Edición Impresa
Martes 23 de Octubre de 2012

Esa Dana de aquí cerquita

Mirta Busnelli tiene esa extraña capacidad de ser versátil y a la vez ser siempre ella misma.

Mirta Busnelli tiene esa extraña capacidad de ser versátil y a la vez ser siempre ella misma. Puede mutar en varios personajes, como cuando despuntó en "Matrimonios y algo más" en la década del 80, cuando pasó por "Pan caliente" en los 90 o se lució como la madama de "Disputas" en 2003. También fue logrado el personaje de "Una familia especial", cuando trocó en una extraterrestre, o el de "Los exitosos Pells", como una directiva de un poderoso medio. Pero en "Graduados" Busnelli está a sus anchas. Dana es adicta al juego, madre sobreprotectora, es la que dice y hace siempre lo que no debería decir y hacer en la familia Goddzer. Y sus hijos la sufren, aunque ella les tape la boca, literalmente, con los exquisitos platos judíos que prepara como buena idishe mame que es. Dana sorprende siempre, o con una parálisis facial producto de una crisis nerviosa, o con su rostro estirado por un tratamiento antiarrugas. Y atrás de esa máscara, capaz de asustarse con la villana que compone Isabel Macedo, o de llorar porque su Elías la engaña, aparece Mirta Busnelli. Versátil como siempre, pero por sobre todo tan entrañable y tan cercana. Y ahí está su secreto. En sus criaturas tan reconocibles están las otras Dana de aquí a la vuelta.
 

Comentarios