El Mundo
Martes 10 de Mayo de 2016

Escalada de declaraciones entre Bolivia y Chile por un conflicto sobre aguas

El ministro de Defensa chileno, José Antonio Gómez, llamó al presidente boliviano Evo Morales a "preocuparse" por sus propias fronteras.

El ministro de Defensa chileno, José Antonio Gómez, llamó al presidente boliviano Evo Morales a "preocuparse" por sus propias fronteras, luego de que La Paz denunciara un despliegue militar de Chile cerca del límite que separa a ambos países, en conflicto limítrofe y con una causa abierta ante los tribunales internacionales.

"Que él se preocupe de sus fronteras y nosotros nos preocuparemos de las nuestras", respondió Gómez en tono desafiante al mandatario boliviano, quien reiteró las denuncias hechas el fin de semana sobre un despliegue militar de Chile en la región de Cariquima, a unos 15 kilómetros del límite fronterizo con Bolivia y por donde fluyen las aguas del río Silala, que abastecen al norte chileno.Morales ha planteado un nuevo litigio por las aguas del Silala, extremando las ya existentes tensiones con Chile.

Morales había informado que el despliegue chileno se inició en abril e incluye la instalación de un sistema de defensa de misiles tierra-aire y tanques. "Hemos sido claros en el mundo de tener una visión de paz, no queremos conflictos y el único que genera conflicto es el señor Morales respecto de Chile, nosotros tenemos la tranquilidad y seguiremos en ese camino", agregó el ministro de Defensa chileno.

Gómez admitió que su país tiene "algunas fuerzas desplegadas" en la zona, pero aclaró que no son regimientos sino "unidades" que trabajan "en prestaciones de salud, en colaboraciones en el ámbito de la ingeniería, construyendo caminos". También dijo que esa presencia militar ha logrado evitar que ingresen delincuentes desde Bolivia a robar vehículos a Chile.

Las acusaciones de Morales coinciden con una nueva demanda contra Chile ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya por parte de Bolivia, esta vez por el uso de las aguas del río Silala, nacidas de vertientes ubicadas en el departamento boliviano de Potosí y que cruzan hacia territorio chileno.

La CIJ también tramita un litigio iniciado asimismo por Bolivia para que el tribunal obligue a Chile a negociar un acceso boliviano al océano Pacífico. Chile debe presentar una respuesta antes del 25 de julio ante La Haya.

Ambos países mantienen sus relaciones diplomáticas suspendidas a nivel de embajadores desde 1978, después de que fracasaran las negociaciones que llevaban adelante los dictadores Hugo Banzer y Augusto Pinochet para encontrar una solución a la demanda de La Paz de una salida al mar. El diferendo se arrastra desde el siglo XIX.

Comentarios