Economía
Jueves 23 de Junio de 2016

Encendida polémica por el rechazo a la expulsión de López del Parlasur

Rossi acusó al macrismo de impulsar una "cacería" de kirchneristas y Zuvic dijo que el FpV quiere hacer del organismo un "aguantadero".

El rechazo a la expulsión del Parlasur del detenido ex secretario de Obras Públicas nacional José López generó ayer una fuerte polémica luego de que el diputado de ese cuerpo Agustín Rossi advirtiera sobre una "cacería" del gobierno de Mauricio Macri contra kirchneristas. Sus pares de Cambiemos Fabián Rodríguez Simón y Mariana Zuvic denunciaron, en tanto, que el Frente para la Victoria (FPV) pretendió convertir a ese organismo en un "aguantadero".

Además de Rossi, el presidente del Parlasur, el kirchnerista Jorge Taiana, aseguró que fue "una frustración grande" que ese cuerpo legislativo regional no haya expulsado al ex funcionario, a la vez que cuestionó que "tres miembros del PRO se abstuvieron" durante la votación.

El martes pasado, el Parlasur no consiguió los 92 votos necesarios para expulsar ni suspender a López, quien fue elegido en los comicios de octubre de 2015 como representante de Tucumán por el FpV.

Si bien legisladores de Cambiemos, como Zuvic, habían impulsado en los últimos días la expulsión de López, durante la sesión prefirieron abstenerse porque —explicaron— el caso debía ir primero a la comisión de Asuntos Internos para que se realizara un proceso en su contra.

Según afirmó Rossi (representante de Santa Fe), el gobierno "ha desatado una cacería sobre los dirigentes del kirchnerismo", por lo que expresó que "lo único que falta" es que les "pinten las puertas de las casas como los nazis a los judíos".

El ex ministro de Defensa también rechazó la abstención de Cambiemos a la expulsión de López al cuestionar que "se opusieron por una politiquería y no pensando en la magnitud del problema" por el que fue detenido el ex funcionario.

En esa línea, Taiana aseguró que "es una frustración grande, porque lo importante era que el Parlasur diera un mensaje claro, contundente, de rechazo a cualquier forma de aceptación, connivencia o blandura frente a un hecho como el que participó López".

"Incluso, Zuvic presentó un pedido de expulsión y, a la hora de la votación, tres miembros del PRO se abstuvieron, lo mismo que un sector de un sector del Partido Nacional de Uruguay, que acompaña en un interbloque a Cambiemos", expresó.

En contraposición, Zuvic alertó: "El FpV quiere barrer la mugre bajo la alfombra simulando que condena a López, sabiendo que no contábamos con la mayoría especial".

"El kirchnerismo hizo una parodia, simuló que lo iban a expulsar a López, pero no teníamos el número porque hicieron faltar a varios del FpV", agregó.

Por su parte, el diputado en el Parlasur Rodríguez Simón denunció que el FpV pretendió convertir ese organismo en un "aguantadero" y, al considerar que el diputado kirchnerista Julio De Vido es otro "candidato a ir preso", lo instó a despojarse de los fueros para someterse a la Justicia.

"El Frente para la Victoria no quería esto, no quería que López hablara. Quería expulsarlo pero no que se sustanciara un procedimiento. El kirchnerismo no quería que se supiera de dónde venía el dinero", bramó el legislador.

Asimismo, Rodríguez Simón advirtió que "el FpV diseñó una arquitectura de blindaje jurídico a un montón de funcionarios sospechados de casos corrupción y los mandó al Parlasur".

A la polémica sumó su voz la diputada del Parlasur por el Frente UNA, Fernanda Gil Lozano, quien denunció que el macrismo está "negociando" con el detenido López "los nombres que va a decir y los que no".

Más duelos. También embistió duramente contra Zuvic, a quien tildó de "señora Rockefeller que está ahí porque su marido es un señor muy rico y un empresario que debe estar comprometido con muchos chanchullos de los Kirchner".

Luego de varias idas y vueltas, el martes se realizaron dos votaciones en el Parlasur: la primera, de forma reglamentaria y a mano alzada, donde con un quórum de 92 personas se consiguieron 78 sufragios a favor.

Luego se realizó una votación nominal en la que cada miembro del organismo expresó su voluntad individualmente, que sumó 82 sufragios a favor, 11 abstenciones y dos en contra.

Al ser una sesión especial eran necesarios los dos tercios de los 139 parlamentarios, por lo que fue imposible avanzar con la expulsión de López. Tampoco tuvo éxito la moción para la suspensión del ex funcionario kirchnerista, que logró 83 votos.

Comentarios