Miércoles 17 de Agosto de 2016

Entró al hospital caminando y salió sin brazos ni piernas

Shirley Meléndez se internó en un centro sanitario para ser sometida a una intervención quirúrgica de rutina y una mala praxis la dejó inválida.

Shirley Meléndez, estudiante de administración de empresas en Perú, vivió una historia de terror al internarse para ser sometida a una intervención quirúrgica de rutina y terminó mutilada, como consecuencia de una presunta mala praxis.

La historia trascendió después de que la joven denunció al personal médico del Hospital Guillermo Almenara de Essalud y el caso llegara a oídos del presidente peruano Pedro Pablo Kuczynski, quien exigió respuestas a los responsables del caso.

"Decidieron colocarme un catéter hasta el riñón en un ambiente que no se encontraba esterilizado", se lamentó Shirley Meléndez

La muchacha fue internada el pasado 15 de enero a la clínica para que le extrajeran los cálculos renales y fue dada de alta luego de tres cirugías. Días más tarde se vio obligada a volver a tratarse dado que sufría fuertes dolroes cuando orinaba.

"Decidieron colocarme un catéter hasta el riñón en un ambiente que no se encontraba esterilizado", contó Meléndez, y relató que, como consecuencia de la práctica errónea, levantó fiebre y le indujeron al coma farmacológico.

Como sufrió una grave infección, los médicos, en su desesperación por salvarle la vida, decidieron amputarle las manos y los pies.

"Tres meses después me dieron de dada de alta amputada de piernas y manos, aún con el problema de cálculos y durante todo este tiempo vengo exigiendo una explicación real de lo que pasó conmigo", se lamentó la joven.

Cuando Kuczynski, quien asumió el poder el último 28 de julio, fue informado sobre el caso, expresó indignación y ordenó que se realice una investigación y que se le apliquen los castigos que ordena la ley a los responsables.

"Quiero expresar mi absoluta indignación por lo sucedido con Shirley Meléndez. Casos como este no pueden repetirse en nuestro sistema de salud", dijo Kuczynski.

Comentarios