Cartas de lectores
Miércoles 19 de Octubre de 2016

"Entiendo su caso, pero no se puede"

El viernes 14 de octubre fui al local de Musimundo que se encuentra en la esquina de San Martín y Rioja. Momentáneamente me traslado con bastones canadienses como consecuencia de un accidente que tuve el año pasado. Terminada la compra en dicho local, después de pagar, le solicité a la empleada de la caja el acceso al baño, lo que me negó porque no está habilitado al público. Obviamente la empleada ve que no puedo manejarme con comodidad, pero cumpliendo órdenes de la casa, insistió en la postura y me indicó dos o tres lugares fuera del local para que concurriera en busca del baño. No insistí porque esta persona no tiene la culpa de que le hagan esconder el sentido común, la vergüenza y el ser humanitario en su horario de trabajo, pero sí solicité el libro de reclamos y quejas donde registré el hecho. Como reflexión: es increíble que los comercios que viven del público, como todos, no puedan atender un pedido tan básico y elemental solicitado por una persona que se traslada con notorias dificultades y lentitud. Esta prohibición es una forma más de violencia que no hace ruido ni pinta carteles, pero que debemos denunciar.

Carlos Italiano

DNI 11.127.979


Comentarios