Central
Viernes 17 de Marzo de 2017

Camacho rompió la monotonía en el final y le dio la victoria a Central ante Quilmes

El uruguayo Camacho apareció en el epílogo del partido para cabecear al gol, tras un córner desde la derecha, y decretar la victoria del canalla ante el cervecero en un partido que no le dejó mucho más allá de los tres puntos. MATERIAL EN PROCESO

Fue el premio para el único que intentó algo. Porque si bien no jugó bien y estuvo por debajo del rendimiento que se espera de este equipo, Central fue el que más insinuó y se quedó con un triunfo muy valioso ante Quilmes (1-0). No tanto por el nivel y la exigencia que le provocó el rival, sino más bien por que le puede servir de plataforma de lanzamiento para ganar en confianza y mejorar su producción futbolísticamente.
Es que si bien el agónico gol del uruguayo Camacho cuando el partido se moría le dio la posibilidad de reencontrarse con los tres puntos, quedó lejos de mostrar una identidad definida y de ser un equipo confiable, más allá de que recién van dos fechas y el equipo se va acomodando a lo que pretende el entrenador.
Pero el entrenador deberá trabajar mucho todavía, porque el equipo se mostró falto de ideas y de fútbol en la faz ofensiva y también mostró desacoples en la última línea, donde si bien hoy no lo terminó pagando caro, en otros cotejos y ante rivales más encumbrados podría ser letal.
En el arranque del partido, Central intentó hacerse dueño del partido y, de a ratos, conseguía imponer superioridad en la zona media, donde Damián Musto ganaba en la contención, pero al equipo le faltaba juego y profundidad.
Las insinuaciones del canalla quedaron plasmadas en sendas combinaciones en ataque, que no fueron bien finalizadas.
Primero, en una diagonal del Pachi carrizo, que terminó con un disparo suave al medio del arco que dominó el arquero y después tras una buena jugada de ataque del canalla que Martínez terminó con un tirito a las manos del arquero.
Pero cuando Central comenzaba a insinuar un poco más, el cervecero le metió dos estocadas de contra. Primero con un remate de Gabriel Ramírez, que se fue muy cerca, y después con un desborde de Da Campo, cuyo centro fue despejado con lo justo por Pinola.
De a poco, el canalla se fue apagando y el partido cayó en intensidad, hasta que a los 41, Federico Andrada, el delantero cervecero, sacó un remate desde lejos que exigió al Ruso Rodríguez, que tapó bien.
El arranque del complemento no distó demasiado de lo que fue la última parte del primer tiempo. Chato, sin ideas y, sobre todo, sin emociones.
En ese marco, el Pachi Carrizo tuvo el gol en una jugada fortuita, en la que con muchos reflejos, tiró un taco como recurso, tras un rebote, y casi se le mete a Rigamonti, que en buena reacción evitó el gol.

Embed
Con poco, pero Central era el único de los dos que proponía. Y eso hizo que dejara algunos espacios en el fondo que por poco aprovecha el cervecero, cuando en una contra lo perdió Benegas, tras pincharla por encima del arquero y el balón se fue apenas.
Embed
El partido se moría sin pena ni gloria. Pero en la agonía del partido apareció el uruguayo Camacho para meter la cabeza y darle la victoria ante Quilmes en un partido en el que había sido el único que había intentado un poco más, pero no le había sobrado nada y por el que tampoco había hehco demasiado.
Embed


Comentarios