Edición Impresa
Lunes 16 de Enero de 2012

Entre otras cosas, tomar conciencia

Es constante y se repite desde hace décadas: las cifras de víctimas fatales algunos años crecen más que en otros, pero siempre aumentan. Los datos de muertes en accidentes de tránsito hablan de unas 8 mil personas que fallecen al año, un promedio de 23 personas por día.

Es constante y se repite desde hace décadas: las cifras de víctimas fatales algunos años crecen más que en otros, pero siempre aumentan. Los datos de muertes en accidentes de tránsito hablan de unas 8 mil personas que fallecen al año, un promedio de 23 personas por día. Muchas veces dijimos que las causas son variadas, desde el mal estado de rutas, la falta de más autopistas y los animales que se cruzan al paso de vehículos hasta que no se hace más hincapié en enseñanzas viales y más prácticas antes de otorgar un carné de conducir. También en esta época del año a esos posibles motivos se suma el incremento de viajeros con destinos turísticos que verdaderamente colapsan muchas rutas en horas clave, el cansancio de conductores y los vehículos sobrecargados.

No obstante se debe analizar la causa fundamental: la falta de toma de conciencia de cada uno de los conductores, la responsabilidad ante el volante, el entender que el apuro no sirve, que el que maneja no toma y el que lo hace no maneja, que no se debe hablar con el celular mientras se conduce y que nunca se debe hacerlo bajo efecto de estupefacientes. Lamentablemente no se acierta en soluciones, pese a que se intentan operativos variados de controles de unidades y de conductores. Nuevamente hay víctimas fatales en las rutas que engrosan tristes estadísticas.

Cifras frías como decir que ayer fallecieron sólo en la zona de Santa Fe, Córdoba y Buenos Aires más de una decena de personas, cifras que hablan de vidas que se perdieron. Cifras que no logran hacer tomar conciencia sobre la irresponsabilidad con la cual se maneja. Esto no es nuevo, en diez años fallecieron unas 90 mil personas, sin contar que entidades como Luchemos por la Vida detallan que por cada muerto hay estadísticamente 500 heridos, 80 de ellos con discapacidades de por vida.

Datos y más datos que deberían hacer tomar una clara decisión de cambiar por una mejor forma de conducirse por la vida. Cifras como que entre diciembre del año pasado y marzo próximo, según la Cámara Argentina de Turismo, viajarán por el país unos 27 millones de personas, un cuatro por ciento más que en 2011, y de ese total la mayoría lo hará por rutas. En el recambio turístico de ayer, por ejemplo, 30 autos por minuto ingresaron a Mar del Plata. No es para alarmar, es para pensar: el mal manejo, la falta de reacción por cansancio o distracción, la sobrecarga de coches, el alcohol, la mala visibilidad cuando se sale de un boliche bailable, la gran velocidad, la imprudencia y las rutas en mal estado son un combo fatal. Cuidemonos y cuidemos al otro que transita la ruta.

Comentarios