Escenario
Sábado 16 de Septiembre de 2017

Chávez necesita otras máscaras

"El maestro" debutó con buen rating y una trama atrapante en canal 3, pero el actor protagonista repite tics expresivos de otras exitosas ficciones

Cada vez que se anuncia una ficción con Julio Chávez hay algo que siempre ocurre: la calidad del rol protagónico está asegurada. Y esta no es la excepción. "El maestro", la flamante serie de Pol-ka que se ve los miércoles a las 22.45 por Canal 3 y también está disponible por streaming, es un menú atractivo desde lo temático, lo actoral e incluso desde el tratamiento de la imagen. Pero lo que sí habría que rever es por qué en cada ficción de Chávez se repiten ciertos tics de los personajes hechos tan a su medida, que a veces se le ven demasiado las costuras.

Quizá habría que replantear esta cuestión para todos los guionistas que escriben para Chávez, en este caso Romina Paula y Gonzalo Demaría, dirigidos por el siempre eficiente Daniel Barone.

Es que este maestro de danza, al igual que el abogado de "Farsantes", el asesino serial de "Signos" o el dirigente político de "El puntero", por citar tres casos fácilmente reconocibles, siempre encarnan a un personaje poderoso, más o menos soberbio, más o menos malhumorado, pero habitualmente en un escalón del líder de cierto talento que tiene un ancho de espadas que los otros carecen.

Prat (Chávez), este maestro de danza otrora exitoso, también representa eso. Paulina (Inés Estévez), su ex, es una mujer adinerada que tiene una relación homosexual con Bianca (Luz Cipriota) y se toparán con un escenario impensado: un nieto. Es el retoño de un hijo que en el primer capítulo lo detienen en el aeropuerto por portación de drogas y será deportado nuevamente a Madrid.

Esta situación les planteará una nueva realidad a ambos, pero el foco está puesto en Prat, ya que además de defender y enternecerse por este nieto abrirá su corazón hacia su vocación.

Y se dará a partir del contacto con Luisa (impecable rol de Carla Quevedo), una bailarina de pocos recursos económicos y de un talento enorme para la danza.

En un primer capítulo que colocó a la serie entre los tres programas más vistos, "El maestro" plantea varias historias que sumarán a la trama, como el caso del vínculo entre Prat y Mario (Juan Leyrado), que es su socio y amigo pero siempre queda la duda si es algo más que eso; y del choque clasista que se dará con la realidad de la familia de Luisa, junto a su novio "Braian", su padrastro y su madre (María Socas, a quien hacía tiempo no se la veía en pantalla).

Queda por comprobar si "El maestro" responderá en los siguientes capítulos a lo que prometió en el debut y si Julio Chávez, que interpretó una escena conmovedora en la cárcel al visitar a su hijo, podrá dejar a un costado ese cómodo traje diseñado para la ocasión y reinventarse con otras máscaras que inviten a la sorpresa.Algo que por estos tiempos está faltando en sus criaturas.

Comentarios