Edición Impresa
Miércoles 07 de Diciembre de 2011

Escándalos y acuerdos como despedida del año

El Concejo Municipal cierra 2011 en estado de efervescencia política y con un oficialismo inmerso en la búsqueda de acuerdos que garanticen gobernabilidad para los días por venir después del 10 de diciembre.

Una exploración que también procura restañar las heridas que dejaron las diferencias internas en el socialismo. Lesiones que quedaron expuestas como nunca antes.

Después de una cita preparatoria que quedó marcada a fuego por el escándalo que detonó el PRO, el oficialismo reintentará darle luz verde a la cesión de facultades a Mónica Fein para que, una vez al frente del Palacio de los Leones, pueda aumentar el precio del pasaje en ómnibus en la ciudad.

Aunque el escenario será distinto al del jueves pasado: por un lado, el socialismo habría templado los ánimos de por lo menos dos de los tres referentes del PS que pusieron reparos al proyecto.

Paralelamente, en los pasillos del Palacio Vasallo nadie dudaba ayer acerca de que referentes de la oposición esta vez darán quórum.

Pero las lenguas más filosas aconsejaron seguir de cerca los movimientos del PRO y de figuras radicales. Y atribuyeron los nuevos posicionamientos a los nombres elegidos para completar los casilleros vacantes debajo de las principales autoridades del próximo cuerpo legislativo.

Lo que alumbren las pocas sesiones restantes tal vez devele un nuevo entramado de alianzas.

Comentarios