Escenario
Jueves 02 de Marzo de 2017

El grupo de teatro Rosario Imagina, con fiesta y estrenos

El director Rody Bertol y el espacio que fundó hace 26 años serán distinguidos por el Concejo Municipal. Lo celebran hoy en el CEC.

Rosario Imagina, el grupo de teatro fundado por Rody Bertol hace 26 años, está de fiesta. Y su director lo celebra con una cita de Spinetta que apuesta al futuro: "Mañana es mejor". Bertol, además, será reconocido por el Concejo Municipal como director y dramaturgo distinguido y Rosario Imagina como grupo de teatro distinguido de Rosario. Lo festejarán con un acto, hoy, a las 20.30, en el Centro de Expresiones Contemporáneas (Paseo de las Artes y el río Paraná) en el que habrá invitados especiales y uno que será sorpresa, se presentarán escenas de distintas obras y, para el cierre, tocará una banda en vivo. Pero como "mañana es mejor", el director adelantó lo que vendrá: mañana estrenará "La comedia peronista" en La Morada, coproducida con el grupo Argentina Arde y la dirección de Pablo Fossa, y en abril será el turno de "El arbolito rojo".

"La verdad que cuando uno mira la retrospectiva, con tantas obras, me siendo como el personaje de Beckett de «La última cinta de Krapp» que no se reconoce a sí mismo en el sentido de cuántas obras que pasaron y que pude hacer. Pero surge una frase de mi querido y admirado Spinetta que está en «Cantata de puentes amarillos» que dice «aunque me fuercen yo nunca voy a decir que todo tiempo pasado fue mejor, mañana es mejor». Y yo lo siento así por las obras que estamos preparando y que vamos a estrenar en estos meses... y que van a ser mejor", bromeó Bertol.

Luego de 26 años de la primera obra del grupo, "Edipo Rey", y otras veinte en su haber, Bertol menciona a modo de balance el aporte del grupo a la intensa actividad teatral rosarina. "Creo que fue el intento de ser riguroso en el plano visual de las obras y el intento de búsqueda de ampliar la franja de público. Poder hacer autores clásicos o más populares, como Discépolo, Strindberg o Beckett pero intentar siempre que uno concibe una obra, incluir al público. A veces funcionando y otras no, pero siempre sosteniendo el intento".

Bertol se vinculó con el teatro a través de Arteón, uno de los grupos emblemáticos de la ciudad. "Agradezco a Néstor Zapata haber tenido la visión de armar ese taller en el peor momento de nuestra historia. De allí salió toda una nueva camada de actores, luego formando parte de una generación de emergencia", recordó el director sobre su incorporación a Arteón, en 1977 y con apenas 17 años. "Ese taller cambio mi vida. Yo era un pibe de zona Sur que leía a Hermann Hesse y escuchaba rock sinfónico, y de pronto me ví leyendo a Stanislasvki y Perón, a Grotowski y Jauretche, Marx y Hernández Arregui; en aquel sótano de calle Laprida, se respiraba teatro y también política", evocó.

Entre 1981 y 1988, junto a un grupo de compañeros de aquel taller, como Cacho y Miguel Palma, Carlos Giménez, Claudia Vieder, Amílcar Monti y Ana Talei, entre otros, formaron el grupo Discepolín. "Tuve la suerte de trabajar allí junto a Chiqui González, que tanto nos enseñó. Es un orgullo haber formado un grupo con alguien como ella con tanto talento y generosidad", dijo Bertol sobre González, actualmente ministra de Innovación y Cultura de la provincia.

De esa etapa, el director relata un episodio ambicioso pero frustrado, y del que finalmente surgiría Rosario Imagina. "En la última etapa de Discepolín -el grupo tuvo dos salas, una en el ex Café de la Flor y otro en Sarmiento al 500- abrimos el teatro en calle Sarmiento. Teníamos la planta baja y la planta alta, era gigante. Teníamos dos salas, salones para clases, era una especie de complejo que habíamos armado. Era un gran teatro, tan grande que nos fundimos porque habíamos sacado un crédito en dólares y vino la hiperinflación. Nos quedamos sin teatro y pagando una deuda", relató.

Sin embargo, esa etapa tuvo un desenlace inesperado. "Fue una etapa difícil, de la que salimos armando un gran evento como la Bienal de la Creatividad. La hicimos con Patricia Vitola, Eduardo Rodes, Carlos Giménez, Cristina Prates, y gran cantidad de artistas de Rosario. En esa Bienal del 90, conocí a Alberto Ure, y acordamos hacer con él la obra "Edipo Rey", ese encuentro con Ure cambio mi forma de ver el teatro y con esa obra nació Rosario Imagina" (ver aparte).

Bertol destacó el aporte de las nuevas generaciones al grupo. "Me resultó muy importante en este recorrido haber trabajado constantemente con generaciones nuevas. Primero porque quizás tuve siempre el mandato que me enseñaron los setentistas que me formaron, que era la cuestión del trasvasamiento generacional. Así como tuve maestros que me transmitieron y me dieron la oportunidad, yo también quise hacer lo mismo con los jóvenes. Y por otro lado está la cuestión de que cuando uno empieza a vivir determinada etapa, empieza a tener una visión por momentos nostálgica o melancólica de algunos temas, y creo que pude más de una vez sortear esa cuestión. Eso para mí fue clave, haber escrito obras o pensado actuaciones y después encontrarme con otra generación. Tuve la suerte de que el trabajo pudiera nutrirse de esa mirada nueva. Como dice Charly García, «desprejuiciados son los que vendrán»".

Clásicos y modernos

"Los invertidos".

"El hijo de agar".

Comentarios