Edición Impresa
Domingo 25 de Enero de 2015

Entre los cargos, las pegatinas y las paritarias

Los problemas cotidianos siguen esperando respuestas. Las paritarias empiezan a perfilarse: el transporte, clave para gobernar la ciudad, es otra vez una cuestión que desvela a los funcionarios.  

El receso de verano que necesariamente se tomaron los funcionarios y dirigentes empezará esta semana a quedar atrás. Para muchos las vacaciones pasaron casi desapercibidas después de un año pasado muy intenso y un 2015 que comenzó ardiente, aunque no precisamente por el calor estival. A nivel nacional, se sabe, el país vive una gravísima situación institucional. Y en Rosario comienzan a moverse las fichas en un año electoral en el que todos competirán con todos.

Los problemas cotidianos siguen esperando respuestas. Las paritarias empiezan a perfilarse: el transporte, clave para gobernar la ciudad, es otra vez una cuestión que desvela a los funcionarios.

El miércoles pasado, la Unión Tranviarios Automotor (UTA) a nivel nacional y los empresarios de la Federación Argentina de Transportadores por Automotor de Pasajeros (Fatap) acordaron un incremento salarial de 5 mil pesos. El acta que se firmó dice que el aumento a cuenta de la paritaria se cubrirá con subsidios. En la Intendencia, la titular de Servicios Públicos, Clara García, especula con eso, sino habrá otra vez un serio problema. Además, según adelanta en esta edición de La Capital la secretaria de Hacienda, Verónica Irízar, no son buenas las perspectivas económicas generales para este año.

Algunos críticos, con suspicacia, lanzaron su venenosa voz para pedir que el coach que tiene contratado el municipio se ocupe de asegurar estrategias para sobrellevar los impactos negativos que pudieran aparecer en la gestión de la intendenta Mónica Fein. Y recordaron que a Alejandro Marchesán, que comenzó a trabajar para la administración local durante el gobierno del candidato a gobernador Miguel Lifschitz, le inventaron el cargo de secretario Ejecutivo con un sueldo de 22.500 pesos, muy por arriba de lo que se había dicho oficialmente.

Entre tantos temas que ya horadan la piedra de 2015, se están decidiendo gravitantes movimientos de cargos en la gestión de Fein. Altos funcionarios determinaron que dejarán el Ejecutivo si Lifschitz gana las elecciones y ante una probable reelección de la jefa del Palacio de los Leones. Otras primeras líneas se preparan para recalar en el Concejo.

Si bien la campaña no se lanzó formalmente porque ni siquiera se produjo el cierre de listas, los afiches en la calle se instalaron para quedarse. La Intendencia inició una embestida para evitar que se coloquen sobre el siempre dañado mobiliario urbano. En el área de Control prometieron dar a conocer periódicamente el ránking de las agrupaciones más sucias y desaprensivas y empezaron a sancionarlas. En todo caso, se espera que en ese listado también se incluya a las actuales gestiones. Es que se supo que en la Municipalidad parecen haberse olvidado de la vigente ordenanza (8.324) que prohíbe la instalación de pasacalles, un elemento varias veces utilizado para promocionar actividades organizadas desde Buenos Aires 711. Con un solo ejemplo basta: en San Martín y Ayolas se invitó con un cartelón al festival Anfi 2015, organizado por la Intendencia, donde anoche actuaron Los de Barbacena. Que no se diga.

Comentarios