Policiales
Lunes 23 de Mayo de 2016

Entró al hospital baleado y ahora lo acusan de matar a un comerciante

Es un chico que ingresó al Heca con un tiro en la pierna poco después del crimen de Sebastián Mestre, asesinado en una distribuidora el sábado.

Un muchacho que el sábado a la tarde ingresó baleado al hospital Sáenz Peña quedó detenido bajo la sospecha de haber participado en el crimen de Sebastián Mestre, el comerciante de 35 años asesinado de un balazo en la cabeza unas horas antes en un aparente intento de asalto a la distribuidora de golosinas del barrio Bella Vista. En el suceso también resultó herido el padre de Mestre y está internado en el hospital Clemente Alvarez. Los investigadores judiciales señalaron que los rasgos físicos del joven apresado coincidirían con la descripción aportada por testigos del cruento suceso.

   Sin embargo, el joven detenido, identificado como Diego Lucas S. —de entre 18 y 20 años— negó su vinculación con el homicidio y señaló que fue baleado en una pierna cuando quisieron robarle la moto por un lugar que no trascendió. "El sospechoso tiene antecedentes por robo, pero hay que chequear si hubo un llamado de la hermana (de Diego S.) al 911 denunciando el robo" (del rodado), indicó un vocero de la fiscalía de Homicidios.

   El portavoz consultado también consignó que el fiscal Florentino Malaponte, a cargo de la investigación, también considera la vinculación de un ex trabajador de la firma con el hecho. "Dos semanas atrás, los dueños de la firma despidieron a un empleado porque lo sorprendieron robando y tenía que pasar a cobrar la indemnización. Anoche (por el sábado) se allanó su casa, pero no lo localizaron. Tampoco se encontraron evidencias que lo incriminen", explicó la fuente judicial.

   La distribuidora "Elpop" está ubicada en el pasaje Miranda 3361, a metros del cruce de Crespo y La Paz, y abastece de golosinas a quioscos y minimercados de la zona oeste de Rosario. El acceso a la firma es a través de un portón de chapa.

   Algunos testigos indicaron que los ladrones llegaron en un Volkswagen Fox azul, pero Juan Carlos Mestre, el padre del comerciante fallecido, indicó que solamente un hombre entró al local. "Pudo declarar en forma muy escueta a raíz de su estado de salud. El fiscal decidió con los médicos que era conveniente esperar su recuperación para que brindara mayores detalles del hecho", explicó el portavoz consultado. Mestre recibió un balazo en el abdomen y un fuerte culatazo en la cabeza y está internado en el Heca, donde fue operado.

   —¿Hubo en enfrentamiento con el ladrón en el interior del negocio?   

    —No está claro de que haya habido un enfrentamiento dentro del local y allí haya resultado herido el comerciante, pero por algunos datos que llegaron a la fiscalía podría haber ocurrido así.

   Una hermana de los comerciantes llegó a la firma y distinguió la cruenta escena. Sebastián yacía sin vida con las manos y los pies con precintos. Un balazo le había perforado la cabeza y tenía cortes en el cuerpo. A su lado estaba el padre inmovilizado y herido. El sábado, los dueños iban a pagarle los sueldos a los empleados y a proveedores. Algunos trabajadores habían cobrado los salarios antes del suceso. Pero lo que mantiene desorientados a los pesquisas es que en uno de los escritorios de la oficina se encontraron 50 mil pesos y en los fondos del local muchas cajas y bolsas de mercadería revueltas. Lo que abre la posibilidad de que el intruso tuviera un dato de que en algún lugar del depósito había más plata.

   El portavoz de la fiscalía indicó que los 50 mil pesos estaban destinados al pago de los sueldos. "Todavía no se pudo determinar si el delincuente no pudo llevarse ese dinero por todo lo que sucedió o tal vez robó otra cosa. El sábado, en la escena del suceso, el fiscal Malaponte había señalado que "tal vez las víctimas zafaron de las ataduras e intentaron resistir el robo y los ladrones dispararon. Ahora estamos monitoreando las cámaras de seguridad de la zona".

   A su vez, los investigadores están evaluando una hipótesis acerca de cómo se desencadenó el hecho. "Tal vez el padre ingresó al negocio con una pistola y se encontró con el hijo que estaba maniatado. Y en ese momento se desató el hecho", especuló el portavoz de la fiscalía.

Comentarios