Edición Impresa
Domingo 21 de Julio de 2013

Es la política, estúpido

"La gente no quiere ni leer ni escuchar de política". Esta frase, es una de las más repetidas en las redacciones periodísticas y en las oficinas de los consultores de encuestas más encumbrados del país.

"La gente no quiere ni leer ni escuchar de política". Esta frase, es una de las más repetidas en las redacciones periodísticas y en las oficinas de los consultores de encuestas más encumbrados del país. Será por eso que la campaña electoral previa a las primarias de agosto aparece, especialmente a nivel nacional, tan lavada de ideas de fondo y, sobre todo, de definiciones contundentes de sus protagonistas.

Parece haberse instalado un clima de ecumenismo de la "buena onda" en donde rinde más decir que no se gusta de la confrontación y del debate sino en cambio de la concordia y la sonrisa compañera. Los candidatos se parecen más a pastores de cierre de transmisión televisiva que a aspirantes a funcionarios con ganas de ponerle sangre a lo que piensan. Si este va a ser el denominador común antes del momento crucial de la democracia como es el voto, estamos en problemas.

Debatir es la base de la construcción de un pensamiento no dogmático. Confrontar es el modo de ver, negro sobre blanco, quién es algo más que una propuesta de imagen y marketing. Y debate y confrontación tiene un significado mucho más amplio que el que se le quiso atribuir en estos diez años desde un atril. Implica tener pasión por lo que se dice, es cierto, pero humildad democrática para admitir cambios en las opiniones frente a posiciones distintas, minoritarias o, incluso, mejores que las propias.

Sería bueno que los ciudadanos de a pie nos resistamos a este lavado superficial de contenidos caracterizado por creer que gobernar o aspirar a hacerlo es tomar mate en cámara, hablar del abuelo carpintero o recordar el esfuerzo que implicó superar una enfermedad difícil. Esto es el reinado de lo insustancial, tan propio de algunos medios de comunicación que sólo se fijan en el rating minuto a minuto. Valdría la pena reclamar cada dos años que se escuchen ideas, propuestas y exhibiciones de conocimientos serios. Si esto implica cierto tedio en la atención por unos días, bien lo vale para evitar un vacío existencial futuro de los representantes populares que prefieren calentar sus bancas sin que en campaña sepamos qué piensan.

La imagen PRO. "Gaby va a ganar holgadamente en Capital. El «Torito» va ser una sorpresa en Entre Ríos y el «Colorado» viene creciendo mucho en La Pampa. La «Coneja», además, ya está arañando los dos dígitos en Córdoba. Venimos bien. Va a ser una buena elección para nosotros". El que habla de esta forma es uno de los ministros de Mauricio Macri quien alterna entre mostrar números de encuestas y exhibir slides, renders y donwloads del nuevo sistema de transporte en la Capital Federal, con carriles exclusivos en la avenida 9 de julio. Es "muy PRO" usar un lenguaje que no descarte los anglicismos y los sobrentendidos cariñosos por los correligionarios, aunque se abuse de la metáfora zoológica. Por si hiciera falta, Gaby es Michetti, Alfredo de Angeli es el torito, la Coneja es Héctor Baldassi y el Colorado es Carlos Mc Allister.

Sin embargo, es llamativo que este hombre fuerte del gobierno municipal porteño omita todo comentario espontáneo sobre la expectativa en Santa Fe por Miguel del Sel. Entonces, se le pregunta expresamente y quien ocupa uno de los despachos que da sobre calle Bolívar apenas si dice "ahí la vamos peleando".

Como se dijo en estas crónicas, la relación entre el ex Midachi y los popes de su partido no parece pasar por su mejor momento. Es difícil entender el porqué ya que, luego de la elección de hace dos años, Del Sel era el niño mimado del PRO al punto de tener que repartirse para posar en fotos con todos los dirigentes nacionales del partido. Desde Capital se explica que molestó que el actor que casi fue gobernador se haya "cortado demasiado solo" en el armado de su lista al punto de omitir los consejos que se le daban. El partido de Macri posee una impactante estructura de funcionarios de análisis de imagen y estrategias de comunicación que estudian día a día los comportamientos y preferencias de los ciudadanos y casi no habilita una declaración de sus funcionarios si no está testeado antes en una encuesta o "focus group" preparado al efecto. Y a hoy, hay que decirlo, las encuestas no favorecen esperanzas ambiciosas respecto de lo que pueda pasar el 11 de agosto. "Miguel entra seguro en octubre", se limitan a decir estos especialistas.

Trasladado al escenario nacional, esta agrupación política cree que los comicios de dentro de 20 días no arrojarán ganadores rotundos. "Cristina tuvo un rapto de lucidez entre tanta obcecación y eligió en Martín Insaurralde a un buen candidato entre lo que tenía para el distrito más poblado. Puede juntar votos para evitar la derrota vergonzante ya que sabe administrar y enfrentar las preguntas. Las otras opciones de ella, daban pena", confiesa el mismo ministro de Macri. "Sergio Massa va a ganar pero no va a arrasar", suelta con un cierto rencor por las gambetas que le hace el intendente de Tigre a Macri para no quedar pegado. "El radicalismo se va a hacer fuerte en Mendoza, se va a consolidar en el Frente de Capital y Santa Fe y va a ser un digno papel en provincia de Buenos Aires.", concluye el mismo funcionario.

Más allá de las intencionalidades de quien habla en reserva, si esto se cumple, el sucesor de Cristina para el 2015 no surgirá nítido luego de agosto. Daniel Scioli, desconocido en sus tajantes definiciones de estos días para opacar la "estelaridad de Tigre", el mismo Massa, algún gobernador peronista y hasta Julio Cobos o Hermes Binner mantendrán sus expectativas electorales. Un escenario nada negativo para la presidente que, luego de octubre, deberá imaginar sus dos últimos años de gobierno con algo más que los parches a los sopapos de Guillermo Moreno para abordar temas irresueltos como la inflación, la inseguridad o el temor a la pérdida del empleo. A la sazón, de lo que debería debatirse, en serio, en esta campaña tan "light".

 

Comentarios