Escenario
Domingo 17 de Septiembre de 2017

Con el heroísmo colectivo jujeño como inspiración

La escuela formarte estrenó "Éxodo" en el teatro Mateo Booz con la dirección de Mariano Olivieri.

Cuenta la historia que, dejando atrás sus tierras arrasadas por fuego propio, en agosto de 1812 el pueblo jujeño emprendió su camino hacia Córdoba, como mandaban desde Buenos Aires, pero en Tucumán el general Manuel Belgrano fue convencido de enfrentar a las tropas realistas, librando una batalla decisiva para la suerte de la Revolución. No de la mieles de la victoria sino de las penurias de los conquistados por la espada y la cruz españolas, y de su convicción independentista se trata "Éxodo, la gran epopeya argentina", otro musical con un gran despliegue artístico y técnico al que ha acostumbrado la escuela Formarte anualmente a su público. Con música y dirección musical de Pavlo Read, y libro, puesta y dirección general de Mariano Olivieri, esta propuesta teatral se estreno el 02 de septiembre en el teatro Mateo Booz (San Lorenzo 2243) y se verá el próximo sábado.

Se trata del sexto musical de autoría de Olivieri montado con la escuela Formarte, que él mismo dirige, y ya se vieron con buena repercusión "Fantasmas", "Traición y muerte en Pichincha" y "La leyenda del jinete sin cabeza", entre otras.

En esta ocasión, se aborda un tema histórico como lo es el éxodo jujeño en el que se entrelazan no solamente los detalles de la gesta patriótica de Belgrano al frente del Ejército del Norte, sino también las relaciones que éste teje con la población de San Salvador en el que no faltan colaboraciones ni traiciones y mucho menos una trama romántica que termina definiendo el problema.

Convicción. Es obvio que aquí no hay primeras figuras ni nombres rimbombantes, pero sí mucho trabajo y convicción. En ese marco, la composición y hasta la interpretación de Ezequiel D Ricco está más cerca del revisionismo histórico que del busto con un Belgrano más humanista que militar pero en pleno uso de su autoridad. Aliado a la causa "de los porteños", Alan Castro Alcalde encuentra en el valor del diaguita rebelde Isidro una legítima inspiración y una intensidad que comparte con Valeria Martínez, quien logra imponer su presencia en el rol de la Patrona del boliche.

En la otra guerra, por el amor de Isidro, se contraponen la indígena Camila de Gina Pontillo, quien se lleva la ovación de la noche en su cuadro solista, y la hija del terrateniente, Carmen, en la piel de una elegante Delfina Coscia.

Reivindicación. Las actuaciones están contenidas por un numeroso elenco que le da a la puesta bríos de profesionalismo, por cuidados cuadros musicales e impactantes efectos de iluminación y sonido.

Aunque "Éxodo" no cierra filas sólo con las diferentes artes que conforman el musical. También lo hace con objetivos más elevados: reivindicar la valentía y generosidad de un pueblo que dejó todo en nombre de una promesa de libertad.

Con gran despliegue de producción, esto es, con artistas en plena formación en situación real de exhibición; con un libro, una puesta y música originales y en calidad de estreno; y con el apoyo en familiares y amigos presentes en la sala, "Éxodo" se autodefine como obra de teatro y como ámbito de experimentación colectiva.

Porque, en suma, ésta y aquellas obras son un espacio de arte, aprendizaje y rodaje que apuesta a preparar a quienes quizás, en un cercano futuro, pueblen con sus nombres las marquesinas de los grandes teatros. Ojalá así sea.

Comentarios