Edición Impresa
Sábado 17 de Marzo de 2012

"Es imposible que un chico aprenda ocho siglos de historia en un año"

Tres profesoras de la disciplina analizan el impacto de la reforma curricular que ya se aplica en el secundario provincial

"Es imposible que un chico aprenda ocho siglos de historia en un solo año, y que nosotros podamos enseñar eso". Las que hablan son las profesoras de historia Leticia Bereciartua, Beatriz Argiroffo y Claudia Etcharry, y que advierten sobre los cambios que ya se aplican en el secundario santafesino. En síntesis, explican, que "ahora hay que dar en un año lo que antes se enseñaba en cinco". El caso de esta disciplina es testigo del cuestionamiento general que se hace a la reforma curricular para las escuelas de Santa Fe. La queja está instalada en la paritaria docente y ya llegó a los legisladores.

Desde este ciclo, los dos primeros años de las escuelas medias, técnicas y artísticas provinciales cuentan con un nuevo plan de estudio. La aprobación del mismo se hizo bajo no pocas críticas y quejas -continúan- desde el sector de los educadores. Entre ellos están los profesores de historia, que al conocer que la enseñanza de esta materia desaparecía del primer año, se concentraba en segundo y el resto de lo que queda de la secundaria es por ahora una incógnita, hicieron público este reclamo.

Beatriz, Leticia y Claudia acceden a dialogar con La Capital sobre lo que pasa con esta enseñanza en la provincia, pero la charla necesariamente se extiende a la situación general del secundario, donde aseguran que la consigna más escuchada por estos días es "hay que hacer lo que se pueda".

Entre los documentos que aportan para sustentar cada palabra, están los llamados "NAP" (Núcleos de Aprendizajes Prioritarios), algo así como lo que los chicos sí o sí tienen que aprender. La sorpresa es mayúscula al ver que, de acuerdo a lo aprobado por el Ministerio de Educación de Santa Fe, un chico que hoy está en 2º año del secundario tendrá que estudiar desde el siglo XIII, arrancando con los pueblos originarios americanos hasta el siglo XXI, con la crisis de 2001 en la Argentina. En el medio figuran temas como las revoluciones burguesas de Europa y de América, la expansión del capitalismo, las guerras mundiales, la historia argentina desde la conquista, dictaduras y neoliberalismo, por citar unos pocos contenidos y no asustar.

Llamativo. "El chico no puede aprender todo eso ni nosotros lo podemos dar. Es una barbaridad pretender enseñar ocho siglos de historia a un alumno de 14 años", coinciden entonces las tres educadoras y avanzan sobre lo que consideran llamativo de esta reforma: "Pusieron en el segundo año todo lo que se daba en historia de 1º a 5º año. Es una cantidad de conocimientos imposibles de acceder en ese tiempo. Atenta contra la construcción progresiva y la gradualidad de los mismos".

Aclaran que otros diseños curriculares "como en los de la provincia de Buenos Aires los chicos tienen historia de 1º a 5º año". "Con lo dispuesto en Santa Fe -explican- se los perjudica porque se comprimen los contenidos, se «amontonan» en un año. Y este no es sólo un problema con historia".

La reforma para el secundario en la provincia aún no está cerrada. Sólo abarca los dos primeros años. Lo que sigue es aún una incógnita y una preocupación llena de sospechas para los docentes.

"Todos los contenidos de historia que Nación establece para dar en toda la secundaria como contenidos mínimos y comunes para todo el país, en la provincia de Santa Fe está todo en un solo año. Y como desconocemos -dicen- qué pasará de 3º a 5º nos parece sospechoso que se dé todo junto".

Marcas. Beatriz Argiroffo enseña en el Nacional Nº 1, en el Norma 2 y en la Media N º 448 de Villa Gobernador Gálvez; Claudia Etcharry en el Nacional 2 y en la Escuela Media Luis María Drago, ambas superan los 20 años de antigüedad en la docencia. Leticia dicta sus clases en el Normal 1 y en la Técnica 2, y cuenta con 4 años en la enseñanza.

Las tres consideran que estos cambios no pasarán sin dejar marcas en los chicos, por eso piden reflexionar "sobre el perjuicio que se les ocasiona". Advierten que lo que queda por hacer es "recortar contenidos" y cada escuela darse la estrategia que mejor considere para afrontar semejante currícula. "La provincia quiere que demos todo, pero no es lo que pasa ni va a pasar en la realidad", expresan anticipando que lo que se generará es una situación de escena, "de decir que se enseña tal cosa, cuando en realidad eso no ocurrirá".

Las profesoras se lamentan que se pierdan espacios para el debate profundo con los chicos, de problematizar y abundar en fechas y aniversarios tan cruciales para la educación como el 24 de Marzo (Día de la Verdad y la Memoria), el Bicentenario de la creación de la Bandera o el aniversario de Malvinas.

"Por ejemplo, el Ministerio propone trabajar «Belgrano en imágenes», y la verdad es que más que imágenes - aunque las mismas puedan ser útiles- hace falta que los chicos aprendan contenidos, que hagan un trabajo analítico y eso demanda tiempo", cuestionan.

De la mano de estos cambios en los planes de estudio llegan los problemas de la asignación de horas cátedra en las secundarias. Al respecto, las educadoras aseguran que muchos profesores están siendo asignados para áreas en las que no están preparados para enseñar. Una situación que rememora lo vivido con la ley federal, cuando llegó la hora del polimodal.

Citan el ejemplo de los "seminarios" (incorporados con esta reforma y que son sobre ciencias sociales, laboratorio de ciencias naturales, taller de economía y administración y lengua extranjera adicional) que afirman funcionan "tipo bolsa de trabajo", ya que se arman no siempre con los profesores competentes para el tema "sino con los que quedan dando vuelta".

También el caso de las "Rondas de convivencia" sumadas a la currícula santafesina, "donde también irá a parar el sobrante del sobrante de los docentes", aseguran.

"Es decir toda esta situación lleva a que cada escuela haga lo que pueda, y la verdad es que esto es una chantada hacia la comunidad", sentencian.

Dejar la soberbia. ¿Cómo se sale de esta situación? Las profesoras integran además un grupo más numeroso de educadores y estudiantes que se han manifestado públicamente contra estos cambios, incluso el jueves pasado llevaron por escrito la queja a los legisladores. Consideran que la clave está en "frenar estos cambios", y dicen más: "El Ministerio tiene que salir de la soberbia, de la sordera, abrir un debate con los que saben. Debería ser el garante de la educación, sin embargo tenemos que estar los docentes movilizados para garantizarles a los chicos este derecho. De esto se sale estudiando, investigando, llamando al que sabe, a gente idónea".

"En la escuela estamos vendiendo una mentira, queremos saber quiénes escribieron esto (por los contenidos de historia), porque los que los redactaron están en el anonimato, y nos subestiman", indican y añaden: "La ministra de Educación (Letizia) Mengarelli dijo que esta reforma es «costo cero», eso será para las arcas de la provincia, porque esto tiene un costo social muy caro".

La charla se cierra con una emotiva y valiosa confesión que expresa Beatriz, y que comparte Claudia, donde le ganan las lágrimas. "Yo sigo enseñando historia, no perdí ninguna hora, tengo mis horarios acomodados, es decir no tengo problemas laborales, lo que a mí me mueve es saber que me maté más de la mitad de lo que llevo de mi vida para prepararme, no dejé de estudiar nunca, pongo el mejor tiempo, porque soy conciente de la función social que tiene la educación, por eso duele ver cómo se destruye la educación de Santa Fe".

Comentarios