Edición Impresa
Sábado 09 de Marzo de 2013

Entre el decir y el hacer

Mónica Fein tocó un tema central: el tránsito.

Mónica Fein tocó un tema central: el tránsito. Lo hizo casi al mismo tiempo en que la avenida Pellegrini colapsaba por el cierre de arterias debido a los trabajos de pavimentación y la nula presencia de inspectores.

Mas allá de esa lamentable coincidencia, la problemática merece una discusión seria y Fein parece dispuesta a darla. Busca desalentar el uso de autos particulares en el centro y disuadir la creación de playas de estacionamiento.

La ecuación es simple: sin lugar dónde estacionar se evitará llegar en auto al centro. Deberá existir entonces un sistema de transporte eficiente, en los barrios la tarjeta sin contacto se conseguirá sin inconvenientes y habrá que terminar con las esperas de media hora en una esquina hasta que llegue el colectivo.

Mientras tanto, el debate está lanzado.

Se proyecta un centro de monitoreo integral que permitirá chequear en tiempo real el trabajo de taxis, remises y colectivos gracias al seguimiento por GPS.

Algo es seguro, mientras se declaman acciones por venir el presente del tránsito es complicado.

Ayer, a las 13.15, los autos giraban en "u" por Pellegrini a la altura de Moreno, nadie respetaba el semáforo y una de las principales arterias de la ciudad estaba colapsada porque una cuadrilla pavimentaba la rotonda de Pellegrini y Oroño, a metros de Tribunales.

Argumentan que es imposible hacer esas obras en otro horario que no sea el más transitado. La verdad, suena difícil de comprender.

Comentarios