Edición Impresa
Domingo 21 de Septiembre de 2008

Es un apostolado

Los deportistas amateurs suelen sentirse muy desatendidos por el Estado y sus autoridades. En estos días, por ejemplo, un rosarino que participó en los Juegos Olímpicos de Beijing estaba más que enojado porque le tocó hacer una cola larguísima...

Los deportistas amateurs suelen sentirse muy desatendidos por el Estado y sus autoridades. En estos días, por ejemplo, un rosarino que participó en los Juegos Olímpicos de Beijing estaba más que enojado con el municipio local porque le tocó hacer una cola larguísima para cobrar la magra suma que percibe en concepto de subsidio. El hombre tenía todos los fundamentos del mundo para poner el grito en el cielo. Y encima que le pagan muy poco, tuvo que perder casi todo el día en un trámite tan engorroso como injusto. Esperemos que no se enoje demasiado, porque a la hora de los bifes tiene con qué jugar.

Medialunas jocosas

 

Los periodistas que concurren cotidianamente a la panadería céntrica para saciar su apetito ya lo tienen bien identificado: el hombre que atiende la caja y se mueve como si fuera el dueño es uno de los integrantes del notable grupo humorístico Lo Lumvrise. Después de todo, es lógico: en Rosario el arte nunca alcanzó para vivir.

Comentarios