Escenario
Sábado 16 de Septiembre de 2017

Aznar: "Lo que queda inmutable es mi espíritu de búsqueda"

El músico adelanta hoy en El Círculo "Resonancia", un proyecto de "celebración y balance". Y habló de vinos y canciones.

P edro Aznar busca resignificar su música. Con la misma esencia que cuando era el pelilargo bajista de Alas y de Seru Giran, hoy va por "una puesta en valor" de toda su obra. Junto a Coqui Rodríguez en guitarra, Federico Arreseygor en teclados y voz más Julián Semprini en batería y Alejandro Oliva en percusión, Aznar adelantará "Resonancia" esta noche, a las 21.30, en El Círculo (Laprida y Mendoza). "Lo que queda inmutable es mi espíritu de búsqueda", le dijo a Escenario.

   —De "Pedro Aznar" a "Contraluz" hay 18 discos. ¿Cómo vivís ese viaje de 35 años de carrera?

   —Con la emoción de ver un horizonte musical muy rico, muchos objetivos logrados y el entusiasmo por la música intacto. Este presente es el resultado de un trabajo continuo, apasionado y perseverante. Estoy orgulloso de lo hecho y muy motivado para seguir adelante.

   —¿"Resonancia" intenta compilar tus músicas de distintas etapas para resignificarlas?

   —Es, al mismo tiempo, celebración y balance. Y una puesta en valor de cada uno de esos discos. Estamos lanzando, junto con la gira, una caja donde se incluyen los 18 que publiqué entre 1982 y 2016 (en algunos casos, remasterizados, lo que los hizo convivir perfectamente con discos que se grabaron a muchos años de distancia y con tecnologías muy distintas) más un EP de 4 temas nuevos, ya que quise que la experiencia fuera no sólo retrospectiva, sino que estuviera enraizada en el hoy y diera un vislumbre de lo que viene por delante. A eso se suma un libro de 100 páginas, con fotos nunca vistas, anécdotas, el detrás de escena de todos los discos (en muchos casos, tema por tema) y reflexiones sobre mi vida y mi obra en todos estos años. También lanzaremos un compilado, en 3 CDs ó 5 vinilos, llamado "Esenciales". Y el EP de temas nuevos también estará disponible por separado, en CD y vinilo de 45 RPM.

   —Me tocó verte en vivo con Alas, cuando eras un adolescente y sorprende que ya lleves 35 años con la música siendo tan joven. ¿Qué hay de aquel pibe de Alas y antes con Madre Atómica que veas que se mantiene hoy en tu rol de artista?

   —En realidad, llevo 35 años como solista, pero mi comienzo con Madre Atómica fue 8 años antes, así que ya son 43 como profesional. Lo que queda inmutable desde aquellos tiempos es el espíritu de búsqueda. A los 14 ya sabía que me metía en una tarea que no tenía fin, y donde el límite estaba sólo dado por la propia imaginación. No es poco desafío, ya que te pone a renovar la apuesta todos los días y a seguir mejorando para no quedarte estancado en ningún lugar, por cómodo que sea. Repasando en detalle toda mi obra, escucho eso en cada uno de mis discos: una mirada siempre renovada, que va subiendo la vara cada vez.

   —¿Esa versatilidad tuya, de interpretar rock, folclore y hasta la fusión jazzera junto a Pat Metheny te permitió reinventarte siempre y mantener la vigencia actual?

   —Creo que, si bien no pasa solamente por lo estilístico, ya que es una decisión que pertenece más al ámbito de la propia filosofía de vida, esa apertura me dio muchísimos elementos de los que abrevar. Felizmente, la gente que me escucha se deja llevar y es abierta a esa propuesta con varias facetas.

   —Pocos artistas pueden tener "Amor de juventud", "María Landó", "Como la cigarra", "Tu amor", un clásico de Seru y otro de los Beatles en su repertorio. ¿Te sentís como una suerte de síntesis del cancionero popular argentino?

   —Me encantaría que se me perciba así, ya que mi intención es la de hacer música sin rótulos ni prejuicios, basada en la emoción que transmite, más allá de cualquier barrera de estilo. Mi gran referente en cuanto a eso ha sido Mercedes Sosa, que derribó esas fronteras antes y con más autoridad y equilibrio artístico que nadie.

   —¿Podés adelantar el título o algunas particularidades de tu próximo disco de nuevas canciones?

   —El "próximo" ya está aquí. Es el EP "Resonancia", que viene incluido en la caja y también está disponible por separado. Son 4 canciones compuestas y grabadas este año; dos son de temática político-social y las otras, canciones de amor y mundos interiores. En el show tocamos las dos primeras. Una de ellas, "La trampa" está disponible como adelanto en mi canal oficial de You Tube.

   —Además de la música tenés otra pasión, los vinos. ¿Qué maridaje recomendás para una sensación placentera que combine algunos de tus buenos tintos con temas tuyos?

   —Lo que recomendaría es hacer una escucha de la caja completa a lo largo de cinco días, juntándose con amigos y buena comida. Escuchando en orden cronológico, cuatro discos a la vez, el primer día tomaría el Octava Alta Blanc de Blancs (chardonnay-torrontés). El segundo, maridaría con Octava Bassa (Malbec). El tercer día, degustaría el Octava Alta (malbec-cabernet franc). Para el cuarto, me reservaría el Octava Superior (cabernet franc-malbec-syrah), y cerraría con llave de oro el quinto, con el Página Uno edición limitada (cabernet franc-malbec).

P. S.

Comentarios