Selección argentina
Miércoles 09 de Noviembre de 2016

Encuentro con tres dioses del fútbol

Pelé, Maradona y Messi, en un hipotético juego de 22 partidos para repasar los choques.

Pelé, Maradona y Messi, en un hipotético juego de 22 partidos para repasar los choques

entre Brasil y Argentina. El brasileño participó en 9, Diego lo hizo en 6 y Leo estuvo en 7

El podio es de ellos. Si se jugara un partido imaginario habría tres camisetas número 10, no usarían otra. Les quedan pintadas. Estará en el gusto de cada hincha disponer sus lugares. Eso sí, Argentina gana en "dioses" 2 a 1. Y tras dárselo vuelta a Brasil. Es que la verdeamarelha se puso en ventaja con Pelé, entre 1957 y 1970. La albiceleste igualó y superó, al menos para quien esto escribe, cuando decir Maradona era sinónimo de fútbol, desde 1979 hasta 1994. Y la balanza se inclinó decididamente con el máximo aporte rosarino a la consideración mundial, el del increíble Messi que brilla desde 2006.

Cómo no hablar de ellos en la previa de un clásico de selecciones. De este Brasil-Argentina que se jugará mañana. Y claro que hay miles de historias para contar. De ayer, hoy y siempre. Buscarle la vuelta al informe es el desafío y 22 partidos nos permitirán jugar a la pelota con ellos. Claro, sólo de esta forma, pero qué lindo hubiese sido recibir un pase de ellos para gritar un gol.

Veintidós partidos para resumir casi 60 años de fútbol de un Brasil-Argentina, en este orden porque esta vez se jugará en cancha de ellos. Entre uno y otro siempre hubo varios años para extrañarlos. El primer lapso, de 9 años, entre Pelé y Diego. El segundo de 13 hasta que asumió Leo.

Obviamente, el hoy superclásico de selecciones a nivel mundial tiene una historia previa entre 1914 y 1956, con fenomenales jugadores, los que se vieron superados por estos tres protagonistas de esta gran pasión.

El juego hoy arranca el 7 de julio de 1957, por la Copa Roca. Ese día Pelé apareció en el estadio Maracaná reemplazando a un tal Del Vecchio, y aunque hizo un gol (76', el empate) a Brasil no le alcanzó para evitar el 2-1 de Argentina, con goles de Angel Labruna (29') y Miguel Angel Juárez (78').

Y tres días después se tomó revancha. Otro gol a los 20' y un 2-0 brasileño en el estadio Pacaembú. Todavía no era el número uno. Lo consiguió al año siguiente en el Mundial de Suecia 58, cuando Brasil gritó campeón bajo su conducción.

En 1959, Pelé jugó el único partido ante la selección albiceleste con la camiseta canarinha en Argentina, fue en la cancha de River por la Copa América (antes llamada Campeonato Sudamericano) y marcó el gol del 1-1 a los 58', luego de que Juan José Pizzuti abriera el resultado a los 40'.

Hubo que esperar hasta 1963 para un nuevo enfrentamiento con el Brasil de Pelé, en la Copa Roca y con tres días de diferencia se dieron un 3-2 argentino en el Morumbí (no hizo goles) y un 5-2 brasileño en el Maracaná, en el que el 10 se despachó con tres conquistas, con penales a los 20' y 50', más otro grito a los 60'.

El siguiente clásico fue por la Copa de las Naciones, el 3 de junio de 1964 en el Pacaembú, y Edson Arantes Do Nascimento (nacido el 23/10/40) nada pudo hacer en el 3-0 argentino, demostrando que no alcanzaba con un solo jugador, por más que fuera la máxima estrella.

En 1965 un 0-0 amistoso en el Maracaná no dejó mucho para esta historia y hubo que esperar hasta el gran 1970 de Pelé y Brasil para los dos últimos partidos frente a la albiceleste, antes del segundo título de campeón del mundo en el Mundial de México. Fueron dos amistosos en su tierra, en marzo. El 4, en Beira Río (Porto Alegre), un 2-0 argentino con goles de Pinino Mas (67') y Marcos Conigliaro (72'). El 8 en el Maracaná, cuando después de que Miguel Brindisi pusiera en ventaja a Argentina (25') y empatara Jairzinho (46'), llegara la mejor despedida de Pelé con el 2-1 a los 84'.

La pelota extrañó el toque mágico. Varios años. Pero en Argentina ya había nacido Diego Armando Maradona (30/10/1960). Claro, hubo que esperarlo. A fines del 76 empezó a jugar en primera. En el 77 en la selección. En el 78 Menotti no se animó a dejarlo entre los 22 para el Mundial. Pero en el 79 le dio la 10 que no se sacó más.

