Escenario
Lunes 07 de Agosto de 2017

"A veces pesa no llegar a fin de mes, pero la felicidad no tiene precio"

La actriz es la vocalista y compositora de La Rayada, un proyecto que la alejó de las tiras de la TV para incorporarse al mundo del rock

La bella y el rockero. Romina Gaetani, que brilló en TV en "Soy gitano", integra La Rayada con Oscar (Osky) Righi, que se fue de Bersuit en 2016.

Romina Gaetani y Osky Righi se alejaron de los primeros planos para adentrarse en su proyecto musical La Rayada, que presentaron días atrás en La Tangente, de Buenos Aires, con el que no se arrepienten de haber "saltado al vacío". "Estoy muy feliz, nunca la pateé así, ni cuando empecé a actuar. A veces, me pesa no llegar a fin de mes, algo que hace mucho no me pasaba, pero la felicidad no tiene precio", sostuvo Gaetani en una entrevista con Télam, en una frase en la que coincidieron ambos.

Sentado a su lado en un bar de meriendas de Palermo, Righi, ex Bersuit, productor y pareja de la actriz, acotó: "Es el recorrido lógico de un grupo que recién empieza, más allá de los apellidos de cada uno de la banda".

La Rayada tiene su álbum homónimo, editado el año pasado, en el cual presentan una mixtura de estilos que van desde el rock nacional clásico con algunos destellos latinoamericanos de la ex banda de Righi. Con el grupo, además de tocar las canciones de esa placa y sumarle composiciones nuevas, también reinterpretan clásicos de Pescado Rabioso, Los Redondos y Sumo.

"No le encontramos la vuelta a hacer canciones de Charly, pero queremos. También de Calamaro, pero como hay tantos en Argentina... debería haber un grupo que sea Calamaro y sus calamaretis. Yo sería uno, pero por suerte, no canto", comentó risueño el también ex De Bueyes.

Righi, de 56 años, se calificó como un "hombre con suerte" por haber visto Manal en vivo, mientras que Gaetani confesó que "es imposible" no tener esas influencias en la convivencia, aunque aclaró que ella, a los 14, ya escuchaba a Los Redondos.

La dupla compositiva se conoció hace tres años, cuando la actriz le acercó por medio de un amigo unos demos trabajados con Ulises Butrón. Tras estar un año encerrados en el estudio, salieron a la calle a mostrar sus composiciones, aunque no se presentaron tantas veces como las que hubiesen querido.

Sin embargo, con banda nueva (Gaspar Benegas, guitarrista de los Fundamentalistas del Aire Acondicionado) y Roger Cardero (ex Piojos), entre otros, la agenda de La Rayada se empezó llenar. Además de la fecha de La Tangente, el 19 telonearán a La Beriso en Obras, el 9 de septiembre viajarán al Teatro Bar de La Plata y el 21 de ese mes estarán en el Centro Cultural Konex.

En su planes, también, está una gira por el interior, aunque por el momento los llevaría solamente a ellos dos en versión acústica. "No es fácil por los costos", sostuvo el experimentado guitarrista, a lo que su compañera agregó: "De todas formas, lo ideal sería ir con banda. El disco fue pensado de esa manera".

—Empezando de cero, pero con una carrera hecha ¿no sienten temor por haber puesto sus nombres en juego?

Righi: Esto es La Rayada. Si a Babasónicos le sacás el nombre, la gente lo va a escuchar por su música, no por los integrantes. La compañía nos aconsejó que estén nuestras caras en los afiches, pero no era nuestra idea.

Gaetani: No, para nada. Nunca pensé en que ponía mi nombre en juego, fui para adelante y listo.

—Osky, vos tenés una larga trayectoria como productor, ¿cómo la viste a Romina dentro del estudio?

Righi: Yo tengo muchos años en producción y veces se subestima al que no sabe, pero hay que escucharlo, porque por el hecho de no saber te tira algo desestructurado y funciona de forma increíble. Así fuimos probando.

—¿Vos cómo lo sentiste, Romina?

Gaetani: No pensé en nada porque él se me reía todo el tiempo (risas). Me decía a todo que sí, pero después lo mejoraba. El me dejaba jugar y después le ponía su toque. Me quitaba el miedo y los prejuicios de lo que planteaba. Eso sí, yo me creía (Gustavo) Santaolalla (más risas) y él me miraba como si lo fuera. No me cortó nunca el viaje.

— ¿Están preparando segundo disco?

Righi: Todavía no. Tenemos entre 40 o 50 canciones para empezar a dar forma. Pero eso significa que estamos girando poco. Acá sobran canciones por ese motivo y queremos meterle más al vivo.

Gaetani: La convicción de estar contentos de lo que hicimos, pesa. Por eso no hay apuro nuestro para volver al estudio. Si hoy no está la plata para hacerlo como queremos, haremos temas sueltos.

—¿Piensan en sacar un álbum o, como se estila gracias a las nuevas plataformas, a publicar de una o dos canciones y EPs?

Righi: Se puede sacar de a poco, sí, porque esa es la forma de hoy. La gente no se fuma un disco entero. Quizá es mejor dosificarlo. Aunque yo soy de la época de escuchar el disco de punta a punta. Seguimos pensando en cómo atrapar a la gente con el repertorio.

Gaetani: Seguimos pensando en el lado a y el lado b del disco. Yo continúo comprando discos.

—Alguna vez dijeron que La Rayada es como "un salto al vacío". ¿Como sintieron esa caída?

Gaetani: Ese salto continúa todavía (risas), pero con la sensación de no habernos equivocado. No llegamos a ningún lado, pero estamos en camino de hacerlo.

Righi: Todavía no llegamos al vacío, seguimos cayendo. La ola a veces sube y otras baja, por suerte, porque de lo contrario todo sería muy aburrido.


Comentarios