Lanzamientos | La Mississippi
Domingo 03 de Septiembre de 2017

Blues con tonada argenta

El cantante de La Mississippi, Ricardo Tapia, cuenta cómo es "Criollo", el flamante álbum de la legendaria banda argentina.

El líder de La Mississippi, Ricardo Tapia, consideró que "Criollo", el nuevo álbum de la banda, "picó más rápido que otras en la cabeza de la gente" y remarcó que un disco "no es un impulso" ni "un rejunte de canciones", sino "un concepto que hay que redondear".

   En una entrevista con la agencia Télam, el cantante y guitarrista del grupo porteño, brindó detalles sobre el proceso de creación de "Criollo", la devolución recibida por parte de los seguidores de la banda y reflexionó sobre la manera en que la banda aborda la realización de un disco.

   "La forma en que uno hace un disco es lo que más cambia con el tiempo. A veces hablo con una banda nueva y me comenta que va a hacer un disco, y ese es un impulso. El impulso no es el disco, las ganas no es el disco, las canciones tampoco. El disco es un concepto que hay que redondear, no un rejunte de canciones que pueden estar buenas. Un disco es como un libro, que tiene una tapa, una contratapa, tiene que decirte algo", definió el músico a Télam.

   Con esta concepción, La Mississippi abordó la realización de "Criollo", una placa compuesta por diez nuevas canciones, que fueron tomando forma a lo largo de las distintas presentaciones de la banda por todo el país.


   —¿Cómo fue recibido "Criollo" por el público y cómo dialogan estas canciones con los clásicos de la banda?

   — Mejor de lo que esperaba. Muchos temas la gente ya los conoce porque los venimos tocando hace varios meses. Cuando uno hace un disco, espera que la gente se tome su tiempo para incorporarlo, pero en este caso la gente se identificó mucho con estas canciones. Es un disco que picó más rápido que otros en la cabeza de la gente.

   — ¿El título del disco alude al lenguaje autóctono que utiliza La Mississippi en sus canciones?

   —Dispara para ese lado. También nos gusta poner títulos y que la explicación se la dé el oyente. Ponemos el título que sugiere algo y luego está en la gente esa explicación. Le pusimos "Criollo" porque también fue un disco hecho en todo el país. No le íbamos a poner federal porque suena muy político (risas). Aquí , el inmigrante llega y enseguida adopta nuestras costumbres, se vuelven criollos, y el título apunta a eso, a que el país es todo uno. El hecho de hacer el disco mientras viajábamos por distintos lugares no nos influenció tanto en las letras. Nos influenció más el clima musical de cada lugar.


   —¿Considera que las letras de este disco son autorreferenciales?

   —En las letras de rock hay una especie de mitología de que el autor es autorreferente. Uno escribe en base a la imaginación. Hablaría muy mal de tu imaginación si sólo son autorreferencial. Está bueno crear personajes o historias a partir de disparadores que podés encontrar en cualquier lado, una frase, un chiste, una pared escrita. Yo laburo mucho con eso.


   —También hay mucho humor en letras de La Mississippi.

   —Eso es lo principal y tal vez sea los que nos distingue de otras bandas del género. No nos tomamos muchas cosas en serio y lo primero que no nos tomamos en serio es el machismo clásico del blues argentino. Vamos más por lo social y el humor te permite decir las cosas de otra manera. Luego, cada uno interpreta como quiere.


   —Luego de tantos años de trayectoria, ¿cómo aborda la realización de cada nuevo disco?

   —La forma en que uno hace un disco es lo que más cambia con el tiempo. A veces hablo con una banda nueva y me comenta que va a hacer un disco, y ese es un impulso. El impulso no es el disco, las ganas no es el disco, las canciones tampoco. El disco es un concepto que hay que redondear, no un rejunte de canciones que pueden estar buenas. Un disco es como un libro, que tiene una tapa, una contratapa, tiene que decirte algo. Eso es lo que uno va definiendo con el tiempo y las responsabilidades que le da al disco, por eso es cada vez más difícil con el paso del tiempo. La carrera de un artista es un gran sinónimo porque todo el tiempo estás hablando de lo mismo, entonces la vida del artista consiste en buscar formas distintas de decir lo mismo. Eso va cambiando con el tiempo, por eso es cada vez una responsabilidad más grande. Hay cosas que yo no las podría haber escrito a los 20 años.

Comentarios