Escenario
Sábado 27 de Mayo de 2017

"Acá gané y aprendí", cuenta Benjamín Amadeo, que presenta su primer disco

El actor, que presenta su primer disco "vida lejana" hoy en la Lavardén, habla de su pasión por la música.

Benjamín Amadeo tira una máxima y la deja picando: "La vida empieza cuando encontrás tu pasión, lo otro es estar vivo: no es vivir".

Con esa frase no es casual que su primer disco se titule "Vida lejana", cuyo hit "Volaré" no para de sonar. Actor, músico, hijo del político y actual diputado nacional Eduardo Amadeo, fue pareja del 2010 al 2015 de Lali Espósito y muchos lo recuerdan como Teo Gorki de "Casi Angeles". También se lo asocia a "Tu cara me suena", cuando imitó desde Shakira a Rodrigo o al bizarro personaje de la película "La última fiesta". Pronto a debutar en la tira "Fanny la fan", Benjamín Amadeo pasó por Rosario para charlar con Escenario en la previa al show de hoy, a las 21.30, en Plataforma Lavardén.

Benjamín llega a la Redacción con cara de sueño. Y lo explica así: "Estoy grabando una tira para Telefe, de Underground, «Fanny la fan», donde cada tanto me toca estar en eventos grandes y anoche grabamos una fiesta de los premios del mismo canal, donde trabajan los personajes de esta tira. Así que me acosté a las 5 y media de la mañana, me levanté a las 7 y media y vine para Rosario".

La charla se hace distendida. Valeria Krupick, la prensa local de Sony, lleva los tiempos de la nota porque en veinte minutos habrá una entrevista radial y después otra para la tele. Benjamín acomoda su guitarra a un costado, se cruza de piernas y escucha cada pregunta con paciencia oriental. Está en paz y a la vez en permanente movimiento.

"Para vivir no hay que avisar" cantará en "Debe ser", el primer tema del disco debut que lo tendrá como protagonista en la próxima entrega de los Premios Gardel del 6 de junio, ya que recibió dos nominaciones: por mejor álbum artista masculino pop y mejor álbum nuevo artista pop.

Al citar a "Fanny la fan", ficción protagonizada por Agustina Cherri de inminente estreno en la pantalla de Canal 5, Amadeo describe a Gaspar, su personaje como "un actor muy poco inteligente, que vive de su apariencia y consiguió lo que quería por su imagen, por lo que nunca fue sometido a prueba intelectualmente".

Este Gaspar "que tiene el ego muy mal colocado" está muy lejos de Benjamín Amadeo, que se siente en estado de gracia con una guitarra en la mano, que canta afinado y con buen gusto, que compone baladas mid tempo con aire pop con letras intimistas y autorreferenciales pero que cualquiera puede verse reflejado.

"En verdad, "Vida lejana" lo presento como un concepto pero es como si fuesen dos palabras que alguna vez convivieron y creo que es la primera vez que las veo juntas. Es un concepto inventado que tiene que ver con una manera de pararse frente a la vida, es como un punto de vista", dirá el músico.

Al desentrañar las canciones, de su puño y letra, afloran sentimientos que siempre tuvo a flor de piel: "El estribillo de la canción que da título al disco es un ruego hacia al futuro, que pide que haya una señal que nos despierte y que nos avise cuando estamos confundiendo libertad con soledad, que creo que es mi mayor temor en la vida. La vida lejana es una manera de generarse perspectivas sobre uno mismo para aprender de eso".

La pasión aparece varias veces en el diálogo con el artista. Y atravesando esa pasión están los miedos. Quizá por eso se hace necesario explicar por qué su mayor temor es confundir libertad con soledad, como reza "Vida lejana": "Muero por una señal que brille más cuando confundimos la libertad con soledad".

"Es que son como dos pasiones que pueden destruir algo, es casi como una tragedia griega", afirma. "La búsqueda de la libertad, en algún momento de tu vida, te puede llevar a una soledad profunda y eso me da temor. El hombre solo se muere, eso es biológico".

La muerte, la vida, las grietas que luce en la tapa de su disco (ver aparte) giran una y otra vez. "Para vivir no hay que avisar, así digo en la primera canción del disco ("Debe ser") porque tiene que ver con mi manera de pararme frente al concepto del disco. Y es que yo, durante mucho tiempo, tenía ganas de sacar mi música y mostrar mis canciones", explicó.

Y agrega: "Después de haber editado el disco me di cuenta que no lo hice antes porque no me animaba y comprobé que la mejor manera de vivir es hacer lo que uno siente e ir por ello. Después, como dice el dicho, se gana o se aprende. Yo acá gané y encima aprendí. Así que «para vivir no hay que avisar» es un slogan, pero es un grito de guerra para sentir que uno tiene que hacer lo que quiere y listo, y no pedirle permiso a nadie, ni siquiera a uno mismo".

A lo largo de las 12 canciones de este disco en el que, como aclara Amadeo, "Sony me dio todas las libertades para trabajar", hay desencantos amorosos, angustias y una necesidad de buscar respuestas a preguntas existenciales. "Yo siento que las canciones son lugares en donde uno puede decir cosas que de otra manera no te animás o no encontrás la forma que esas declaraciones queden en el tiempo. La canción es un hermoso lugar para depositar aprendizajes, creo que las canciones son justamente eso", indicó. "Escribo más cerca de la reflexión que de la memoria, más sobre mis aprendizajes que sobre mi historia", agregó.

Como todo artista versátil, a veces hay que decidir entre un camino y otro. "Yo decidí el año pasado. Ahí me dije que si tenía tantas ganas de hacer esto iba a tener que dejar trabajos de lado. Y me bajé de cosas maravillosas, en teatro sobre todo, que en la puta vida hubiese dicho que no. Pero dije «voy a hacer lo que tenga ganas, tengo una única vida»".

Como bien dijo en esta charla, "la vida empieza cuando encontrás tu pasión". Y en esta "única vida", sea lejana o más cercana, Benjamín Amadeo hace lo que se le canta.

Comentarios