La ciudad
Sábado 14 de Enero de 2017

"Es una mujer desesperada que no sabía qué más hacer para estar con su hijo"

La familia de la madre que fue acusada por intento de homicidio del nene y su padre, denunció que es víctima de acoso y violencia.

"Parece que ella es una loca que salió a tirar tiros. Pero es realmente una mujer desesperada que no sabía qué más hacer para estar con su hijo", señaló ayer Ayelén, la hermana de Natalia R., imputada por el intento de homicidio de su hijo Dylan, de 14 años. La familia de la madre del niño salió a desmentir al padre y aseguró que su hermana y la familia son víctimas de acoso y violencia desde hace cinco años. Emanuel Edgardo Gavilán, por su parte, consideró que, en este momento, "la única víctima es Dylan".

   "Lo que existe y está son estos hechos concretos", resaltó. Cabe señalar que el padre tiene la tenencia legal del niño tras ocho meses de disputa judicial en la que la madre terminó con una orden de restricción de acercamiento a su hijo. El nene, que el martes por la noche recibió un tiro en la cabeza, continúa internado en estado crítico aunque evoluciona favorablemente.

   Ayelén habló con cautela y seguridad. Advirtió, primero, que todavía no pudo comunicarse con su hermana. "Ella está incomunicada y no sabemos con exactitud qué fue lo que pasó esa noche", dijo, en referencia al martes pasado, cuando Dylan recibió un balazo en la cabeza mientras sus padres se enfrentaban.

"Mi hermana estaba desesperada porque él no le dejaba ver a su hijo. El nene está manipulado. El pidió quedarse con el padre, pero fue porque el papá le decía que estaba solo, que no tiene a nadie más", contó.

   El testimonio de Ayelén no aparece sólo para defender a su hermana por los hechos del martes, sino también para pedir que su versión de la historia también tenga un lugar en las crónicas de esta semana. El relato de la tía de Dylan habla de cinco años de violencia y acoso. "El es muy celoso, posesivo. La manipulaba y amenazaba con hacerle algo a sus hijos o nosotros". Ayelén aseguró que Natalia y su familia denunciaron más de una vez a Gavilán. "Ahora estamos muy asustados, tenemos miedo que haya represalias. Hasta pensamos en mudarnos porque no sabemos qué puede hacer él".

   En tanto, Emmanuel Edgardo Gavilán, el papá de Dylan, se corrió de la denuncia. "Los hechos muestran la realidad, me ahorran mil palabras", consideró, haciendo referencia no sólo al estado crítico de su hijo sino también a las pruebas judiciales que le dieron la tenencia legal del nene y le pusieron una restricción a la madre. "Parece que quieren justificar o remediar lo irremediable. Lo cierto es que la única víctima acá es Dylan y hay que respetarlo en este momento tan delicado".

El peor desenlace    

La reconstrucción del hecho indica que Natalia llegó el martes por la noche a la casa donde viven Gavilán y Dylan, en Paraguay al 6400. La mujer reclamaba a los gritos por la casa, según contó su ex marido, y estaba acompañada por otros tres hombres que se desplazaban en una moto y un Volkswagen Bora negro. Según el testimonio de Gavilán, uno de ellos se apeó de la moto, arma en mano, y se peleó con él cuerpo a cuerpo. Quien manejaba ese rodado desapareció rápidamente de escena. Gavilán cree que su contrincante fue uno de los que disparó, pero luego bajó otro muchacho armado del Bora, que también habría gatillado y que todavía permanece prófugo.

   En la audiencia imputativa, la fiscal Marisol Fabbro acusó a la madre del nene y a Sergio G., la actual pareja de la mujer, de "haber intentado dar muerte en forma intencional a Dylan Emanuel Gavilán (el chico) y a Emanuel Edgardo Gavilán (su papá)" mediante "el uso de sendas armas de fuego".

A Sergio G., la fiscal le atribuyó haber efectuado uno de los disparos, pero a la vez afirmó que del Bora descendió otro hombre "no identificado y con una segunda arma" que efectuó "dos disparos". "Esto ocurre cuando Dylan sale de su domicilio al escuchar la discusión entre sus padres", sostuvo Fabbro.

La historia ya se conoce: terminó con el chico herido "en el cráneo con orificio de entrada y salida y pérdida de masa encefálica" y el padre con una lesión "cortante por el roce de una bala". Fabbro imputó a la mujer "tentativa de homicidio calificado por el vínculo" y a su actual pareja "tentativa de homicidio agravado por el uso de arma de fuego en concurso con portación de arma de fuego".

   Antes de este dramático episodio, Gavilán fue blanco de otros cuatro ataques que adjudica a su ex: tres a tiros (dos sobre su casa y uno sobre el auto) y otro a piedrazos (también sobre las ventanas del hogar). Los incidentes fueron denunciados oportunamente en la seccional 20ª y en la Fiscalía. Gavilán tiene desde unos meses la tenencia de Dylan. La Justicia y el padre indicaron más de una vez que el nene había elegido vivir con él. Sobre la madre pesa una restricción de acercamiento a la casa familiar.

Comentarios