Docentes
Sábado 26 de Noviembre de 2016

Erdogan amenaza con abrir las fronteras turcas a los refugiados

Es en represalia a la decisión del Parlamento Europeo de bloquear la adhesión de Ankara al bloque comunitario por su política represiva.

El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, amenazó ayer con abrir las fronteras de su país para permitir que los refugiados lleguen a Europa, una medida que implicaría el colapso de un acuerdo bilateral que colaboró con una gran disminución del flujo de migrantes hacia territorio europeo. Los comentarios, unos de los más duros de Erdogan contra la UE de los últimos tiempos, desataron una inmediata advertencia de Alemania, que ayudó a forjar el acuerdo, y que consideró que las "amenazas" del presidente no ayudaban. Por su parte, la Comisión Europea (CE), el Ejecutivo de la UE, exhortó a Turquía a cumplir con el acuerdo.

   La amenaza del líder turco llegó un día después de que el Parlamento Europeo (UE) votara el jueves a favor de congelar el proceso de adhesión de Turquía a la UE como consecuencia de la campaña represiva lanzada por Erdogan en su país luego de un intento de golpe de Estado de julio pasado. "Si van más lejos, abriremos la frontera", señaló el mandatario turco en un discurso en Estambul, en medio de creciente tensión entre la UE y su país por la amplia campaña represiva lanzada por su gobierno contra jueces, militares y empleados públicos luego del golpe fallido. "Nosotros alimentamos a 3,5 millones de refugiados. Ustedes no cumplieron sus promesas", aseguró Erdogan en su intervención. "Cuando los niños muertos golpearon las costas mediterráneas ustedes no decidieron cuidarlos", añadió Erdogan en referencia a los europeos y a los miles de migrantes fallecidos ahogados en el Mediterráneo en su intento por llegar a las costas de Europa, entre ellos varios niños cuya imagen dio vuelta al mundo. Remarcó que la UE "necesita a Turquía" como refuerzo y que en su país viven más de 3 millones de refugiados "sin apoyo de las autoridades europeas".

   Turquía y la UE pactaron en marzo de este año un acuerdo, según el cual el gobierno turco recibe de vuelta a aquellos refugiados que viajaron ilegalmente desde sus costas a las cercanas islas griegas. El pacto permitió reducir drásticamente el número de personas que cruzan el Egeo de Turquía hacia Grecia y alivió la crisis de refugiados que enfrenta Europa desde 2014, y que vio llegar a las costas europeas a más de 1,3 millón de migrantes irregulares desde entonces. Como contrapartida, la UE apoya económicamente el cuidado de los refugiados en Turquía, acoge desde allí el mismo número de sirios interceptados en Grecia y promete liberar su régimen de visados para viajeros turcos, siempre y cuando se cumplan una serie de condiciones. Hasta ahora, esta liberación no se produjo porque Turquía se niega a reformar sus estrictas leyes antiterroristas. La vocera de la canciller alemana, Angela Merkel, Ulrike Demmer dijo que el acuerdo fue suscrito de común acuerdo y en interés de todas las partes implicadas, y afirmó que por parte comunitaria se cumplen los compromisos suscritos. "Las amenazas no ayudan al buen entendimiento. Pero la respuesta a ello debe ser el diálogo para superar las diferencias existentes", apuntó la vocera. El vocero de la CE pidió a Turquía que respete el acuerdo. "Deseamos que las partes se sigan comprometiendo y apliquen las obligaciones respectivas", dijo el portavoz Margaritis Schina.

   Las tensiones entre Turquía y la UE se dispararon luego de un intento de golpe fallido contra Erdogan en julio en el que murieron 300 personas. Erdogan acusó a Occidente de haber apoyado la asonada y luego a la UE en particular por no haberle dado el apoyo que creía necesario. Luego del golpe, unas 40.000 personas fueron detenidas, entre ellas 10.000 militares y más de 2.700 jueces. Quince mil empleados públicos fueron echados y se revocaron las licencias de 21.000 docentes de instituciones educativas ligadas a un clérigo al que Erdogan acusa de haber instigado el golpe militar.

Comentarios