Edición Impresa
Sábado 28 de Noviembre de 2015

"Es el que resiste un archivo, por sus convicciones, honestidad y valentía"

"Conozco a Osvaldo Bayer hace años. Tuve el honor de que prologara cuatro de mis libros. Participé junto a él en numerosos paneles, conferencias e incluso hicimos viajes juntos para dar charlas en diferentes lugares del país", indica el psicólogo e investigador Marcelo Valko.

"Conozco a Osvaldo Bayer hace años. Tuve el honor de que prologara cuatro de mis libros. Participé junto a él en numerosos paneles, conferencias e incluso hicimos viajes juntos para dar charlas en diferentes lugares del país", indica el psicólogo e investigador Marcelo Valko.

"Puedo afirmar con total seguridad que este socialista libertario que va camino a los 89 años es un Maestro con mayúscula. Como todos sabemos, con sus libros, los guiones de sus películas, sus investigaciones periodísticas contribuyó a educar a varias generaciones", dice a LaCapital Valko, autor de los libros "Cazadores de poder" (2015), "Viajes hacia Osvaldo Bayer: Anecdotario", "Ciudades malditas ciudades perdidas" (2012), "Pedagogía de la desmemoria" (2010), "Los indios invisibles del Malón de la Paz" (2007) y "Desmonumentar a Roca" (2013), entre otras obras y ensayos publicados.

"Sin embargo —agrega—, deseo hacer hincapié en otro aspecto esencial. Si por un momento dejamos de lados sus valiosos escritos y nos centramos en su vida, cualquiera que lo conoce de cerca advierte que el educador sigue estando".

También señala que "semejante cualidad no sucede con otros escritores. Pero, en su caso, si obviamos lo trascendente de su obra, el Maestro no se evapora. Bayer es un caso curioso, o quizás debería emplear el término excepcional".

Vida ejemplar. "El aspecto central de Bayer como educador, es su vida ejemplar al servicio de la verdad y la justicia. Jamás claudicó en ese empeño. Como sabemos, le costó el exilio debido a las amenazas de muerte en tiempos de Isabelita y la Triple A", remarca su colega..

Valko sostiene: "Tantas veces escuchamos decir que nadie resiste un archivo. En su caso, podemos rastrear para atrás el tiempo que se nos ocurra y no lo pescaremos infraganti como a tantos intelectuales dando volteretas políticas, panquequeadas ideológicas y arrastrándose por un cargo. Bayer se mantuvo firme en sus convicciones: honesto, valiente, humilde, íntegro y austero."

El investigador y compinche de Bayer, resalta que "para comprobarlo, basta ingresar un minuto a su hogar de toda la vida, a su casa modesta, espartana y visitada por tantos jóvenes".

Valko también admite que "en ocasiones se molesta conmigo cuando lo llamo Maestro. Entonces me de dice que no es para tanto. Pero yo estoy seguro que sí, estoy convencido que es para tanto porque Osvaldo Bayer es un educador nato, un Maestro de vida ".

Desmonumentar. Bayer ha impulsado una campaña para difundir la historia del general Julio Argentino Roca y reemplazar sus monumentos y cambiar los nombre de calles del país que lo recuerdan. Con su amigo y compañero de trabajo, el investigador y psicólogo, Marcelo Valko (ver aparte), recorren el país con charlas y actos para promover la concientización sobre la historia del militar. Reclama que el enorme monumento que se levanta a 90 metros del histórico Cabildo porteño, sobre Diagonal Sur, sea reemplazado por un homenaje a la "mujer originaria".

Bayer recuerda que el militar restituyó la esclavitud, al entregar indígenas a estancieros y familias patricias como criados. Explica que en 1868 se fundó la Sociedad Rural Argentina (SRA), presidida por José María Martínez de Hoz, "bisabuelo del ministro de Economía de la Dictadura de la desaparición de personas".

Resalta que esa sociedad invirtió en bonos de 4 pesos, a cambio de una hectárea. Explica que se cedieron 41.787.023 hectáreas a 1.843 terratenientes. El titular de la SRA recibió 2,5 millones de hectáreas y repartieron entre 541 oficiales 4,7 millones de hectáreas".

Roca recibió 65 mil hectáreas y fundó una estancia en Guaminí. "Al final de la campaña, decía el general ante el Congreso: «La ola de bárbaros que han inundado por siglos la llanura ha sido por fin destruida». Pero no aclaró que vivían en esas tierras y que los españoles llegaron luego". En tanto, Bayer recuerda a San Martín, quien cuarenta años antes hablaba de "nuestros paisanos, los indios".

Entre otros tantos premios y reconocimientos consechados en ciudades y autoridades argentinas y del exterior, Bayer también fue declarado en julio de 2004 Huésped de Honor por las autoridades y estudiantes de la Universidad Nacional del Litoral,

Por otra parte, es el ensayista y escritor, también fue nombrado Ciudadano Ilustre de Buenos Aires, mientras el Senado de la Nación también realizó un reconocimiento como luchador por los derechos humanos.

Comentarios