Escenario
Viernes 17 de Junio de 2016

"Es un sueño hecho realidad"

Mariano Castro, voz de la banda, habla del auge del reggae y el poder de sus canciones. Hoy presenta "10 años" en Club Brown.

Al identificarlo con sus largas rastas por la calle le gritan "Dridmarái" y él, con cierta timidez, saluda con un gesto cordial, se acomoda su gorra gigante y sigue su camino.

   Mariano Castro, de él se trata, es la voz y el alma de Dread Mar I, el grupo de reggae que hoy llega a la ciudad para presentar "10 años".

El show comenzará a las 22 en Club Brown (avenida Francia y Brown), con una previa de lujo a cargo de Mamita Peyote, tras lo cual subirá a escena la misma banda que deslumbró a propios y extraños en el Planetario porteño en septiembre pasado.

De ese encuentro nació el CD y DVD que reúne lo mejor de la discografía del grupo, con clásicos como "Tu sin mí", "Nada" y el bonus track "Hoja en blanco", que es un vallenato adaptado a la cadencia jamaiquina.

   El hombre de las rastas largas dice que siempre graba lo que le gusta pero también lo que sabe que va a "poder defender"; afirma que trata de "sumar y no de restar"; que disfruta cantar en contra de los poderosos, pero no de los partidos políticos porque se identifica como un "chabón apolítico".

Y asegura que no se ve fuera de su grupo de reggae, pero que no dudaría en cantar, como invitado, algún tema de folclore, una ranchera o un rock. "Trato de ser más abierto", dice Castro, y sigue su camino, una vez más.

   "Soy un poco de escaparle a las notas, porque siempre fui un poco vago, o no vago, sino que no encuentro interesante lo que pueda llegar a decir, es muy loco, pero es así", afirma en el arranque del diálogo con Escenario.

   Todavía está sorprendido por la respuesta que tienen sus canciones, cuyas letras van de lo eminentemente romántico a mensajes contestatarios hacia el poder político y económico mundial.

   Y más allá de las creencias de cada uno, sus fans responden al unísono también cundo Castro le agradece en sus canciones a Jah, que es como se lo llama a Dios en la cultura rastafari: "La verdad es que cuando empecé a cantar esas canciones quedaba impactado con la respuesta de la gente, porque es algo bastante personal. Pero si escuchás reggae es muy común que se hable de eso, y cuando la gente empezó a investigar un poco vio que Jah es la abreviación de Jehová, y estamos hablando todos de lo mismo, estamos hablando de un solo Dios".

   Y amplió: "Las religiones son ramificaciones, la gente se ve reflejada y lo lleva para su culto, lo lleva para Cristo, lo lleva para Buda, lo lleva para quien quiera. Yo le estoy hablando a Dios y Dios es universal".

   "De qué me vas a hablar" y "Promesas", temas muy celebrados en este material en vivo, expresan un malestar claro hacia la perversidad del poder. "Yo le hablo a los líderes del mundo, no le hablo a la gente que está trabajando para ver si pueden cambiar las cosas. Veo que hay cinco o siete familias que son la dueñas del mundo y se juntan una vez al año para decidir qué va a pasar. La gente no está instruida y no sabe lo que pasa, no conoce a los Illuminati, no conoce a los masones. Le podés echar la culpa al que tenés delante de tu nariz pero ellos responden a los que manejan todo de verdad. Les canto a esa gente y no a un partido político argentino", indicó.

   Para Mariano Castro es "un prejuicio" pensar que el reggae suena todo igual, como rezan los detractores del género. "Si vos te ponés a pensar, el rock también puede sonar todo igual y el garage también, ¿y qué tiene que ver eso? Está el que toca de una forma y el que escribe de otra y la canción te cautiva o no, así funcionó siempre", destacó el músico que en sus inicios fue corista de Los Cafres.

"Los primeros discos de los Stones suenan muy igual y están rebuenos -agregó- inclusive los Beatles también y las 1500 bandas beatle que salieron después también sonaban igual. Una canción es una canción y a la gente le gusta o no le gusta, ése es el filtro y es lo que pasa, sea el género que sea".

   Lejos de los tiempos en que había que remarla para llenar un teatro, Dread Mar I surfea la ola reggae y disfruta el momento: "Hoy el género gana premios y hasta tenemos un rubro en Capif (N de la R: se refiere a la cámara de producciones discográficas que distingue con los Premios Gardel). Antes tocábamos todas las bandas de reggae más fuertes juntas en un teatro para 400 personas, metíamos 100 y teníamos que juntar plata para pagar el sonido. Hoy, gracias a bandas como Los Cafres, Mensajeros, Nuevas Raíces, Riddim, Dancing Mood, Resistencia Suburbana, que lucharon tanto por el género que amamos, la gente elige el reggae. Es un sueño hecho realidad".

Comentarios