Escenario
Domingo 05 de Marzo de 2017

"15 años de revista", un premio a la audacia y a la perseverancia

El director y productor Manuel Cansino festeja sus "15 años de revista" en el teatro Mateo Booz.

Luego de ver los dos espectáculos que comprende "15 años de revista" resta saber el destinatario cierto de los aplausos del final. ¿Es para la quijotada del director y productor Manuel Cansino de hacer 15 temporadas teatrales en Rosario? ¿O para los artistas que lo acompañan? ¿Para el cuerpo de baile? ¿O para los variados elencos que convocó durante tantos años? ¿O para los propios rosarinos que llenaron una y otra vez la sala Mateo Booz y otras? La respuesta quizás sea innecesaria ante la simbiosis de entre aquellos que hacen todo lo posible para gustar y divertir y quienes se avienen a disfrutar de una noche de revista. El contrato es tácito pero es riguroso: artistas locales en un contexto duro. Y si la idea puede parecer prejuiciosa, no lo es, porque el arte de ofrecer arte está intacto.

   Así cada 15 días hasta junio habrá en la cartelera rosarina un show ágil, bien ensayado, con cómicos de excelente talla, tangos, canciones románticas, bailes y luces, un escenario chico para su mayor despliegue, participación del público y un final a toda pompa.

Una semana. La primera de las revistas estrenada está prácticamente montada sobre el enorme profesionalismo que, a esta altura de su trayectoria, ha sabido cultivar Gachy Roldán. En cualquiera de sus roles, como presentadora, capocómica, actriz, animadora y hasta como bailarina, la intérprete siempre garpa. Y aunque su monólogo suene y huela un poco procaz, su sólida presencia escénica y su simpatía hipnotizan a una platea que invariablemente responde con risas y aplausos.

   La acompaña, como en la vida real, Roberto Moyano, quien, como debe ser, se luce cuando actúa y protagoniza un sketch junto al periodista de espectáculos Juan Junco, quien hace de actor luego de relatar un racconto de bloopers de la TV argentina de los últimos 15 años en pantalla gigante.

   Poroto para Silvana Michelini que es exactamente lo contrario de las ninini (ni canta, ni baila, ni actúa) de la actual escena revisteril criolla, y sorprende con su interpretación musical, su torneadísimo cuerpo y su calma belleza.

La otra. Por su parte, con una semana de diferencia, es Mariana Mignaco quien deja sin aliento a la platea masculina (y a los otros sexos también). Por su formación de bailarina, la vedette destaca aún más en los cuadros musicales.

   Ambas están flanqueadas por un cuerpo de baile efectivo, plástico y expresivo con coreografías a cargo de Paola Alaniz e integrado por Noelia Barale, Lisandro García, Helena Vittar, Jorge Albarado, Florencia Amigo, Mariano Guerrero y Noelia Giuntoli, quienes sólo repiten el cuadro del final.

   En el segundo elenco impone su personalidad y su voz el cantor Alejandro Mustafá, a lo mejor el más popular de la escena tanguera rosarina. El Turco emociona con sentidas versiones, entre otras, de "Decime bandoneón" y "Naranjo en flor".

   Y si bien el humor corre por cuenta de experimentadas actrices como Liliana Gioia y Ana María Di Francesco, quien se lleva la gran ovación de la noche es Aníbal Benítez. El imitador, conocido por sus intervenciones en La Ocho, hace las veces de maestro de ceremonias y la rompe con personajes archiconocidos y otros no tanto. Los acompaña el contador devenido en conductor radial Quique Rubicondi.

Las dos. Sin ánimo de comparar, la primera revista es más cómica, asentada en la inagotable veta humorística de la pareja Roldán-Moyano, que hasta moderan un concurso de baile con los espectadores, mientras que la segunda es más humorístico-musical.

   Cabe señalar el inusitado, colorido y cuidado despliegue de vestuario que va cambiando acto tras acto y un cronometrado timing que los encadena.

   Hasta con un cuidado guión que trata de no afectar los derechos de la mujer, con la dificultad que el género acucia, las revistas son un reconocimiento a 15 años de trabajo, valentía y arte. Y los aplausos también.

Comentarios