Jueves 24 de julio de 2014
Miércoles, 02 de enero de 2013  01:00 | Escenario

"Ralph, el demoledor", la historia de un villano que se hartó de ser el malo

El filme dirigido por Rich Moore es un homenaje a los videojuegos y se basa en un planteo existencial del protagonista. Se estrena mañana en 3 D en Rosario y es la primera animación del año de Disney.

 

La legión de villanos de videojuegos, con Ralph, el demoledor, a la cabeza, van por otro desafío. Pero Ralph va en busca de su esencia.

"Ralph, el demoledor" es una película de animación basada en el derrotero de un villano. El filme de Disney en 3 D, que se estrena mañana en Rosario, parte de un personaje que se pregunta hasta cuándo tiene que ser un chico malo y por qué no puede haber otro camino. Dirigida por Rich Moore, el mismo realizador de la película de "Los Simpsons" y de "Futurama", el filme es también un homenaje al universo de los videojuegos, un entretenimiento que atraviesa varias generaciones.

"Un joven y alguien que tiene unos 60 años saben lo que es un videojuego, al margen de que lo hayan jugado o no, entonces me pareció que era un momento apropiado para hacer una película inspirada en los videojuegos", dijo el estadounidense Rich Moore en exclusiva para LaCapital, cuando presentó la película en la Argentina en el 27º Festival Internacional de Cine de Mar del Plata.

Ralph es el malvado del videojuego "Repara Félix Jr.". Su misión es destruir la larga pila de ladrillos, que Félix, el reparador, se encargará de volver a levantar, convirtiéndose así en el héroe más querido.

Así como en "Toy Story" los juguetes se corporizaban para desandar la trama, aquí los personajes del videojuego toman vida y plantean sus inquietudes, pero sólo uno tiene planteos existenciales casi mundanos.

Cansado de ser el malo de la historia, Ralph decide tomar el asunto en sus propias y gigantes manos, y se lanza en un viaje a través de las distintas generaciones de videojuegos para demostrarle al mundo que él también puede ser un héroe.

Una de las escenas más divertidas de la película es cuando este gigante de casi tres metros de altura y más de 290 kilos se reúne en una terapia grupal ante villanos de conocidos videos y les confiesa su tristeza más concreta: "Estoy cansado de ser el malo".

"Yo soy un creyente de la terapia, creo en la terapia individual y grupal y sostengo que hay una sanación que surge cuando uno exterioriza los sentimientos, creo en ese tipo de trabajo terapéutico con el paciente. También creo que eso es una fuente para hacer comedia", le dijo Moore a este diario, cuando se lo consultó por qué su personaje plantea sus dudas en una sesión de análisis y si incidió que haya un "boom" de la terapia tanto en la televisión como en el cine.

"Ralph es el malo de un viejo videojuego de los años 80 quien, después de 30 años de jugar el papel que le han asignado, se pregunta «¿Esto es todo?»", dice Moore. "Así que, como muchos de nosotros, trata de resolver un problema interno con una solución externa: él va a intentar ganar una medalla; si tan sólo pudiera ganar una, él piensa que ganará también ese mismo amor y respeto que Félix tiene", agrega el director.

Así, Ralph se embarca en este viaje para tratar de ganar esa medalla. Pero su viaje es más interno, es un desafío, porque quiere comprobar si es posible hacer algo distinto aunque esté programado para otra cosa.

En su recorrido, Ralph conoce a la rigurosa Sargento Calhoun (voz original en inglés de Jane Lynch), del videojuego de acción en primera persona "Hero's Duty", y a la testaruda Vanellope von Schweetz (voz original en inglés de Sarah Silverman), del videojuego de autos de carrera de caramelo "Sugar Rush", que quizás se convierta en su primera amiga verdadera.

Pero todo cambia cuando irrumpe un enemigo mortal que amenaza con destruir el mundo de los videojuegos y a la propia Vanellope. Finalmente, Ralph tendrá la posibilidad de salvar su día, ¿pero podrá hacerlo a tiempo?

John Lasseter, jefe creativo de Pixar y Walt Disney Animation Studios, y productor ejecutivo de "Ralph, el demoledor", dijo: "Una buena película animada, como ésta, hace tres cosas realmente bien". Y enumeró: "Primero, cuenta una historia convincente, que es impredecible y mantiene a los espectadores al borde de sus asientos; segundo, completa la acción con personajes realmente memorables y atractivos, y tercero, sitúa esa historia y a esos personajes en un mundo creíble".

El guionista Phil Johnston va por más, y dice que "Ralph podrá ir a sitios fantásticos y variados, pero siempre se mantiene fiel a sí mismo, incluso cuando su personaje evoluciona".

John C. Reilly, conocido actor de "Pandillas de Nueva York", "Chicago" y "Magnolia", fue el que le dio la voz a Ralph en la versión subtitulada. Y opinó: "Ralph tiene un corazón enorme pero está desacertado. Tiene todas las debilidades de una persona real, pese a que es un personaje de videojuego. Tiene buenas intenciones, pero las lleva delante equivocadamente. Al final, se da cuenta de lo que realmente significa ser un héroe".

certifica.com