Policiales
Viernes 15 de Julio de 2016

Entraron a un estudio jurídico y robaron $100 mil

Dos ladrones armados dieron el golpe el miércoles al mediodía en un edificio de Corrientes al 700. Es el tercer robo similar en la semana.

"Lo más extraño es que fueron a esa oficina directamente. Por ahí manejaban un dato concreto", dijo el portero de un edifico de Corrientes al 700 del cual dos ladrones robaron el miércoles al mediodía 100 mil pesos a punta de pistola en un estudio jurídico ubicado en el 4º piso. Las consecuencias del audaz atraco en el corazón del microcentro se advertía clara ayer con un cartel pegado en la puerta del despacho con una leyenda que decía: "Cerrado por el robo sufrido ayer, reabrimos el lunes". Con éste, ya hubo tres robos similares en la semana.

Veloz y efectivo. Así fue el golpe que dieron el miércoles a las 13.30 dos ladrones que se presentaron en la planta baja del edificio de Corrientes 763, a metros de la intersección con peatonal Córdoba y frente a la Bolsa de Comercio. Sin levantar sospechas del portero de la torre de 12 pisos exclusivamente de oficinas y por donde circulan personas todo el tiempo, los desconocidos fueron directamente a la oficina 2 del 4º piso, donde una abogada tiene su estudio y administra propiedades.

Tocaron el portero eléctrico, les abrieron la puerta y con el camino liberado mostraron sus verdaderas intenciones a la profesional, a la encargada de la administración y a un cliente, quienes fueron reducidos bajo amenazas con armas de fuego.

Un par de minutos. Según fuentes policiales, el atraco duró apenas un par de minutos, los suficientes para que los ladrones maniataran a las víctimas, las encerraran en el baño y se alzaran con unos 100 mil pesos en efectivo que estaban guardados en un cajón.

De acuerdo a datos aportados por las propias víctimas, eran dos personas de unos 40 años que actuaron a cara descubierta y no ejercieron violencia física. Antes de retirarse los despojaron además de dos teléfonos celulares y otros mil pesos en efectivo que tenía el ocasional cliente.

Con el objetivo casi cumplido, bajaron y huyeron presurosos, a pie, por calle Corrientes hacia el norte. En la intersección con Santa Fe los aguardaba un auto en el que escaparon hacia el oeste.

"Los encañonaron y encerraron en el baño y ninguno resultó lastimado", aportó un pesquisa, para quien los maleantes contaban con un dato preciso que los condujo hasta el jugoso botín.

Las víctimas, de quienes no se aportaron datos ni identidades, estuvieron maniatadas durante 20 minutos hasta que pudieron liberarse y dar aviso a la policía. Una comerciante de la zona escuchó el griterío, pero cuando salió a ver qué pasaba los ladrones ya habían escapado en medio de la confusión generalizada. "Acá viven robando, las mecheras están todo el tiempo", explicó la joven.

Los datos que pondera la Policía de Investigaciones (PDI) y el personal de la seccional 2ª que realizó las primeras averiguaciones y medidas bajo la coordinación de la fiscal de Flagrancia Noelia Ricardi, es que el monto final sustraído alcanzó los 101.000 pesos, y que no había registros de cámaras de seguridad.

Sin embargo este diario pudo constatar que en el hall del edificio hay dos cámaras que apuntan a la calle, que de estar activas y con los registros almacenados podrían ser de utilidad para los investigadores. Igualmente la zona está plagada de cámaras que podrían mostrar los movimientos de los maleantes.

El atraco fue el tercero con características similares en la semana. El domingo a la madrugada desconocidos ingresaron al edificio Perret, de peatonal Córdoba al 1100, donde saquearon varias oficinas y estudios jurídicos. El mismo día robaron en las oficinas de tres abogados, en Zeballos al 1800, a 100 metros de Tribunales.

Comentarios