Juegos Olímpicos Río 2016
Miércoles 10 de Agosto de 2016

Eran candidatas a una medalla, tuvieron una pelea por un hombre y terminaron últimas

Una de las deportista echó a la otra de la habitación que compartían para tener sexo y la relación entre ellas no volvió a ser la misma.

La convivencia entre compañeros es un punto clave en todo tipo de competencias en equipo. Y esto quedó en evidencia en los Juegos Olímpicos de Río 2016. El caso es el de las brasileñas Giovanna Pedroso e Ingrid Oliveira, competidoras de saltos ornamentales. Es que eran candidatas a una medalla, tuvieron una pelea por un hombre y terminaron últimas.
Según cuentan en la intimidad, lo que en un principio era una relación de amistad y confianza comenzó lentamente a desgastarse a punto tal que las atletas llegaron a los Juegos casi sin dirigirse la palabra.
Las ganadoras de la medalla de plata en los Juegos Panamericanos de Toronto del año pasado protagonizaron un insólito episodio que derivó en la ruptura del vínculo que las unía. El disparador fue que en los días previos a la competencia una echó a la otra de la habitación que compartían para tener sexo.
Embed
Al parecer, tanta tensión fuera de la pileta terminó por influir en su rendimiento deportivo, ya que las chicas tuvieron una flojísima actuación y terminaron octavas de ocho participantes. Es decir, finalizaron últimas en su clasificación.

Comentarios