Edición Impresa
Jueves 26 de Diciembre de 2013

Entre los egos y las diferencias

Las internas entre jugadores, dirigentes y entrenadores son una constante en la historia del deporte argentino.

Las internas entre jugadores, dirigentes y entrenadores son una constante en la historia del deporte argentino. Más de una vez, las peleas dejaron en evidencia las miserias humanas de sus protagonistas, que mientras evocan un discurso basado en el amor a la camiseta, se comportan contrariamente. Los egos, en este contexto, no se pueden gobernar ni armonizar.

La Copa Davis es el ejemplo más claro. La Ensaladera de Plata estuvo cerca de quedar en Argentina en varias oportunidades, pero tarde o temprano explotó alguna bomba en el seno del equipo y terminó dilapidando las ilusiones. Y la novela promete seguir. Pero no es la única: Phelan dejó de ser el entrenador de Los Pumas luego de finalizar su contrato, pero por una razónfundamental, la mala relación con algunos de los pesos pesado del equipo. La selección de vóley, en tanto, se acaba de fagocitar al DT Weber. Como regalo de Navidad, la Feva lo echó. No hay razones evidentes a la luz. Sí malestar entre las estrellas del equipo y el entrenador. A Las Leonas, en tanto, se les fue el DT Roggero en el medio de una disputa más política que deportiva. Y volvió Retegui, superpoderoso porque dirigirá a los dos seleccionados, pero luego de haberse ido por un “desgaste con el plantel”. ¿Será posible hacer historia en el deporte a partir de tantas diferencias? Parece difícil.

Comentarios