etapa de transición, en donde las mujeres eran novias pero aún no esposas, eran particularmente peligrosas para las mujeres, ya que se creía que estaban más expuestas a ser poseídas por espíritus malignos. Y eso es algo con lo que juego en la película. La historia refleja de cierta forma la sociedad moderna, en donde muchas mujeres en Rusia están educadas para querer casarse más que cualquier otra cosa en la vida".

El cineasta reconoció que la tradición del terror en la pantalla grande de su país no es muy extensa, por motivos históricos. "Nací y crecí en la Unión Soviética, donde por política del gobierno no se podían hacer este tipo de películas. Pero cuando los VHS se popularizaron a mediados de los 80, uno se podía hacer de algunas películas prohibidas, como películas de terror. El primer filme así que pude ver fue «El ansia», con David Bowie y Catherine Deneuve. Me acuerdo que tuvo un gran impacto en mí, apenas podía dormir de noche", aseguró en declaraciones al diario La Tercera.

Podgayevskiy explicó cual es el estilo de terror que domina en "La novia". "Con «La novia» nos inspiramos bastante en el terror al estilo Blumhouse, actualmente uno de los estudios del género más importantes de Hollywood. Pero aquí en Rusia no tenemos tantos exponentes, y claramente en Estados Unidos dominan la industria en ese sentido. Pero lo que se ha dado en Rusia es promisorio. Si en algún momento fue el horror japonés el que estalló y se puso de moda, ¿por qué no el ruso?".

Podgayevskiy dijo que el terror no solo corrió por cuenta de la narración, sino que también los actores se vieron envueltos en algún tipo de temores. "Existe una superstición entre los actores sobre que es mala suerte filmar escenas con ataúdes. En la película teníamos que filmar una de las escenas más importantes y era un tema muy resistido, ahí fue cuando Uma Thurman vino al rescate a este dilema. La usé como ejemplo a quién Quentin Tarantino enterró en un ataúd, ninguno de los actores quiso sentirse inferior a Uma Thurman", bromeó el cineasta.

backstage. El director Svyatoslav Podgayevskiy y la protagonista.

Comentarios