Policiales
Martes 19 de Julio de 2016

Entre 15 y 20 hombres y mujeres participaron de un crimen a golpes

Un grupo de entre 15 y 20 hombres y mujeres participó de la agresión que derivó en la muerte de Cristian Javier Soberón, un joven de 28 años asesinado el domingo a la mañana en Granadero Baigorria.

Un grupo de entre 15 y 20 hombres y mujeres participó de la agresión que derivó en la muerte de Cristian Javier Soberón, un joven de 28 años asesinado el domingo a la mañana en Granadero Baigorria. Así lo indicó el fiscal de Homicidios Miguel Moreno, que investiga el caso por el momento enmarcado en un presunto intento de robo aunque no se descartan otros móviles.

El hecho, con ciertas aristas confusas, ocurrió pasadas las 7 de la mañana en el cruce de Eva Perón y Santa Fe por donde Soberón caminaba con su novia luego de ir a bailar. Según los datos recabados hasta ayer, un intento de robo resistido por la pareja culminó en una agresión y el joven de 28 años fue golpeado con un ladrillo en la cabeza, lo que terminaría desencadenando su muerte alrededor de las 7.45 en el Hospital Eva Perón.

Asalto. En declaraciones a la prensa, Moreno indicó ayer que Soberón había ido a bailar con su novia al boliche baigorriense Castel Vecchio y que estaba regresando a su casa caminando por calle Santa Fe hacia el oeste cuando al llegar al cruce con Eva Perón fue agredido. Hasta ayer, el único testimonio con que contaba la pesquisa era el de "la mujer que dijo ser la novia" de la víctima.

"Por las informaciones que tenemos, alguien que formaba parte de un grupo que caminaba adelante de la pareja se habría desprendido de ese grupo y dirigido al joven y su novia para sustraerle diversos efectos. Pero las víctimas se habrían resistido y en ese marco se incorpora a la tentativa de robo el resto del grupo, que oscilaría entre 15 y 20 personas, entre hombres y mujeres", sostuvo el fiscal, para agregar: "En esa situación se produce un ataque hacia la víctima, que recibe un ladrillazo en una sien".

Al ser consultado sobre una primera versión que indicaba que la víctima había recibido piedrazos a distancia, Moreno sostuvo que al parecer algunos de los agresores les arrojaron objetos mientras otros los tomaron a golpes de puño. Y respecto de una posible venganza como móvil del crimen, el fiscal indicó que "hasta el momento la única testigo dijo que todo fue en ocasión de un robo al que se resistieron".

"Por ahora no tenemos motivos para descartar esa versión o sospecharla, pero se investigará si en el local bailable hubo algún problema previo", indició Moreno, y admitió que se están relevando las imágenes registradas por cámaras de vigilancia en la zona para cotejar si hay algún dato que permita esclarecer el episodio.

Comentarios