Escenario
Sábado 17 de Junio de 2017

Con el glamour intacto

El humorista Sergio Gonal se sumó a un elenco de artistas rosarinos. El show se estrena mañana en el Broadway

La revista está en plena forma. Con un elenco compuesto casi en su totalidad por artistas rosarinos y con la actuación del capocómico Sergio Gonal, se estrena "La revista está en Rosario", mañana, a las 20.30, en el teatro Broadway (San Lorenzo 1223). Creada por el experimentado bailarín y coreógrafo Leandro Angelo y por Lorena Liggi, Gonal prometió un show de alta gama "con valores rosarinos". Mientras sigue con la gira de su espectáculo "Esto me hace acordar", con el que ganó el premio Estrella de Mar, el humorista compartirá escenario con Eugenia Bassi, la vedette Ania, Ale Gallego, el mago Zaúl, el grupo Soy Malambo y Paola Miranda y Andrés Teruel como invitados especiales, entre otros.

   —¿Cómo te llega la propuesta para integrar la revista?

   —Es una propuesta que me acercaron Leandro Angelo con Lorena Liggi. Leandro es el coreógrafo que trabajó mucho tiempo con Carmen Barbieri y hace un par de años me convocó para hacer la revista de Mar del Plata. Yo encabezaba ese espectáculo el año pasado, fue un espectáculo bárbaro, con mucho virtuosismo, con mucha gente, mucho glamour, acrobacias. Me ví involucrado en un espectáculo de gran envergadura, ganamos el premio Estrella de Mar. Y ahora me acercan esta propuesta y me dicen que tienen la inquietud de armar una gran revista al estilo de aquella pero en Rosario y con valores rosarinos. El me decía que es rosarino y que nunca había tenido la oportunidad de presentar un espectáculo así en Rosario. La química que hay entre ellos a la hora de armar un grupo de laburo está muy buena. Generan una muy buena energía. Yo estoy de gira con mi unipersonal pero para mí es halagador que piensen en mí. Yo le decía "pero mirá que tenés muchos cómicos rosarinos", pero me decían que querían que fuera yo, y además somos amigos.

   —¿Cuál es tu rol en escena?

   —Yo sería el maestro de ceremonias de la obra porque voy uniendo un cuadro con otro. Ellos lo que quieren es que el estandarte de esta revista sea el humor, además del musical. Entonces está también Zaúl y la verdad que me gustó. La propuesta está buena y son capos trabajando.

   —Tu estilo está más ligado a de los capocómicos clásicos del teatro de revista, cercano a la picardía...

   —Siempre trato de tocar esa cuerda. Me gusta más la picardía o el doble sentido que ser directo o grosero. Me siento mucho más cómodo en eso. Es el estilo de humor clásico, aunque ahora está mezclado con el stand up, tan instalado entre nosotros ahora. Sin embargo, el stand up, viene desde hace muchos años en Estados Unidos, ahora trato de ir mezclando el humor clásico que siempre tuve con stand up.

   —¿Cómo llegar a dedicarte al humor?

   —Yo creo que esto nace con uno. Yo te puedo decir que era gracioso en el colegio, con mi barra de amigos, después para que se transforme en un medio de vida pasó un tiempo y corrió mucha agua bajo el puente. Y me pasó de grande. A los 18 o 19 años en un casamiento que estaba medio en bolas me puse a contar anécdotas de cosas que me habían pasado y la gente se reía mucho. Mis amigos me decían pero Sergio vos tenés que dedicarte a esto. Yo decía estos están locos. Pero me gustó. Me puse a estudiar teatro y cuando quise acordar estaba acá. Después estuve en programas de cable, radio, VideoMatch.

   —¿Tenés algún referente?

   —Tengo dos. En la comedia, mi ídolo máximo es el Negro Olmedo. Hay una estatua en Mar del Plata enfrente donde él falleció. Yo corro mucho y cuando salgo a entrenar en la costa en Mar del Plata paso y es una parada obligada pasar y saludarlo al Negro. El decía que en realidad quería una mano en la calle Corrientes para que la gente lo salude por eso yo ahora me tomo el atrevimiento de pasar y saludarlo. Ha dejado mucha alegría en mí. Y en la narración, don Luis Landriscina que es un fenómeno.

   —¿El stand up es una competencia en tu trabajo?

   —Es un estilo de humor bastante particular. Funciona a partir de la identificación que tiene el público con el standapero. Cuando el standapero está hablando de determinada situación que le sucede cuando va a un bar se pone a leer el diario La Capital el espectador se siente identificado con esa situación y tiene mucho éxito, pero se tiene que sentir representado si está bien desarrollado. Y es como todo: hay buenos exponentes y otros que más o menos. Y Está funcionando entre nosotros. Todos los espectáculos de stand up son todos chicos jóvenes y los chicos se sienten identificados con lo que cuentan. Teatros llenos, cada vez aparecen más. No creo que sea una moda. Creo que llegó para quedarse. De hecho está muy probado afuera y ya se hacía en Estados Unidos en el 62.

   —¿Cuánto influyó tu paso por VideoMatch?

   —En un ciento por ciento. Estoy agradecido de por vida a Marcelo Tinelli porque dí un giro sustancial y muy significativo no solo en mi vida artística sino también en lo personal. A partir de eso tuve que modificar mi vida. Ya estaba casado y me tuve que mudar de Mar del Plata con mis dos hijos en ese momento y mi hija nació en Buenos Aires. A Marcelo le agradezco profundamente porque estar ahí era como una vidriera no solamente para el país sino para gran parte de Latinoamérica, como Perú, Colombia, Bolivia, Uruguay, Chile, hasta en Miami. El agradecimiento profundo es hacia Marcelo y mi sueño cumplido es haber trabajado ahí. Uno lo que agradece es la oportunidad que es lo que uno siempre pide, todo lo demás obviamente es trabajo de uno. Yo agradezco siempre la oportunidad que me dieron Marcelo y Claudio Villarruel que en ese momento era productor ejecutivo del programa.

   —¿Por qué pensás que la revista no pierde vigencia?

   —Creo que tiene que ver con la diversidad. Acá habrá humor de diferentes vertientes, como Zaúl y un músico como Andrés Teruel, un gran barítono con una voz impresionante, y a mí con los relatos y el stand up. Después hay un gran abanico en cuanto a lo visual, con un vestuario muy logrado; tiene malambo, tango, un toque de clásico. Creo que el gran atractivo de la revista es la diversidad y las secuencias, es como un zapping teatral, diferentes cuadros, con diferentes contenidos y uno más lindo que el otro. Creo que ese es el gran secreto de la revista.


Comentarios