Y el primer partido contra Brasil que jugó Maradona fue el 2 de agosto del 79, por la Copa América en Río de Janeiro. Estuvo en los 90 de un 1-2 en el Maracaná.

En el amanecer de 1981, el 4 de enero por el Mundialito (Copa de Oro) jugado en Uruguay, el ya indiscutido 10 argentino gritó su único gol ante Brasil. A los 30' abrió el marcador en el 1-1 final.

El Mundial de España 82 traía la ilusión con el seleccionado argentino que había sido campeón del mundo en Argentina 78, claro, reforzado con Maradona. Pero se derrumbó justo ante Brasil, cuando el 2 de julio en Barcelona la verdeamarelha ganó 3-1 y el 10 vio la tarjeta roja de la impotencia a los 86'.

Recién en 1989, ya con Maradona transformado en simplemente Diego y con la Copa del Mundo en México 86 alzada en su consagración como número 1 indiscutido, en Río de Janeiro (Copa América) volvió a lucir la 10 ante los brasileños, que ganaron 2-0 con goles de nada menos que Bebeto y Romario.

Pero el 24 de junio del 90 llegó la gran revancha para Diego. El Mundial de Italia, en Turín. Nos pelotearon. Pero el toque mágico, la avivada, la precisión, el pase como con la mano para que el Pájaro Caniggia se llene la boca de gol en el 1-0 inolvidable.

Quedó un partido más ante Brasil. El 18 de febrero de 1993, en el Monumental, por la Copa Centenario de la AFA, en 90' jugados y un 1-1, con goles de Alejandro Mancuso (16') y Luis Henrique (60'). Después quedó el corto paso de Diego por Newell's, el Mundial de Estados Unidos 94, la famosa imagen con la enfermera que lo acompañó en el doping positivo y el adiós del Diez a la camiseta celeste y blanca en el campo de juego, aunque siempre será suya.

Claro. Ahora, después de más de diez años, Diego comparte la 10 con Leo. O Lionel. O la Pulga. O Messi.

El rosarino, nacido el 24/6/87. El mejor de hoy. Tal vez más que Maradona y Pelé. No importa, no viene al caso. Son las tres máximas estrellas de la historia.

Obviamente, Messi tiene la suya ante la selección brasileña. Y la sigue escribiendo. Por primera vez la enfrentó el 3 de septiembre de 2006, en un amistoso en Londres, un duro 0-3. Un resultado que se repitió en la Copa América de Venezuela, el 15/7/2007.

Luego llegaron las eliminatorias para el Mundial 2010 de Sudáfrica. Jugó los dos partidos, enteros como siempre. Sólo que el primero, en el Mineirao de Belo Horizonte (donde se jugará mañana), fue reemplazado por Palacio en el final del 0-0, el 18 de junio de 2008. Y el segundo fue acá, en su ciudad. Pero no en cancha de Newell's, club del que es hincha, sino en la de Central, y fue derrota por 3-1 el 5/9/09. La perlita: el técnico fue nada más y nada menos que Diego Maradona.

Y al fin una alegría. Por partida doble. O triple. Un amistoso el 17 de noviembre de 2010 en Doha, Qatar, donde le hizo su primer gol a Brasil y fue 1-0 sobre la hora: recibió un taco de Ezequiel Lavezzi a 35 metros del arco, dejó a tres rivales en el camino y definió cruzado, de zurda, abajo junto al palo izquierdo.

Lo de triple venía por los tres goles del 4-3 amistoso en Nueva Jersey (EEUU) el 9 de junio de 2012. A los 30' una definición al palo derecho tras una contra con Higuaín; a los 34' tras una asistencia de Di María y con un toque suave para superar la salida del arquero, y a los 84' encarando desde el medio en diagonal hasta la medialuna y con un remate al ángulo superior derecho. No estaría nada mal que mañana repita, al menos uno, aunque sea de penal, sobre la hora, para ganar.

Es que el último partido de Leo ante Brasil fue el 0-2 amistoso del 11 de octubre de 2014 en Beijing, en el que Jefferson le atajó un penal a los 40', que hubiese sido el empate.

Acá no terminó este juego de los tres grandes de la historia del fútbol mundial. Es que Messi tomó la bandera argentina para seguir jugándolo y tiene mucho para dar. Mañana en Belo Horizonte, en amistosos, copas y mucho más. Claro, el ideal sería en el Mundial de Rusia 2018 para conseguir lo que lograron Pelé y Maradona.

Comentarios