Edición Impresa
Miércoles 10 de Agosto de 2011

Ensayo general

Todo, pero todo en la Argentina de estos días está teñido por la impiadosa batalla electoral presidencial. Sobreactuaciones, campañas sucias, difamaciones, operaciones de prensa y discursos plagados de generalidades se desparraman por el país como las cenizas del volcán Puyehue...

Todo, pero todo en la Argentina de estos días está teñido por la impiadosa batalla electoral presidencial. Sobreactuaciones, campañas sucias, difamaciones, operaciones de prensa y discursos plagados de generalidades se desparraman por el país como las cenizas del volcán Puyehue. El oficialismo se limita a mostrar lo que hizo en estos cuatro años, pero no dice ni una palabra de qué hará en otro posible mandato. Y los opositores se limitan a lanzar promesas, pero no dicen ni una palabra de cómo se podrían llevar a cabo.

¿Debate político? Hasta ahora no se escuchó abordar un tema en profundidad. Los grandes medios opositores al gobierno marcan una agenda política con tres grandes “casos”: Schoklender, Zaffaroni y la toma de tierras en Jujuy. Y de eso hacen hablar a los políticos a días de los comicios. Pero de los temas fundamentales, de los asuntos donde se dirime la calidad de vida de la gente no se escucha casi ni una palabra: rol del Estado en la economía, sistema impositivo, retenciones, política exterior, política cambiaria, subsidios, asignación universal por hijo, ley de entidades financieras, mercado interno, política salarial, plan se seguridad, pobreza, inflación,… ¿El oficialismo piensa mantener o cambiar lo que viene haciendo en cada uno de estos temas? ¿Y los diferentes referentes de la oposición qué opinión tienen sobre cada uno de estos asuntos?


Poco o nada sabemos sobre esto a casi una semana de las primarias, que funcionarán como un virtual ensayo general de las elecciones de octubre, ya que ninguna fórmula presidencial tiene contrincante en su interna partidaria.

Mientras tanto, lo que sí se escucha es a los opositores cuestionanndo al oficialismo nacional por el manejo inescrupuloso de la propaganda oficial y de los medios de comunicación del Estado, y en gran parte tienen razón. ¿Pero acaso cada una de las fuerzas opositoras que ocupan o ocuparon el Poder Ejecutivo en provincias o ciudades no reproducen allí esquemas iguales, similares o parecidos? ¿Son tan diferentes en la forma de hacer política?

Vayamos al caso de Duhalde, por nombrar a uno solo: ¿fue la Madre Teresa de Calcuta cuando ejerció el cargo de gobernador bonaerense, la vicepresidencia junto a Menem y la presidencia del país? Si uno lo escucha hoy paseándose por los medios parecería que sí, pero con solo googlear su nombre saltan 1.910.000 resultados, de los cuales una gran mayoría traen a la memoria hechos escandalosos. Como el del sirio Ibrahim Al Ibrahim (ex esposo de Amira Yoma, cuñada de Carlos Menem), que en septiembre de 1989 fue designado por Duhalde (decreto 642) como asesor especial de la Aduana en el aeropuerto de Ezeiza. Al Ibrahim, que en español sólo sabía decir “muchas gracias”, fue acusado más tarde de hacer “favores” a personas influyentes para pasar sin control valijas por el aeropuerto. Así, se fugó Damasco y se convirtió en un prófugo de la Justicia argentina. Es el mismo Duhalde de la Policía Bonaerense -a la que calificó como "la mejor del mundo"-, cuyo jefe por ese entonces, el comisario Pedro Klodczyk, fue denunciado como un hombre permisivo en la distribución de drogas. Fueron tiempos también del asesinato del reportero gráfico José Luis Cabezas en el que estuvieron implicados efectivos de la Policía Bonaerense.

Los votos se cuentan. No hay algunos que pesen más que otros. Cada sufragio vale uno, sea de un porteño, de un misionero, de un rosarino o de un chaqueño; de un rico o de un pobre; de un joven o de una persona mayor... Así, en las elecciones primarias abiertas, simultáneas y obligatorias del próximo domingo 14 de agosto estarán en condiciones de sufragar 28.685.833 ciudadanos (14.696.702 mujeres y 13.989.131 hombres). Son cada uno de ellos quienes decidirán en estos comicios, pero fundamentalmente en las generales de octubre quién será el futuro presidente de la Argentina a partir del 10 de diciembre de este año. El veredicto final es de todos ellos.

 


 

Comentarios