Escenario
Martes 20 de Junio de 2017

El largo camino de la enfermedad hasta la seguridad social

El director Ken Loach regresa a la pantalla grande con "Yo, Daniel Blake", un relato sobre la burocracia. El filme ganó la Palma de Oro en Cannes

Ken Loach regresa en plena forma y con un filme coherente con su filmografía. "Yo, Daniel Blake", que se estrena el jueves, narra la historia de un carpintero al que su médico impide volver a trabajar luego de diagnosticarle una complicación cardíaca. En esa situación, se ve obligado a comenzar los trámites para obtener un subsidio del Estado, lo que puede resultar, según el director, en laberinto burocrático. Y es que, a pesar de que el médico le prohibió trabajar, la administración lo obliga a encontrar un empleo o de lo contrario recibirá una sanción.

El filme recibió el año pasado la Palma de Oro en el Festival de Cannes, el César francés a mejor película extranjera, el David di Donatello a mejor filme de la Unión Europea y el Premio del Público del Festival de Cine de San Sebastián, donde la película compitió dentro de la sección Perlas de Otros Festivales. También fue nominado al Bafta y al Goya.

Loach es desde hace tres décadas uno de los nombres más destacados del cine inglés, especialmente en el ámbito de la denuncia social. En este caso apunta su cámara sobre el sistema de Seguridad Social de Gran Bretaña, uno de los más de mayor nivel en el mundo.

Sin embargo, el director asegura en su filme que la realidad de quienes, por malas jugadas de la vida o del destino, tienen que lidiar con él, no corresponde a ningún ideal. Al contrario, en su película Loach postula que la burocracia es tan temible como el desempleo o la enfermedad.

El tema de fondo es el que atraviesa la mayor parte de la filmografía de Loach desde prácticamente sus inicios: la conversión del Estado de bienestar en Reino Unido en un sistema que desatiende a los ciudadanos que debería proteger.

El cine de Loach sigue suscitando interrogantes sobre los límites y las formas de la representación de las personas excluidas frente a las consecuencias de las políticas neoliberales. Con la sensibilidad que caracteriza filmes como "Vientos de libertad" o el corto "11?9"01", en el que vincula el golpe de Pinochet con la caída de las torres gemelas en Nueva York, Loach traza un panorama de la vida cotidiana.

El guionista Paul Laverty, colaborador habitual del cineasta, dijo en una entrevista con Efe, Loach, a sus 80 años, tiene intacto el "espíritu de resistencia" en esta película. "Está delgadito como un galgo y a pesar de esos 80 años está muy bien, muy en forma, y con la misma curiosidad de siempre".

"Todo él es espíritu de resistencia", afirmó el guionista. Y su actitud es "sensible, más retador y más resistente: lo importante es mantener la dignidad". "La verdad es que lo más difícil al empezar un guión es la elección de la premisa y de los personajes, pero a eso se llega después de un largo proceso de investigación que, en mi caso, consiste en escuchar a la gente antes de escribir. Y eso hice", explica el guionista sobre cómo se documentaron para construir el relato.

Visitó bancos de alimentos, y observó a todo tipo de personas mientras hacía su trabajo cotidiano. También habló con expertos, pero hasta que no fue las oficinas de empleo, asegura que no sintió que tenía los datos. "Vi gente de verdad con hambre de verdad, gente eligiendo entre calefacción y comida; era tan básico como el hombre primitivo buscando refugio, comida y calor. Y esto estaba pasando en un país que es el quinto más rico del mundo", afirmó el también guionista de "El viento que agita la cebada".

En su opinión, Loach lucha en esta película contra estereotipos como que el 25 por ciento de los que reclaman ayuda lo hacen de manera fraudulenta y, lo más importante, "demostrar la perversidad del sistema que culpa a las víctimas de su situación".

"Esto es una elección política", consideró. Y añade que "como ciudadanos tenemos que informarnos y reclamar; si no lo hacemos luego nos salen fenómenos como Donald Trump, en Estados Unidos, o Jean-Maríe Le Pen, en Francia, o los neonazis de Alemania".

Por su parte, Dave Johns, que interpreta el personaje protagónico, dijo que "Ken y Paul son maestros en dar voz a los que no la tienen y son perfectos para hacer esta película; deberíamos darles las gracias por hacer este tipo de filmes que otros no hacen, no se si porque no saben o no quieren".

Sobre su personaje expliocó: "Daniel puede ser tu padre, tu marido, tu abuelo. Es una historia sencilla contada con el corazón y enfocada hacia la injusticia", aporta el actor, que destaca además la "enorme delicadeza" con la que Loach trata el tema.

Comentarios